Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

de la  vía pa arriba / OPINIÓN

El coronavirus se lleva por delante el empleo

7/05/2020 - 

Cuando eres un niño nunca piensas que te vas a morir. Los datos del paro del mes de abril han sido demoledores. En Elche y comarca se ha producido un incremento espectacular. En Elche con 2.122 personas que perdieron su empleo, en Crevillent 263 y 270 nuevos parados en Santa Pola. Esta localidad suele registrar unos datos muy buenos de ocupación en estas fechas, que arrastra las contrataciones de la Semana Santa y lo suma con los preparativos de la gran temporada alta del turismo en verano.

En esos datos conocidos esta semana, no se incluyen los trabajadores afectados por ERTES que no están en el paro técnicamente, aunque sí están cobrando un porcentaje de su sueldo de las arcas públicas. Estamos iniciando la fase de apertura o desescalada que desde luego no va a ser tan rápida como fue la caída y el empleo una vez más se resentirá.

Tardaremos en volver a la situación de partida. En estos duros momentos, cuando la crisis sanitaria está algo más controlada, aunque sigue siendo la prioridad en todo el mundo, debemos pararnos a reflexionar también sobre nuestro modelo económico, sobre sus fallos y sobre cómo gestionamos nuestra economía. Debemos hacerlo de manera individual, cada uno debería analizar lo que ha pasado en su casa, y también como sociedad lo que ha ocurrido en el mundo.

Desde el punto de vista individual, esta crisis ha demostrado que es necesario el ahorro y las cuentas saneadas, independientemente de que en un momento dado se recurra a otras opciones.

Hemos comprendido que es necesario un contrato digno, estable si puede ser y con todo declarado, pagado y cobrado. Me refiero a casos que he podido conocer muy de cerca estas semanas, donde hay empleadores que contratan por menos horas y pagan todas o casi todas las que se hacen en B. Aquí, la trampa para el empleado es la de siempre. O bien te dicen “ es lo que hay” o te chantajean con que es la única manera de cobrar determinada cantidad.

Hoy en día con la información de la que disponemos debemos evitar esos empleos pero es difícil encontrar a un trabajador que se niegue a ese chantaje porque necesitamos ese salario cada fin de mes. Ojo, también he conocido el caso inverso. La empleada pedía no tener todo por contrato a pesar de que se le ofrecía con insistencia.

Llegó el coronavirus y todo saltó por los aires

Son pequeñas circunstancias personales de las que está nuestra sociedad está repleta y sobre las que se debe trabajar, desde la cultura empresarial, desde la formación profesional y desde el ámbito de los valores. Que te lleves tu 200 euros más a casa cada mes y se lo quites a la hacienda pública es una pillería que solo puede entenderse si no comprendes el sentido de esa aportación. Es la que luego permite tener subsidios, pensiones y si me apuras, servicios públicos, hospitales y todo lo que representa el Estado del Bienestar.

Pero no solo hay que platearse de manera individual si eres empleado o empleador qué has estado haciendo. También la administración, la sociedad, la política, debe reflexionar sobre qué modelo económico hemos desarrollado y cómo se ha visto haciendo aguas a las primeras de cambio.

En la Comunitat Valenciana hay municipios que viven exclusivamente del turismo, o de la industria. Otros que han intentado, como Elche, abandonar la industria para volcarse en el turismo y muchos que han olvidado que al final lo que ha resultado mejor ha sido crecer y progresar con un modelo económico sostenible, arraigado al territorio y sin abandonar aspectos básicos como la producción agrícola que no solo sirve para vender tomates y melones.

Todo esto lo sugiero sin conocimientos de economía y sin saber cómo hay que lograr ese objetivo. Pero observar lo que ha ocurrido y ponerlo en relación a otras crisis y otras situaciones pasadas o que podrían venir me hace ver con toda claridad que no íbamos bien encaminados. Ni aquí ni en casi ningún lugar del mundo. De niños siempre pensamos que no moriremos nunca pero ya somos mayores para aventurar un poco lo que puede pasar y preparar nuestro mundo para ello.

Noticias relacionadas

next
x