X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

la cadena pretendía abrir algunas plantas esta semana, pero aún no está lista

RIU, a contrarreloj para abrir el Edificio España pese al pleito con el oriolano Trinitario Casanova

16/07/2019 - 

ALICANTE. La cadena hotelera RIU trabaja contrarreloj para abrir al público su nuevo hotel en Madrid en el emblemático Edificio España (considerado el primer rascacielos de la capital). Una apertura que la cadena balear había programado para este verano y que el pleito con el empresario oriolano Trinitario Casanova, que compró el edificio a Wanda para revenderlo a RIU en 24 horas, ha terminado retrasando. Como ha contado este diario, la cadena hotelera logró que los tribunales le dieran la razón frente al dueño del Grupo Baraka en mayo, pero el tiempo que una denuncia de Casanova tuvo paradas las obras ha penalizado.

La intención de RIU era abrir esta misma semana algunas plantas del hotel, para poner a prueba el que está llamado a ser su establecimiento más importante en España (585 habitaciones en 24 plantas y 5.000 metros cuadrados para eventos) y formar al personal. Sin embargo, y pese a los continuos mensajes lanzados desde la cadena con una apertura inminente, lo cierto es que el hotel aún no tiene fecha de inauguración fijada. Por ahora, las principales plataformas online de reserva de habitaciones admiten reservas en el emblemático hotel a partir del 1 de septiembre.

El pleito con el empresario oriolano se originó al denunciar este un posible riesgo estructural a raíz de las obras de reforma del edificio, presentándose como propietario de las tres plantas dedicadas a locales comerciales en virtud del contrato de compraventa del inmueble. La denuncia llevó a un juez a paralizar los trabajos como medida cautelar mientras resolvía sobre el fondo, y finalmente en mayo el juzgado determinó que Baraka no era dueño de los locales, sino que tenía una opción sobre los mismos para comercializarlos y cobrar una comisión por ello. No obstante, RIU vendió las citadas plantas a Corpfin en febrero. 

El oriolano ha recurrido ante la Audiencia Provincial de Madrid, pero mientras la cadena hotelera ha seguido adelante para intentar abrir ya este verano. Trinitario Casanova protagonizó una llamativa operación en el verano de 2017, cuando compró el edificio España a Wanda para revenderlo a RIU con 24 horas de diferencia. Casanova lo compró al inversor chino por 272 millones de euros, aunque el importe de la reventa nunca ha trascendido. En septiembre pasado, Casanova explicaba en una entrevista con la agencia Efe que "me dedico a comprar y a vender, aunque sea a los cinco minutos". 

Casanova es bien conocido en Alicante por algunas sonadas operaciones inmobiliarias. Sin ir más lejos, adquirió las antiguas naves de Altadis para alquilárselas a Sprinter, que ahora ha construido en esa zona su nuevo centro logístico y ha trasladado su sede operativa. También fue dueño durante unos años del edificio Hispania, junto al puente rojo de la Gran Vía de la capital, que ahora pertenece a un conocido family office de València (que se lo compró a la joint venture de Blackstone y el Banco Santander). Y como ha contado este diario, tiene intereses en Torrevieja, donde prevé levantar dos torres: una de viviendas y un hotel, con una inversión de 100 millones de euros.

Noticias relacionadas

next
x