Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

propuesta aprobada con 13 abstenciones y el voto en contra de unides podem

El bipartito de Alicante salva un presupuesto a revisar con el 'voto responsable' de la oposición

30/03/2020 - 

ALICANTE. El primer pleno telemático celebrado en el Ayuntamiento de Alicante a lo largo de la historia transcurre con el guión esperable por lo que respecta al resultado de la votación sobre el presupuesto de 2020: un documento que ya nace condenado a su actualización para incluir medidas frente a las consecuencias del impacto sobrevenido del coronavirus. Por lo pronto, PSPV-PSOE, Compromís y Vox han dado este lunes un voto de confianza al equipo de Gobierno, el bipartito compuesto por PP y Cs, al permitir que se apruebe su propuesta de planificación económica. Los tres grupos han reiterado la abstención por la que se decantaron en la comisión de Hacienda celebrada el pasado miércoles en un ejercicio de "responsabilidad" y "lealtad institucional" ante la situación de emergencia propiciada por la extensión del coronavirus. 

Unides Podem, por su parte, también ha sido coherente con la posición que manifestó en esa comisión y ha replicado su voto en contra con el argumento de que el escenario actual requiere de la elaboración de un nuevo presupuesto de consenso, en el que se incluyan ayudas a colectivos vulnerables, así como medidas de apoyo al tejido productivo para afrontar la salida de la crisis económica deparada por la pandemia. 

El presupuesto ha quedado aprobado, así, con 14 votos a favor (9 de PP y 5 de Cs) y 13 abstenciones (9 de PSPV-PSOE, dos de Compromís y dos de Vox), frente a los dos votos en contra de los ediles de Unides Podem. Todo, con el compromiso reiterado por el alcalde, el popular Luis Barcala, de que se abrirá un proceso de negociación para consensuar las modificaciones de crédito que sean necesarias con las que introducir esas iniciativas frente a la crisis económica y social generada por la propagación del virus. El bipartito ya trabaja, además, en la elaboración de un plan económico con medidas fiscales para las pymes vinculadas a los sectores más castigados por la paralización de la actividad: el comercio, la hostelería y las empresas turísticas. Esas medidas se harán extensivas también a los autónomos, no solo a pymes

En la defensa de la propuesta, la edil de Hacienda, la popular Lidia López, ha sostenido que los presupuestos no están "ni desfasados ni caducados" puesto que responde a la estructura orgánica del ayuntamiento y los gastos corrientes que se deben afrontar. Así, ha destacado que el capítulo 1, asciende a 105 millones, lo que representa el 40% del presupuesto, por ejemplo. Ha insistido en que aprobarlos es la mejor solución posible, frente a las peticiones de prórroga manifestadas por los grupos de la oposición, o la solicitud de que se elaborase una nueva propuesta. Por ello, ha instado a los cuatro grupos opositores que dejen de lado posiciones partidistas para apoyar un presupuesto que da respuesta a las necesidades de la ciudad.

El portavoz municipal de Vox, Mario Ortolá, ha reiterado que las cuentas propuestas por el bipartito "no nos gustan", puesto que incluyen "gasto supérfluo en subvenciones" o en materias como cooperación internacional o el área LGTBI. Ha apuntado que los presupuestos se elaboraron en un momento anterior a la crisis sanitaria, lo que ha considerado una situación sobrevenida. Por ello, ha llamado a dejar de lado intereses partidistas y diferencias ideológicas para abordar las próximas modificaciones de crédito que permitan adaptar las cuentas a esas nuevas necesidades. En esta línea, ha apuntado que esas necesidades seguirán marcando el presupuesto del próximo año.

El portavoz de Compromís, Natxo Bellido, por su parte, ha reprochado el retraso en la tramitación del presupuesto, que se anunció en octubre, y ha considerado que estaban desfasados y caducados "antes de la crisis del coronavirus". "Son unos malos presupuestos en los que el equipo de gobierno ha optado por no escuchar a nadie, puesto que no ha habido negociación política", ha apuntado. Sin embargo, ha incidido en que "estamos en un tiempo excepcional", de modo que Compromís ha considerado que "es momento de que la política sea útil". "Es momento de sumar y no solo por los alicantinos", ha subrayado, en alusión a los recortes en cooperación internacional que ha recriminado a la propuesta de PP y Cs. Pese a todo, ha confirmado que la coalición se abstendría por responsabilidad y lealtad institucional.

