X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Esperando a Planagumà para pasarle factura

2/08/2019 - 

ALICANTE. Desde finales de junio, concretamente desde el petardazo en Ponferrada (que no por esperado, tras el contundente 1-3 de la ida, resultó menos doloroso), venimos contando en Alicante Plaza que Jona Mejía no entra en los planes de Lluís Planagumà para la 2019/20.

No había que ser ningún lince para saber lo anterior y no solo porque el malacitano apenas disfrutase de minutos desde su llegada a Alicante, especialmente porque meses antes hubo sus más y sus menos en el seno del vestuario con el futbolista. Entre que el equipo ganaba y que el club (el cuerpo técnico y el director deportivo) supo manejar la situación como nunca antes había sucedido por estos lares, el asunto quedó en un cuarto plano... Hasta la nueva campaña, claro.

Jona inició su preparación física una semana antes de que el equipo arrancase la pretemporada y cualquiera que le viera el miércoles en Torrellano sabe que lo hizo para bien. El propio Planagumà decía que el futbolista está cumpliendo como el que más y tanto de lo mismo de Juli, pero eso no quiere decir ni mucho menos que cuente con ellos. Si la continuidad de Jona ya fue un obstáculo para la renovación del técnico, ahora lo son las necesidades del equipo, lo que este necesita a ojos de Planagumà para evolucionar y/o mejorar en aquello que no era fuerte el curso pasado y que probablemente le terminó costando el ascenso. Tal es así que para el preparador barcelonés ni Jona ni Juli debían haber iniciado la pretemporada porque a diferencia de lo que Javier Portillo defendía respecto al primero, Planagumà no necesitaba verlos y especialmente en el caso del hondureño se puede decir que incluso no partía de cero.

El director deportivo ha secundado parcialmente al técnico en lo anterior en varias ocasiones a lo largo de julio; por ejemplo, al señalar públicamente que no se cuenta con Juli, pero también se ha manifestado en un sentido bien distinto cuando se le preguntaba por Jona. La salida de este no es fácil, toda vez que le restan dos años de contrato, mientras que la del delantero alcoyano, aparentemente, es más sencilla. Decimos aparentemente porque sin ir más lejos este jueves su agente, Domingo Sevillano, volvía a negar que vaya a rescindir. Lo hacía después de que en los dos días siguientes a la rueda de prensa de Portillo en la que se le terminó de poner el cartel de prescindible a Juli, personas cercanas a él llegaran a decir, por ejemplo, que habrían de despedirle. De hecho, este viernes se cumple una semana desde que tuvo lugar la primera toma de contacto entre el club, representado por su presidente, Carlos Parodi, y el agente del futbolista, para abordar la desvinculación de este por lo que si alguien tenía todavía dudas, aún es más evidente que la salida de Juli no va a ser sencilla.

Esperando al técnico para pasarle factura

Planagumà habló sobre el césped del Isabel Fernández de "diferencias de opinión" con Portillo, algo que dijo que ni era la primera vez que ocurría ni algo extraño, es más, llegó a calificar hasta de "positivo" que sea así y que "en las reuniones que mantienen periódicamente" se ponga sobre la mesa. Horas más tarde se le preguntaba a Portillo por las palabras del técnico y el director deportivo respondía en la misma línea. 

Está muy claro y no precisamente desde ayer, que ambos coinciden en que al equipo le hace falta algo más: "Al menos un fichaje", dijo la semana pasada el director deportivo y "dos incorporaciones", este miércoles el técnico. Planagumà apuntaba que es competencia "del otro departamento" esa gestión y que si no vienen esos jugadores pues habrá que "amoldarse" a lo que hay, mientras que la dirección deportiva no ve tan alarmante que esto último ocurra, al menos parcialmente (salva a Jona).

No obstante lo anterior, el sector del entorno del Hércules que considera que Planagumà es el responsable del 'no ascenso' no tardó en afearle sus palabras en Torrellano, especialmente en las redes sociales, viendo en ellas un ataque al trabajo de Portillo e incluso ingratitud por poco menos que despreciar la plantilla que se le ponía a su disposición... Huelga decir que los anteriores no tardarán en pedir la cabeza del técnico a poco que se pierda un partido. De eso Planagumà es más que consciente. La pregunta es si en ese momento Portillo analizará la situación con la necesaria pausa y qué dirán al respecto Enrique Ortiz y Juan Carlos Ramírez porque no olvidemos que estos fueron los primeros en abogar por la renovación del barcelonés, pese a que se venía de la polémica rueda de prensa de El Toralín, tras una eliminatoria en la que no se había llegado a competir y estaba de fondo el runrún de que el técnico había sido ofrecido a otros clubes.

Noticias relacionadas

next
x