X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

informe técnico con un presupuesto de 121.000 euros

Alicante encarga un estudio sobre el futuro del servicio de autobús a un año del fin del contrato

26/06/2018 - 

ALICANTE. El Ayuntamiento de Alicante encarga otro de los estudios previos que resultan necesarios para sacar a concurso la gestión del servicio de transporte público urbano ante el fin de la concesión actual, el próximo mes de junio de 2019. El equipo de Gobierno del PP ha aprobado este martes la convocatoria de un procedimiento abierto simplificado para contratar el servicio de "asistencia técnica para la redacción del proyecto de prestación del servicio público y plan de viabilidad del servicio de transporte urbano de viajeros de la ciudad de Alicante y otros trabajos complementarios", con un presupuesto total de 121.000 euros, admitiéndose proposiciones a la baja, y preparar así el nuevo contrato, ahora en manos de la empresa Masatusa, del grupo Vectalia, desde el año 1970.

Como publicó Alicante Plaza, el Ayuntamiento también ha publicado ya la caducidad del contrato actual en el Diario Oficial de la Unión Europea (DOUE) y ha concertado otro estudio externo para determinar qué modelo de gestión resulta más indicado para la prestación del servicio en la ciudad: público, privado o gestión mixta. 

El edil de Transportes, el popular José Ramón González, ha explicado, a través de un comunicado, que con la redacción y aprobación del proyecto de servicio público de transporte público urbano colectivo "vamos a dar el paso previo a la nueva gestión del servicio, que va a permitir la mejora del actual sistema de líneas-horarios frecuencias, mediante la realización de encuestas y la toma de datos sobre las necesidades reales de movilidad en transporte público". 

En este sentido, el edil ha incidido en que, a su vez, se va realizar un estudio económico-financiero que permita determinar la viabilidad del modelo propuesto en función de los ingresos y gastos determinando la aportación de la administración, en su caso, y que con el mismo se pretende "definir los aspectos básicos de prestación del servicio de transporte público urbano colectivo, permitiendo su ulterior encomienda o licitación, así como la coordinación con otros servicios y el desarrollo del trámite de información pública". 

Además se van a determinar las condiciones de calidad en la prestación de los servicios, las características de los vehículos, las instalaciones y medios técnicos para la prestación del servicio, el plazo total de la duración de la prestación, y los aspectos de carácter ambiental de los medios de transporte, así como su impacto.

La aprobación de esos concursos ya ha propiciado la reacción de Ciudadanos. Su portavoz municipal, Yaneth Giraldo, ha recordado que "a día de hoy aún estamos esperando las dos auditorías recomendadas por el interventor cuando el PSOE anunció el plan de inversiones 2017-2019 para el transporte público urbano. Y seguimos sin recibir esa información a pesar de que preguntamos por ello en el último pleno, el pasado mes de mayo". "Todo indica que se trata de un asunto que no se quiere afrontar", ha matizado la edil. A su juicio, "el denominador común del PP y del tripartito es posponer los trámites para el último minuto y de esta forma no dejar ningún margen de maniobra".

En esta línea, Giraldo también ha expresado "que a un año de que concluya la actual contrata, y a once meses de que finalice la legislatura, nos parece que es marear la perdiz el hecho de que se haya encargado en otro informe el análisis del modelo de gestión, es decir si conviene que sea directa, por concesión, o un modelo mixto; esto tenía que haberse resuelto mucho antes, pero es obvio que el PSOE no hizo nada al respecto". "Estamos ante la principal contratación del Ayuntamiento en importe económico, junto con la de la limpieza, y observamos tics de oscurantismo cuando lo que hace falta es una claridad absoluta", ha concluido, a través de un comunicado.

Proyectos de la EDUSI de Cigarreras

La Junta de Gobierno Local también ha dado el visto bueno a la contratación de las obras para la adecuación del espacio forestal degradado en el Tossal que tendrá un coste de 325.406 euros. Asimismo, también se ha aprobado el contrato para la renovación y adaptación de instalaciones industriales para las obras de rehabilitación de la fachada del Mercado Central de Alicante con un coste de 207.956 euros. Se trata de dos contratos enmarcados en la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado de Alicante, conocida como EDUSI – Área Las Cigarreras.

Las obras de adecuación del Tossal incluyen la reforestación de la vegetación del monte, así como una definición de la pasarela peatonal de madera y los pasamanos. Por su parte, la rehabilitación de la fachada del Mercado Central incluirá mejoras en la climatización y en la detección de incendios, según han informado fuentes municipales a través de un comunicado.

Estas obras se enmarcan dentro del programa de Eficiencia Energética en Edificios Municipales dentro de la EDUSI Alicante, cofinanciada por la Comisión Europea con cargo al Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) en un 50%. Ambos contratos se encuadran en el EJE 12 Desarrollo Urbano del programa operativo de crecimiento sostenible para la programación 2014-2020: Una manera de hacer Europa.

La zona de actuación de la EDUSI cuenta en su interior con los dos pulmones verdes de que dispone la ciudad en su zona centro (el monte Tossal y el monte Benacantil). Cada uno de ellos, además, tiene su propio castillo, una muestra del patrimonio histórico-cultural de Alicante que constituye el principal activo turístico y símbolo de la ciudad. Sin embargo, ambos montes tienen problemas de conexiones y de accesiblidad desde algunos de los barrios colindantes (en parte debido a la complicada orografía del terreno) y algunos caminos y sendas en su interior no están acondicionados. Las características del clima de Alicante dificultan aún más el mantenimiento de la cubierta vegetal, sobre todo en el monte Tossal, según las mismas fuentes.

Noticias relacionadas

next
x