X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

charla con el autor de 'Las Noches de Halloween'

Octavio López: “La noche de Halloween poseía una naturaleza casi experimental”

2/03/2019 - 

ALICANTE. Michael Myers tiene algo que cautiva desde el primer momento que lo ves en pantalla. Su fuerza arrastra al espectador a otro mundo, donde él es el hombre del saco y tú la víctima. El subgénero del slasher creó nuevos monstruos a la imaginería cinéfila. Por delante de nuestros ojos aparecieron villanos de toda índole, algunos marcaron época y sagas como Jason Voorhees en Viernes 13 (Sean S. Cunninghan, 1980)  o Freddy Krueger en Pesadilla en Elm Street (Wes Craven, 1984). de entre todos, destaca la seminal, la única de la saga dirigida por el genio de John Carpenter, Halloween (1978). El sanvicentero Octavio López repasa sagazmente la historia de la franquicia en Las Noches de Halloween (Applehead Team, 2018).

Un libro sobre Michael Myers es sin duda algo goloso para los más fans, ¿sería por eso que Octavio optó por escribirlo?. “¡Alguien tenía que hacerlo!”, sentencia con rotundidad López. “Es cierto que no había ningún ensayo dedicado exclusivamente a la saga, pero además creo que el personaje de Michael Myers es lo suficientemente magnético como para dedicarle todo un volumen”, apunta. Myers es más que un villano, más que el hombre del saco, “es todo un icono del terror, como bien puede ser James Bond en el cine de acción, que evoluciona conforme pasan las décadas, adaptándose con mejor o peor fortuna a la naturaleza cambiante del propio cine”, analiza. Michael Myers evoluciona, como lo hacen las tendencias en el cine y las modas, es casi como un estudio del cambio social y de hábitos. “Para mi era realmente interesante profundizar en la génesis y repercusión de cada una de las entregas, y ver qué elementos se han diluido o mimetizado durante todas esas décadas”, remarca, para afirmar que, “era esencial poder contar con las opiniones directas de aquellos que intervinieron en ellas”.

Si la primera parte supuso algo, aparte de reactivar el terror y crear nuevos miedos, fue la de ayudar a la consolidación de un género: el slasher. “Para el cine de los ochenta creo que fue una fuente prácticamente inagotable de donde extraer todo tipo de productos protagonizados por asesinos incombustibles, la gran mayoría prácticamente irreconocibles muchos de otros”, comenta el autor. Desde su aparición, muchos fueron las copias descaradas de Myers, sin la más mínima calidad, solo clones para ganar dinero. “Nadie puso el mismo esfuerzo —ni tampoco tenía el mismo talento— que John Carpenter”, afirma López con seguridad. Como todo género que eclosiona y del cual se exprime toda su esencia, pasado un tiempo se desinfló. El fenómeno pasó.  “Después de los ochenta, el slasher tuvo que esperar hasta que la autoconsciencia convirtiese a Scream, vigila quien llama (Wes Craven, 1997) en un éxito”, comenta.

La noche de Halloween sigue siendo un filme inquietante, abrumador en su terror psicológico y visceral. Hay algo en sus 93 minutos que atrapan al espectador. “Hay algo primario en muchas de sus escenas, una energía intrínseca brutal que los cineastas actuales siguen escudriñando de tanto en tanto, como demuestra la fabulosa It Follows (David Robert Mitchell, 2015)”, destaca el autor. Octavio señala la idiosincrasia del filme. “La noche de Halloween poseía una naturaleza experimental”, señala, y recuerda las dificultades que tuvo el equipo. “Con un presupuesto bajo y un asesino con una máscara blanca, Carpenter hizo virguerías visuales con la ayuda de Dean Cundey”, comenta.

El libro está trufado de entrevista, como suele ser habitual en los trabajos de Octavio. Tiene el honor de contar con PJ Soles, que interpretaba a una de las jóvenes muertas a manos de Myers. “Había leído que era muy maja, y la  verdad es que cuando le expliqué lo que estaba haciendo, y que me encantaría que hiciese el prólogo, aceptó sin dudarlo, mostrándose muy entusiasta con el proyecto”, recuerda el sanvicentero. Llegar hasta ella tuvo que ser complicado. “Contacté con ella gracias a mis compañeros australianos. Allí hay toda una comunidad de amantes del cine fantástico que son estupendos y vitalistas”, explica.

No solo encontraremos a PJ Soles en “La Noches de Halloween”, sino que el autor también entrevistó a otras personas vinculadas con la saga. “Recuerdo con mucha ilusión la entrevista con Dominique Othenin-Girard, el director de Halloween 5, quien me dio un montón de detalles y que tenía una energía fantástica”, comenta Octavio. “Fue increíble la entrevista que me ofreció James Jude Courtney —el último Michael Myers— donde tuvimos que esquivar tornados (literalmente), hasta que pudimos hablar. Cuando finalmente conseguimos charlar, fue toda una sorpresa descubrir cómo ese artista disfrutaba de su trabajo”, apunta sobre el interprete.

Como toda saga, Halloween también ha tenido sus fluctuaciones en cuanto a calidad, algunas pasaron más desapercibidas, otros parecieron refundar la franquicia. “Las menos destacables en mi opinión son Halloween 5: la venganza de Michael Myers (Dominique Othenin-Girad, 1989) y Halloween: Resurrection (Rick Rosenthal, 2002). La primera tiene buenas ideas, pero no están muy bien desarrolladas y se pierde un poco la trama dentro de las incoherencias que emergen”, explica López. En la actualidad vivimos con los reboots, los remakes y las adaptaciones de los clásicos como algo natural. Halloween no podía estar aislada de ese fenómeno. “Me parece imprescindible la visión de Rob Zombie, más grotesca y pútrida, con las dos entregas que realizó en 2007 y 2009 respectivamente. Están llenas de detalles interesantes, y tienen una atmósfera opresiva contagiosa”, admite el autor.

España tampoco ha sido ajena al slasher y en cuanto a Alicante, “se me ocurre citar la filmografía de Manolito Motosierra. Son producciones hechas en nuestra provincia, con gente de aquí, encarnizadas y muy divertidas. ¡Ojalá fuera más prolífico!”, enfatiza el escritor. “Me gusta mucho también el trabajo de Fer Zaragoza, domina el slasher a la perfección”, apunta a un nuevo valor del cine alicantino. Seguiremos la pista del cruento Michael Myers.

 

next