Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

COLABORACIÓN ENTRE la FUNDACIÓN CAM Y el CTAA

'Arquitectura y arte se encuentran en la intimidad': Más que una exposición, un hogar

17/05/2019 - 

ALICANTE. Sin zapatos, descalzos y descalzas, fundiendo el tacto con la alfombra color crema o saliendo de este suave sendero para sentir el suelo bajo los pies. Olor a madera reciente emana de los estantes, los cuales forman un pasillo artificial que separa y conecta las distintas habitaciones de una misma sala. Sentirte dentro de casa mientras paseas por el arte y la arquitectura, un ambiente que se respira en la exposición Arquitectura y arte se encuentran en la intimidad, la cual se presentó el jueves, 16 de mayo, en la sala de exposiciones Emilio Varela, de la Caja Mediterráneo (CAM), mismo lugar donde se ubica. Esta muestra, que se podrá visitar hasta el 14 de julio, es la realidad más tangible de la colaboración entre la Fundación Caja Mediterráneo y el Colegio Territorial de Arquitectos de Alicante (TCAA), un proyecto que pretende "demostrar que los arquitectos también pueden intervenir en el mundo del arte de una manera coherente y fijando la igualdad en lo que respecta a temas medioambientales", clama el presidente del CTAA, Juan María Boix.

53 obras de 18 arquitectos y arquitectas amueblan este hogar con sus pinturas, dibujos, esculturas y medios digitales e interactivos, todas ellas bajo el diseño mimado de Luisa Martí, comisaria de la exposición, quien describe el recorrido: "Tras atravesar el umbral de la casa, vagamos por un pasillo a través del que podemos entrar a distintas estancias para encontrarnos con esas obras intimistas que cada uno de los arquitectos ha generado". Comenta que cuando recibió todas las piezas, muy variadas entre sí, debía "acogerlas y darle a la exposición un formato unificado, extrayendo aquello que tenían en común: todas se creaban en la intimidad, ya fuera en una casa, un estudio, es decir, un lugar en el que se cobija el arquitecto para reflejar su propio yo y ser como es".

El hecho de reunir esta casi veintena de obras en una misma muestra proviene de una convocatoria abierta impulsada por el Colegio de Arquitectos, en la que "cualquier manifestación artística tenía cabida, siempre que estuviera realizada por algún arquitecto", comenta como requisito Miguel Martínez, vocal del CTAA y uno de los miembros del jurado que se encargó de la selección de las piezas (junto a Isaac Peral en la parte de arquitectura y también compuesto por Jesús Zuazo y Gertrud Gómez en la faceta artística). "No nos esperábamos recibir tanta avalancha de obras, porque se presentaron unos 50 arquitectos y alrededor de 250 piezas", apunta el presidente del Colegio, "la gran mayoría de fuera de la provincia de Alicante, con algunos casos del extranjero", detalla.

Todas estas piezas reúnen gran variedad de líneas de estilo. Si alguien acude con el pensamiento de encontrar obras puramente arquitectónicas aquí no las encontrará: "Hay muchas obras que beben de la arquitectura o de su estudio en la universidad, como el dibujo arquitectónico, que se enseña en los primeros años de carrera, pero tenemos escultura feminista, activista, sobre la manipulación de la mujer. Hay elementos que, de repente, se salen por completo y constituyen un punto de locura que se le da a la exposición", transmite Martí. "Sorpresa" es la palabra con la que Boix define la exposición, ya que manifiesta que "hay de todo, desde algunas más extravagantes hasta otras más racionales. Lo interesante es que se pueden ver opciones diferentes con una mirada especial".

El génesis de esta idea "surgió de manera casual, en una comida con arquitectos", cuenta Boix, cuando uno de los allí presentes desveló al resto los proyectos de arquitectura artística que realizaba en su tiempo libre, una faceta que sus compañeros de profesión desconocían. "Fue a raíz de esta conversación cuando pensé que no podía ocurrir que entre nosotros mismos no supiéramos las creaciones que se realizaban en nuestro entorno ni tampoco fuera de él, motivo por el cual se lanzó una bocanada al aire para ver qué ocurría", explica. Y ocurrió esto, una exposición que coloca al arquitecto como profesional que une ciencia y arte, dos disciplinas que históricamente guardan relación pero que, en cierta medida, también se enfrentan: "Esa intimidad no se puede mostrar en la profesión arquitectónica, la cual tiene que dar un perfil más resulto, duro, insensible a veces, y este lugar de recogimiento permite expresarse al arquitecto tal cual es", valora la comisaria.

Esta opinión de "exposición intimista" también la comparte el presidente del Colegio y añade que "Luisa diseñó el concepto de la muestra con toda la libertad que pudiera tener dentro de un paréntesis presupuestario y, sobre todo, dentro del paradigma de reutilizar y reinventar la misma exposición en otros espacios, con un consumo eficiente de la energía que se va a gastar". Y es que se plantea la posibilidad de que esta iniciativa no se estanque en Alicante, sino que se pueda "ver en otros sitios, ya sean lugares directos nuestros, por ejemplo Murcia, u otros locales por los que se pueda difundir", aporta el presidente de la Fundación CAM. Y agradece que esta "línea de colaboración" pueda dar productos como la muestra artística. "Ellos tienen experiencia y unos espacios de los que nosotros no disponemos y nosotros tenemos una fuerza creativa de trabajo contenida", respalda Boix esta colaboración entre entidades.

Noticias relacionadas

next
x