Su homólogo de Unides Podem, Xavier López, ha apuntado que la propuesta de planificación del bipartito "no nos gusta" porque "no se ha modificado ni un centímetro de su posición" sin que se haya recogido la oferta de mano tendida de la oposición para poder negociarlos. También ha incidido en que la propuesta está "desfasada", por lo que ha ratificado su voto en contra tras recordar que no existe ningún compromiso formal de que se vaya a tener en cuenta a la oposición a la hora de afrontar las modificaciones de crédito que puedan abordarse ahora. También ha señalado que no se ha querido concretar antes esos ajustes. Por ello, ha vuelto a solicitar que deje la propuesta sobre la mesa y ha solicitado la elaboración de unas nuevas cuentas. 

La portavoz de Cs, Mari Carmen Sánchez, ha defendido la propuesta como la mejor posible y ha recordado que incluye medidas como la rebaja del IBI, que supondrá un ahorro de cinco millones de euros al conjunto de la ciudadanía. Después, ha resaltado los avances en las áreas gestionadas por su formación, como el incremento presupuestario en Turismo, o la inclusión de fondos para la redacción de proyectos como el del centro de congresos, entre otros. Además, ha incidido en el compromiso reflejado en el área de Igualdad, con 30.000 euros para el área LGTBI o para combatir frente a la violencia de género. Así, también ha solicitado el respaldo de todos los grupos políticos.

El líder del PSPV-PSOE, Paco Sanguino, ha coincidido en que los presupuestos "no gustan a nadie" y en que no se han abierto a la negociación. Con todo, ha remarcado que "el mundo ha cambiado" por lo que ha defendido que su posición será la de ponerse a trabajar todos juntos. Así, ha enumerado las propuestas que su formación presentará para que se consideren a la hora de abordar las próximas modificaciones de crédito para incluir iniciativas frente a la crisis. Entre ellas, por ejemplo, la puesta en marcha de un plan general de emergencia coordinado con otras administraciones en el que se garantice que no se producirán cortes de luz y agua o que se pondrá en marcha un plan de empleo ad hoc desde la Agencia Local de Desarrollo. En esa batería de propuestas, también incluye la exigencia de un plan de higienización y desinfección, además del refuerzo en la asistencia social.

En el turno de réplica, Ortolá ha tendido la mano al bipartito, siempre que se prioricen las necesidades de los alicantinos. "Primero los alicantinos y los españoles, y después ayudaremos a quien lo necesite, no pediré perdón por defender primero a los nuestros", ha recalcado. Bellido ha incidido en la dificultad que supone para Compromís permitir que se apruebe "un presupuesto que hemos venido rechazando con tanta dureza", pero ha conminado a "dar la mejor respuesta posible" desde la unidad política a "un reto descomunal" como la crisis sanitaria actual.

López ha insistido en que Unides Podem no podía apoyar un presupuesto que no tuviese en cuenta la emergencia ambiental, ni la emergencia social, y que no cree en la oportunidad de fomento del empleo aprovechando la propuesta del Distrito Digital, o que no se respaldo a las pymes del comercio o la hostelería, por ejemplo. "No se ha tenido en cuenta ninguna de nuestras propuestas en ese sentido", ha incidido. Además, ha sostenido que la rebaja fiscal reivindicada por el bipartito es "una rebaja lineal" que no tiene en cuenta las desigualdades sociales.

Sánchez ha vuelto a defender que la propuesta es la mejor para la ciudad. Y Sanguino ha insistido en que debe tenerse en cuenta la participación de la oposición, puesto que no se ha considerado nada de lo que se ha planteado. Así, ha conminado al alcalde a precisar que va a procurarse esa unidad política. 

