X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 19 de abril y se habla de alicante elecciones 2019 Vox ELCHE PODEMOS PP LUIS BARCALA PP ORIHUELA

MIGUEL NOGUERA HACE DOBLETE: CLON DE KANT EN PYNCHON&CO, ULTRASHOW EN CLAN CABARET

“Lo mío son imágenes que nacen, principalmente, de los objetos, de las cosas que veo por la calle”

19/04/2018 - 

ALICANTE. Las visitas de Miguel Noguera (Las Palmas de Gran Canaria, 1979, aunque fuertemente vinculado a Mallorca y Barcelona) a la Sala Clan Cabaret de Alicante se saldan siempre con sold outs conseguidos con bastante antelación. Este próximo viernes, 20 de abril, no será un excepción, porque hace semanas que están todas las entradas vendidas. Pero esta vez, la visita del humorista, dibujante, cantante y escritor a Alicante sumará una actividad más a la actividad teatralde su Ultrashow. A las 18:00 horas estará firmando en la librería de Poeta Quintana Pynchon&Co ejemplares de su último libro, Clon de Kant, publicado, como los anteriores, por la barcelonesa Blackie Books.

El humor de Miguel Noguera se construye sobre la inverosimilitud de asociaciones instantáneas que provocan un sarpullido de absurdo absoluto en el público, una yuxtaposición de planos visuales y significantes que trastocan la percepción, colocándose lejos, muy lejos, de la linealidad de la stand-up comedy habitual, centrada en la empatía con modelos de conducta o personajes situados en el imaginario familiar del auditorio, en el caso de los espectáculos en vivo, o la de la caricatura en el caso de los lectores, en sus incursiones en los aforismos gráficos, con una iconografía incómoda y un trazo camino del cómic underground, pero que ha quedado congelado en alguna parte oscura del cerebro, antes de ser desarrollado.

No son extraños los casos de personas del mundo del teatro o la música, extrovertidos, activos, incluso provocadores sobre el escenario, que en la vida privada, una vez abandonado el personaje, se comportan con un alto grado de timidez. Sorprendentemente, o no, es el caso de Noguera, que reflexiona al teléfono con la sorpresa del “ups, de verdad que tengo que responder a esto? Pero claro, lo que quieras, no hay problema”, en un abandono total de la máscara, que sólo se vuelve a calzar en un par de ocasiones durante la charla.

Le hemos planteado participar en nuestras entrevistas “Calaveras o diablitos” y ha dicho sí, pero antes hay que averiguar un par de cosas de importancia vital:

Si se le tuviera que poner una categoría a tu humor, ¿se podría definir como chiquitismo ilustrado?

No, bueno, no hay tanto apoyo en Chiquito, aunque sí es verdad que la elocución o la manera de entonar según qué contenidos, de manera enfática, puede parecerse a Chiquito de la Calzada, y para mí era un referente, pero en el sentido de que era singular, no había forma de juzgar si era mejor o peor que otro, si era divertido o no, sino que simplemente era su discurso, y a mí siempre me ha atraído. Por ahí sí se podría decir que tiene algo de chiquitismo, mi humor. En cuanto a lo de ilustrado, siempre hay una cuestión ahí de explicar formas o situaciones que son paradójicas, y se tira de términos aparentemente prestados de la filosofía, pero que en realidad yo tampoco es que sea una persona muy ilustrada, ni culta, ni nada, pero sí me gusta que el monólogo no tenga esta socarronería, esta cercanía que suelen tener los monólogos de humor al uso.

No buscas la empatía fácil...

Sí, sí que hay la intención de conectar con el público, un intento de enganchar, de que la gente esté entretenida y atenta, y se lo pase bien, se ría con la teatralización, hay una sobreactuación, unos aspavientos, pero mi punto de partida no es te voy a contar mi vida, que me parece llamativa. Lo mío son imágenes que nacen, principalmente, de los objetos, de las cosas que veo por la calle, de solapamientos que tienen que ver sobre todo con las bellas artes, con la plástica, no con la sátira, el costumbrismo o lo irónico. Ultrashow tiene forma de conferencia, de performance con imágenes proyectadas, como un paper científico.

¿Qué es Clon de Kant?

Pues más de lo mismo. Cuando hago los libros no los afronto como un concepto distinto del anterior, sino que sigo con la producción de material hasta que tengo uno nuevo. En este, esto sí, se han introducido cambios respecto de los anteriores. Por un lado desde la editorial, haciendo más grande la página, editando en tapa dura y con una presentación embellecida y con materiales más caros. Y algunos cambios en el contenido, como la sección de notas, que ha venido para quedarse, y un encarte de 16 páginas, que he llamado Gegamojja, que es un material como el resto del libro, pero hecho con bolígrafo, a mano, y las páginas como escaneadas y maquetadas como un bloque rectangular. Esto es nuevo, y ha sido un hallazgo para mí, para poder incorporar un material que tengo en forma de notas, y que de otro modo habría quedado descartado, con un rollo más fanzinero y underground.

Tu formación es en Bellas Artes,  y en este Clon de Kant se nota un mayor trabajo formal sobre las ilustraciones. ¿Qué referentes tienes como ilustrador?

