Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

sin excluir también la suspensión de contratos para el resto de trabajadores 

La opción de un ERTE por reducción de jornada para el personal deportivo cobra fuerza en el Elche

2/04/2020 - 

ALICANTE. Deshojando la margarita. La mayoría de los clubes de la Liga de Fútbol Profesional (LFP) siguen estudiando qué hacer ante el parón en la competición, las dudas sobre si se volverá a jugar y, especialmente, de qué manera ya que pueden verse obligados a devolver un buen pellizco del dinero de la televisión (o dejar de ingresarlo el próximo curso) si no se retoma la Liga para concluirla tal y como estaba previsto.

El Betis y el Racing de Santander resolvían este miércoles solicitar, al calor del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas extraordinarias para paliar el impacto del Covid-19, un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) por causa de fuerza mayor (pérdida de actividad derivada de la declaración del estado de alarma) de tal forma que se convertirán en el sexto y séptimo club del fútbol profesional en dar ese paso tras hacerlo Las Palmas, Alavés, Espanyol, Atlético de Madrid y Barcelona.

Otras entidades como Celta, Valladolid o Getafe de Primera División y Zaragoza, Málaga, Rayo, Cádiz, Lugo o Ponferradina de Segunda División A reconocen que siguen estudiando la adopción de esa medida, mientras que Madrid, Athletic, Osasuna, Getafe, Levante, Almería, Huesca o Tenerife se han pronunciado para rechazarlo; tanto de lo mismo ha hecho el Leganés pero, al tiempo, ha realizado despidos que han afectado a su personal no deportivo.

A diferencia de lo que ocurre en el fútbol aficionado, donde los ERTE son mayoritariamente de suspensión de contrato, en el fútbol profesional parece imponerse el de reducción de jornada laboral: los casos más llamativos son los del Barça y el Atlético de Madrid donde los trabajadores afectados por el ERTE (el personal deportivo) han visto reducirse temporalmente su jornada laboral y, en consecuencia, también ha caído su retribución. En Segunda División A, Las Palmas ha optado por solicitar un ERTE de suspensión de contratos para todos los trabajadores, mientras que el Racing por un ERTE de la misma naturaleza para el personal no deportivo y otro de reducción de la jornada laboral para el personal deportivo.

¿Y el Elche?

El Elche, por su parte, sigue valorando todas las opciones (a excepción de las más traumáticas, como serían los despidos) si bien es cierto que empieza a ganar terreno la de solicitar un ERTE de reducción de jornada (de entre un 30 y un 70%) que afectaría al personal deportivo (que, en consecuencia, vería reducirse sus ingresos proporcionalmente). Paralelamente, también se valora la solicitud de un ERTE de suspensión de contratos que afectaría al resto de trabajadores (es decir, la doble opción por la que se ha decantado el Racing de Santander).

Con el citado Real Decreto-Ley se han simplificado la tramitación de los ERTE hasta el punto de que no es preceptiva la negociación previa entre empresario y trabajadores. Además, cabe solicitar la reducción temporal de empleo con efecto retroactivo (al 14 de marzo, momento en el que entró en vigor el estado de alarma y el consiguiente cese de actividad, la causa de fuerza mayor que justifica la reducción temporal de empleo). Eso sí, este miércoles el Diario Oficial de la Generalitat Valenciana publicaba un resolución del director general de Trabajo, Bienestar y Seguridad Laboral por la que se acordaba ampliar de cinco a diez días laborables el plazo para resolver y notificar los ERTE relacionados con las medidas adoptadas por la Covid-19 en la Comunitat ante la avalancha de solicitudes recibidas (más de 30.000).

Además de la reducción de empleo, otras opciones que también valora el Elche, pero con menos fuerza, son el endeudarse contratando algún tipo de financiación: el problema es que al encontrarse en fase de cumplimiento del convenio esa es una salida cara para el club (que incluso podría tener que recurrir a un fondo de inversión, con lo que eso supone en cuanto a intereses con respecto a los bancos). También está sobre la mesa el auxilio económico de sus accionistas y más concretamente de Score Club 2019 que ha desembolsado en la LFP ya cuatro millones en lo que llevamos de curso, suscribiendo recientemente 2,2 millones de la ampliación de capital en curso.

El Elche tiene garantizado el cumplimiento de sus obligaciones hasta el 30 de junio, toda vez que el presupuesto se está cumpliendo: ya ha recibido la mayor parte de los 6,3 millones de euros que le corresponden por la comercialización de la cesión de sus derechos audiovisuales, su principal fuente de ingresos. Ahora bien, si la competición no se retoma tal y como estaba previsto debería retornar parte de esa suma o dejaría de percibirla en el ejercicio 2020/21. Un contratiempo que el club estudia afrontar ya aprovechando que puede acometer en este momento una reducción temporal de empleo por causa de fuerza mayor, al ser ahora cuando está el estado de alarma en vigor.

Noticias relacionadas

next
x