El alcalde, Luis Barcala, ha cerrado el debate para asegurar que "no sé si son los mejores del mundo, pero sí los mejores que Alicante tenía que tener y los que Alicante necesitaba cuando los elaboramos". "Las alternativas que se han propuesto son peores; devolver los presupuestos para elaborar otros, que estarían en marcha dentro de tres meses es perder, y eso no lo podemos hacer", ha apuntado. "No es momento de excusas, si no un momento de valentía; tenemos las herramientas para adaptarnos a la realidad excepcional que estamos viviendo", ha señalado.

Así, ha subrayado que ya se están adoptando medidas en las que se recogen iniciativas planteadas por el PSPV-PSOE y ha asegurado estar convencido de que "llegaremos a acuerdos porque compartimos el mismo objetivo común". "El equipo de Gobierno va a gobernar y la oposición deberá seguir fiscalizando, pero va a seguir funcionando ese foro que es la junta de portavoces para trabajar de manera conjunta", ha dicho.

Sobre las peticiones de acuerdo y consenso, ha asegurado que así será, puesto que el análisis es coincidente. "La prioridad es cortar el contagio; la segunda, las personas, en sus problemas cotidianos; la tercera, el aspecto económico, como los cierres que han afectado a miles de personas; y luego está el futuro", ha apuntado. "Debemos anteponer los intereses generales a los intereses partidistas", ha insistido. Con todo, ha apuntado que a grandes rasgos "estos presupuestos son los mismos que habrían hecho ustedes mismos, puesto que hay que pagar nóminas y la prestación de servicios". No obstante, ha subrayado que las cuentas se deberán modificar y que para ello se dispone de una situación de superávit a la que habrá que incorporar el remanente de crédito del presupuesto de 2019.

Por el momento, a la espera de que puedan introducirse esos próximos ajustes contables, el presupuesto asciende a 265 millones, lo que supone un incremento del 1,68% respecto a las cuentas de 2019 (4,32 millones más). La propuesta del bipartito reserva una partida de 15,7 millones para inversiones, 8,3 de los cuales corresponden a proyectos del programa de reurbanización de barrios del área de Las Cigarreras, cofinanciado por la Unión Europea como Estrategia de Desarrollo Urbanos Sostenible Integrado (EDUSI). Además, también promueve la reducción de la deuda financiera, de manera que, a finales de 2020 pueda descender en un 19%, al pasar de 7,5 millones a los 14,1. 

Las enmiendas de Unides Podem y Compromís, rechazadas por PP, Cs y Vox

Antes de que se votase sobre el fondo de la propuesta presupuestaria, los grupos políticos municipales de Compromís y Unides Podem han defendido sus respectivas enmiendas a las cuentas que no se aprobaron en la comisión de Hacienda, con el propósito de que pudiesen incorporarse durante la sesión plenaria. Así, Compromís ha vuelto a reclamar la construcción de una tercera escuela infantil municipal, o el aumento de la partida destinada a Cooperación Internacional, por ejemplo. También ha reivindicado el aumento de los fondos destinados a partidas rurales, que se detraerían del área de protocolo. Por último, su edil Rafa Mas ha reivindicado la construcción del centro comunitario de San Gabriel o de habilitar una partida para afrontar la compra del edificio del antiguo cine Ideal, por ejemplo.

Unides Podem también ha defendido sus propuestas de modificación del presupuesto para reclamar actividades de promoción cultural, fondos para un servicio de transporte marítimo a la Isla de Tabarca y para la adquisición del cine Ideal, además de otras iniciativas como el refuerzo de las partidas destinadas a la promoción de comercio y hostelería, entre otras. Igualmente, ha reiterado su propuesta para que se aumente la partida destinada a la ampliación del parque municipal de viviendas sociales.

Por su parte, el portavoz de Vox, Mario Ortolá, ha explicado que su formación había renunciado a reproducir la presentación de sus enmiendas al considerar que la opinión de los grupos políticos no iba a variar respecto a la comisión de Hacienda y ha abogado por ahorrar tiempo y recursos para poder destinarlo a "lo que resulta necesario". En esta línea, ha confiado en que se reorienten los fondos necesarios para apoyar al tejido productivo local y al cuidado de los mayores, en lugar de hablar de "subvenciones o de tortura animal, como acabo de escuchar ahora".

