X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

El Elche piensa en descartes de Primera División

12/12/2018 - 

ALICANTE. Se acerca enero y el Elche, como la práctica totalidad de equipos, aspira a aprovechar la ventana de fichajes de invierno para reforzarse. 

No obstante, encontrar en el mercado jugadores, cuya incorporación suponga elevar el nivel de la plantilla y en esa complicada tarea ganarle la partida a otros equipos, volverá a no ser el único hándicap a superar, toda vez que previamente los franjiverdes necesitan que la Liga de Fútbol Profesional (LFP) les aumente el límite salarial para plantilla. El club ha trabajado estos meses en incrementar sus ingresos por diferentes vías (patrocinios y la ampliación de capital en marcha), por lo que se confía en que la patronal de los clubes abra la mano y pueda tener la oportunidad de, para empezar, dar de alta a Nacho Gil, el joven extremo cedido por el Valencia, que desde septiembre entrena bajo las órdenes de Pacheta con el objetivo de hacerse merecedor de un sitio en el equipo.

Zotko, Redru y Jony Ñíguez en la casilla de salida, pero no son los únicos

Zotko, Redru y Jony Ñíguez se encuentran en la casilla de salida. Que a los anteriores se les señale la puerta no constituye ninguna sorpresa y es que se trata de jugadores que están teniendo una participación testimonial: Pacheta no cuenta con ninguno de ellos y, si bien su destino es una incógnita (salvo en el caso del lateral cedido por el Betis y que, de entrada, regresaría a Sevilla), Alcoyano y Ontinyent pueden ser dos plazas en las que Jony, por ejemplo, puede encontrar acomodo.

Como la salida de jugadores también contribuye a que el Elche aligere carga salarial, los anteriores podrían no ser los únicos: Josan y Benja también podrían emprender el mismo camino. El delantero barcelonés, sin ir más lejos, cuenta con una oferta importante del Racing de Santander, no siendo este el único club de Segunda B interesado en sus servicios.

Descartes de Primera

El eje de la defensa, la banda izquierda y el centro del ataque serían las posiciones a reforzar por un Elche que, también por culpa del límite salarial, busca obtener la cesión de jugadores de clubes de Primera División que compartan o directamente se hagan cargo de la mayor parte de su ficha. Además y como consecuencia de la cesión fallida de Unai Simón, el club franjiverde podría buscar también reforzarse con algún jugador del Athletic, de su primera plantilla o de la cantera.

 Por cierto, en la tarea de peinar el mercado Jorge Cordero ya no contará con su hermano Pedro, que este miércoles se incorporaba al Murcia en calidad de nuevo director deportivo. El club grana cuenta con algún jugador que interesa en el Martínez Valero, si bien la situación de impagos que se prolonga por más de tres meses y que ahora mismo permitiría la salida de hasta diez jugadores pimentoneros parece que está en vías de solución: el Murcia va a culminar en los próximos días una ampliación de capital por la que obtendrá una inyección de capital de 1,5 millones que le permitirían ponerse al día con sus jugadores, algo que interrumpiría el procedimiento que estos inicien ante la Real Federación Española de Fútbol para la obtención de la carta de libertad. De todas formas, no sería descartable la salida pactada de algún jugador por el que se están interesando equipos de categoría superior: es el caso de Aquino, por el que, entre otros, han preguntado Extremadura y precisamente el Elche. 

La delicada situación del Reus también abriría la puerta a la salida masiva de jugadores (en este caso, un máximo de 12) del conjunto rojinegro en enero, si bien lo anterior no solo es importante para el Elche desde el punto de vista de la posibilidad de pescar en río revuelto (algo a lo que aspiran muchos equipos), también si esos impagos (esta semana se cumplen ya tres meses) provocan que el conjunto tarraconense se retire de la competición o sea sancionado con un descenso administrativo tras finalizar la Liga, situaciones que reducirían a solo tres las plazas de descenso. La LFP trata de que los jugadores del Reus acepten que les pague sus emolumentos pendientes para así asegurarse de que en enero no pueden abandonar el club y este no renuncia a la competición, pero aquellos no están por la labor porque ese cobro comportaría que se cierra la puerta a su salida en enero.

Noticias relacionadas

next