¿A quién quieres más: a papá o a mamá?

27/05/2024 - 

ALICANTE. En diez jornadas ha tirado por el sumidero el Elche sus opciones no ya de pelear el ascenso en el 'play-off', especialmente las de conseguirlo de manera directa. En los 70 días transcurridos entre la victoria sobre el Albacete (17 de marzo) y la derrota con el Eldense (26 de mayo), el equipo de Sebastián Beccacece ha pasado en la clasificación de LaLiga Hypermotion de ser segundo a noveno, quedándose sin opciones no solo de pelear por un sitio en el 'play-off' de ascenso en la última jornada, también de mejorar su posición más allá de la octava plaza. 

Como los accidentes aéreos, esas tragedias sin parangón donde las haya, el protagonizado por los franjiverdes, su desplome no responde a una única causa. Las principales son las carencias de la plantilla, especialmente en ataque; los continuos errores de bulto en fase defensiva; y un entrenador histriónico, cuya persona ha terminado devorada por el personaje. Ahora bien, hay más y es que la decisión de no apostar en el mercado de invierno por reforzarse con un goleador pese a disfrutar de capacidad económica sobrada para ello o las graves lesiones de jugadores importantes, alguno sin respiro pese a contar no solo con una alternativa de garantías, también haber sido suplente de la misma en su momento, están también ahí. 

La filosofía de Beccacece (un equipo intenso con y sin balón, que siempre trata de llevar la iniciativa en los partidos, proponiendo desde atrás, con líneas muy adelantantadas y aprovechando toda la anchura del terreno de juego) llevó en la segunda mitad del curso al Elche 2023/24 a rozar el cielo con la yema de los dedos, algo que mereció (empezando por el entorno y siguiendo por los entrenadores rivales) su reconocimiento, pues conviene no perder de vista que lo hizo tras sobreponerse a un mal aterrizaje en la categoría (solo sumó nueve de los primeros 27 puntos puestos en juego). Eso sí, esa filosofía también ha terminado rompiendo al equipo franjiverde en mil pedazos... y no solo futbolísticamente.   

Como el Elche es un club especial, donde el propietario es agente de futbolistas y entrenadores (del rosarino, entre otros), hasta el correspondiente comunicado agradeciendo los servicios prestados no se puede dar por segura la marcha de Beccacece, no obstante haber sido este meridianamente claro en su comparecencia de prensa tras el petardazo con el Eldense del domingo. Esto último le honra, pues con su salida voluntaria estaría cumpliendo la palabra dada públicamente de hacer las maletas si los resultados no se daban, como desgraciadamente ha ocurrido. 

En la misma sala de prensa del estadio Martínez Valero en la que venía a anunciar por adelantando su adiós, Beccacece ha disparado con bala hacia muchos objetivos, pero nunca hacia Christian Bragarnik, su agente y 'El Dueño Total'. En las manos de este, si no piensa que corresponde que siga su representado en el banquillo franjiverde el próximo curso y lo convence para hacerlo, queda ahora la elección del nuevo entrenador.

Hace semanas que suenan nombres de candidatos a coger el testigo del rosarino, quien ha hablado siempre de una suerte de herencia aprovechable que dejaría si finalmente se marchaba. La experiencia dice que cada vez que ha fallado uno de los suyos, uno de sus representados, Bragarnik ha buscado contentar al entorno con un técnico que era de su agrado y no estaba entre su lista de clientes. Ocurrió con Fran Escribá y Francisco Rodríguez tras caer Jorge Almirón por primera vez y con Pablo Machín tras la segunda destitución del argentino. Según ese razonamiento, José Rojo 'Pacheta' (quien hace tiempo que se deja ver por el Martínez Valero y cuyo nombre ha llegado a corear la grada en algún momento) es el favorito para entrenar al Elche en la campaña 2024/25. Sería una elección bien acogida por la mayoría del entorno, pero otra cosa sería que le resulte aprovechable en un alto porcentaje la herencia de Beccacece. Otros de los nombres que han sonado son los de Eder Sarabia y Rubén Albés, técnicos que fueron destituidos en la segunda mitad del curso por Andorra y Albacete, respectivamente, y con un gusto por el fútbol de toque que se acerca bastante a la mencionada filosofía de Beccacece. Ahora bien, alguno de ellos cuenta con no pocos pretendientes, incluso de categoría superior.

Como un huevo a una castaña

Antes de que se despeje la incógnita, lo que quedará expedito es el calendario del Elche al finalizar la competición oficial para el equipo franjiverde. Lo hará con su encuentro del domingo en Butarque con el Leganés, un conjunto que se parece al de Beccacece como un huevo a una castaña, por el que alguno no se cambiaba cuando el Elche estaba en su mejor momento (no obstante ser entonces los blanquiazules líderes destacados) y al que le vale el empate con los franjiverdes para ascender de manera directa a LaLiga EA Sports en detrimento del Eibar. En esa categoría competirá seguro el Real Valladolid, conjunto que descendía hace un año junto al Espanyol y el Elche. Del desenlace del 'play-off' dependerá que uno o dos de los tres recién descendidos recuperen la categoría perdida en la 2022/23.

Noticias relacionadas

next
x