Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

VERDMUT

Un mapeo colectivo para ver cómo la flora recupera (un poco) su espacio

30/05/2020 - 

VALÈNCIA.València fue una de las ciudades en las que más cayó la movilidad durante el confinamiento, según los datos recogidos por diferentes tecnológicas a través de los teléfonos móviles. Las calles estaban prácticamente desiertas hasta la entrada a la fase 0. Con todo eso, en otras ciudades de España y del mundo, no son pocos los vídeos en los que se ha visto a la fauna de las periferias aprovechar la tranquilidad del espacio urbano para pasearse o buscar alimento, pero también la flora -que con la limitada movilidad que le otorga su raíz pasa desapercibida- ha vivido algunas semanas de alivio. "La vida siempre se abre paso", se suele decir cuando se ve como un brota la flora en un campo de cemento y hormigón.

Con la ausencia del tránsito habitual en las calles, el crecimiento de las zonas verdes salvajes se ha disparado, dando un impulso a la biodiversidad. "Los servicios de jardinería se han paralizado y los lugares muy transitados se han convertido en fértiles en pocas semanas", explica Ana Pérez. Ella es una de las cuatro arquitectas del colectivo Àrtida, que han lanzado el proyecto Verdmut, un mapeo colectivo de los espacios verdes salvajes que han brotado incontroladamente desde que comenzó el confinamiento el pasado 15 de marzo. La iniciativa pretende sensibilizar sobre la necesidad de espacios verdes espontáneos dentro de la ciudad y hacer reflexionar sobre la presión que ejercemos sobre la biodiversidad en los entornos urbanos.

"Por nuestra formación, nos gusta ver las cosas en planos. Nos pareció muy interesante crear este mapa de manera colaborativa, para que no solo hubiera información gráfica, sino también pudiera fomentar esa sensibilidad de lo que está sucediendo en la ciudad", explican desde el colectivo. Y añaden: "La aparición de ecosistemas nuevos y el crecimiento desbocado de otros muchos, mejora la calidad de vida de las ciudades. Los beneficios para la salud de los espacios verdes son consabidos y, paradójicamente, se acentúan durante la emergencia sanitaria".

Además, estas manifestaciones verdes influyen en la conectividad urbana y biológica de los espacios. Por un lado, desdibuja la rotura entre la ciudad y los espacios verdes silvestres de los márgenes urbanos. Por otro lado, "se produce un aumento de la biodiversidad vegetal y animal de especies silvestres que revaloriza todo el conjunto urbano", según el naturalista Martí Boada.

El proyecto Verdmut se realiza mediante la elaboración comunitaria de un mapa colectivo: las personas envían, a través de su cuenta de Instagram. Mientras, están trabajando en materializar todas las aportaciones en alguna plataforma de mapas colaborativos. Ya han recibido cerca de un centenar de propuestas, de las que un 20% son de otros lugares diferentes a València. Esta práctica incita a la reflexión y fomenta la articulación de miradas siendo una herramienta estratégica para el cambio social. La repercusión del proyecto por medio de las redes sociales, ha superado las expectativas de mapear la ciudad de Valencia y se han recopilado imágenes de varios puntos del territorio nacional desde Sevilla a Vigo, pasando por Murcia o Zamora, y europeo como Irlanda del Norte o Berlín.


Noticias relacionadas

next
x