El cómic europeo de los 80 y 90. Mi decisión de estudiar Bellas Artes se fundamenta un poco en este gusto, en fanzines de Mallorca como Nosotros Somos los Muertos (NSLM, dirgida por Max y Pere Joan, entre 1995 y 2007), Zona 84 y Comix, junto con las exposiciones de arte que iba a ver en Palma de Mallorca, donde yo vivía. Esa posiblidad de desarrollar tus narrativas sin necesidad de tener una destreza gráfica muy grande, y el arte como algo enigmático. En cuanto a nombre concretos, Richard Corben, Das Pastoras, Fernando de Felipe (el primer cómic que compré era suyo) o Liberatore, son autores de los que todavía miro cosas. Y el mundo de los G.I. Joe, el universo este adolescente protobélico de los muñecos G.I. Joe es para mí una inspiración.

Llegados a este punto, no hay vuelta atrás, sólo podemos pasar al cuestionario Calaveras o diablitos, que Miguel se ha prestado amablemente a contestar:

- Calaveras o diablitos?

Pues es una dicotomía que no sabía que existiera hasta que me habéis hecho la pregunta, pero puestos a escoger… calaveras.

-  ¿Cuál es tu canción favorita?

Cualquiera de Mecano, El amante de fuego, o los Grandes Éxitos, soy muy fan de Mecano.

- ¿Cuál es la canción que odias?

Pues tampoco odio ninguna… (¿ni Despacito? No, qué va, a mí Despacito me gusta, no tengo este rollo partidista en la música). Pero mira, sí, el hilo musical jazz es una de las cosas que si me provoca rechazo. El jazz es un género musical así como respetado y tal, pero cuando me lo encuentro en una cafetería en plan hilo-musical-jazz, sí se acerca al rechazo.

- Puestos en faena: ¿de barrio o de pueblo?

De ciudad. Soy un urbanita anónimo individualista. De ciudad, de urbe, de metrópoli. Te mentiría si te dijera que soy de barrio, porque no hago vida social, no tengo los tics propios de la vida de barrio, locales a los que siempre vas, gente del barrio con la que hablas, no.

-¿Desayuno dulce o salado?

En realidad me gusta más el dulce, pero suelo intentar el salado, que es más sano.

- ¿Coca dolça o coca salada?

Uff, es que de coca sólo conozco la de Mallorca, de patata, que es como un bollo. Y esa es dulce y está superbuena.

- Si la respuesta es coca salada: ¿de molletes, farcida o amb tonyina?

Pues como no las he probado, me sigo quedando con la de patata (ante la oferta de llevar una selección de coques, Miguel se escandaliza por el trabajo de producción que eso puede generar, y se compromete a probarlas por sus propios medios).

- ¿Te gustan tus tobillos?

Sí, son así como huesudos. Las articulaciones de las extremidades, tanto rodillas, como tobillos, como muñecas, las tengo así como muy huesudas, y me gustan mucho.

- Una palabra que odias

La palabra “favorito” (jejeje). Es que así, en cuestiones generales, no tengo un favorito, y como la usáis mucho, pues como palabra ya me da rabia, no la uso nunca.

-¿Cuál es tu eufemismo favorito?

“De color”, que se usaba hasta no hace mucho… “un jugador de fútbol de color”, eso estaba muy al uso hace no tanto. Ahora es absolutamente incorrecto.

- ¿Eres más de TV o de Internet?

De internet.

-¿Cuál es tu serie de TV favorita de todos los tiempos?

Twin Peaks. Tampoco soy muy de series, pero me gustó mucho esta cuando la vi, y ahora tengo ganas de sacar un hueco para ver la nueva temporada esta que han sacado.

- Una pareja cómica: ¿R2D2/C3PO o Koothrappali/Wolowitz?

Faemino y C3PO.

-¿Cuál es la ciudad del amor: París o Roma?

No he estado en ninguna de las dos, pero yo asocio más el amor con París. No creo que Roma esté estadísticamente por encima en el imaginario colectivo. París.

-¿Cuál es el último libro de poesía que has leído?

No leo nunca poesía, pero Ben Clark me envió su libro La policía celeste, premio Loewe de poesía, que suena fatal, premio Loewe, de la editorial Visor, pero que parece que tiene bastante prestigio (una vez más la “conexión balear”, con el ibicenco de origen británico Ben Clark).

-¿Cuál es tu objeto fetiche?

Me regalaron un monederito para llevar mis monedas en la mochila, que me gusta mucho, y el otro día pensé que lo había perdido. De hecho, lo había perdido, porque se me había caído, pero lo he recuperado, y realmente el alma se me agujereó al pensar que se me había caído por la calle.

-Esta se la robamos a los compañeros del Selfiematón: ¿cuál es tu nombre de trama de corrupción predilecto?

“Pub Arny”, ya sé que no es un nombre de trama de corrupción, pero para gente nacida a finale de los 70, principios de los 80, “Pub Arny” pegó muy fuerte.

-¿Una tipografía: Times o Comic Sans?

Tengo la Times en el editor de texto, por defecto, y no la cambio nunca. La Comic Sans tiene tan mala fama.

-¿Hablas con tu móvil?

No, no...

-Hazte una pregunta breve.

¿Dónde está el monedero?


next