La portavoz de Cs, Mari Carmen Sánchez, ha defendido que el presupuesto es la mejor propuesta para la ciudad de Alicante como base para un proyecto a cuatro años. Así, ha insistido en que se introducirán las modificaciones que resulten necesarias y ha aplaudido la responsabilidad de Unides Podem y Compromís por seguir haciendo su trabajo de oposición.

El portavoz socialista, Paco Sanguino, ha vuelto a justificar la retirada de sus enmiendas, como ya se acordó en la comisión de Hacienda, al considerar que no sería coherente enmendar un presupuesto que no se considera adecuado en su totalidad. Con todo, ha apuntado que confía en que se tengan en cuenta las nuevas necesidades deparadas por la crisis sanitaria y ha tendido la mano al equipo de Gobierno para afrontar esos ajustes.

La edil de Hacienda, Lidia López, ha agradecido la altura de miras de PSPV-PSOE y Vox por la retirada de sus enmiendas y ha recordado que las enmiendas aceptadas están ya incorporadas al documento para señalar que las que se rechazaron no tienen sentido o no son prioritarios. Además, ha apuntado que otras apuntan a cuestiones que tienen un carácter plurianual, como ya se explicó en la comisión, por lo que "no tiene sentido reproducir esas enmiendas ahora".

En la réplica, tanto el edil de la coalición, Rafa Mas, como la edil de Unides Podem, Vanessa Romero, han defendido la reproducción de sus enmiendas por responsabilidad, al considerar que el bipartito ha mantenido su presupuesto cuando no es el adecuado del bipartito y, además, no recoge ninguna propuesta para atender la crisis sanitaria.

Al cierre de ese turno de intervenciones, el alcalde ha reconocido y ha agradecido el trabajo realizado por el conjunto de los concejales a la hora de formular enmiendas. En el momento de la votación, las enmiendas formuladas presentadas por Unides Podem han sido rechazadas por PP, Cs y Vox. Los ediles del PSPV-PSOE se han abstenido, mientras que los ediles de Compromís y Unides Podem las han aprobado. El resultado se ha reproducido por lo que respecta a las enmiendas formuladas por Compromís. Así, todas han quedado desestimadas por 16 votos, frente a cuatro votos a favor y nueve abstenciones, de modo que el presupuesto se ha mantenido en su integridad.

La sesión ha comenzado con la aprobación de un primer acuerdo de trámite, por el que se ha refrendado la posibilidad de que los plenos se desarrollen de manera telemática mientras dure la situación de emergencia sanitaria, además del resto de reuniones de los órganos en los que se adoptan decisiones municipales, como la Junta de Gobierno o la Mesa de Contratación, como informó Alicante Plaza. La propuesta ha quedado aprobada por unanimidad. En el debate de ese punto, todos los grupos políticos municipales han agradecido el trabajo de los técnicos del departamento de Informática por facilitar los medios necesarios para la celebración del pleno. Además, han insistido en reconocer la labor de los profesionales sanitarios y otros colectivos que siguen prestando servicios de emergencia durante la crisis sanitaria actual, como los trabajadores de los cuerpos de seguridad del Estado o los trabajadores de los supermercados, entre otros. 

Al reconocimiento se han sumado los representantes de los seis grupos políticos presentes en el pleno de la corporación, con intervenciones en las que han subrayado distintas particularidades. Entre ellas, el portavoz de Unides Podem, Xavi López, ha subrayado, por ejemplo, el papel de los servicios públicos para responder frente a situaciones de emergencia. El portavoz socialista, Paco Sanguino, ha destacado que "hoy todo el mundo somos servidores públicos al margen de cuál sea nuestra profesión". El alcalde, Luis Barcala, por su parte, ha agradecido el comportamiento ejemplar de la ciudadanía de Alicante y ha lanzado un mensaje de esperanza, al sostener que "de esta saldremos y saldremos todos juntos". Además, ha insistido en que "el Ayuntamiento no va a dejar a nadie atrás".

Noticias relacionadas

next
x