X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Asegura que no se va a consentir que se baje el ritmo

Barcala requiere a la UTE de la limpieza para que refuerce el servicio y cumpla la programación

17/07/2019 - 

ALICANTE. Otra vez a vueltas con el servicio público de limpieza viaria en Alicante. El alcalde, el popular Luis Barcala, se ha referido este miércoles a las quejas expresadas tanto por la Asociación Provincial de Hoteles de Alicante (APHA), como por los grupos municipales de PSPV-PSOE y Compromís, para señalar que se ha requerido a la empresa concesionaria del servicio de limpieza, UTE Alicante (compuesta por FCC, Ferrovial, Grupo Cívica e Inusa), para que refuerce el servicio de acuerdo a la programación prevista y que se mantenga el ritmo de trabajo demostrado durante las pasadas fiestas de Hogueras. 

Tras participar en el acto de descubrimiento de una placa de reconocimiento dedicada al párroco y rector de la Basílica de Santa María de Alicante, Antonio Vivo, fallecido en 2018, Barcala ha asegurado que se ha reaccionado aumentando la inspección y la exigencia en el cumplimiento de las obligaciones del pliego por parte de la concesionaria, además de no descartar sanciones en el caso de que se hubiese producido incumplimientos.

"Nos sorprendió que después de una magnífica campaña en Hogueras, tuviéramos la sensación de que se había bajado el ritmo de limpieza", ha comentado el primer edil, quien acto seguido ha explicado que "estamos manteniendo reuniones con la UTE para supervisar la programación prevista". "Se ha reaccionado, se refuerzan todos los servicios de nuevo y empezaremos a ver ese nivel de limpieza que habíamos conseguido poco a poco, porque es un asunto complicado cambiar de la noche a la mañana", ha resaltado Barcala.

En esta línea, ha asegurado que "lo que no vamos a consentir es que se baje el ritmo" y que "este trabajo de limpieza debe ajustarse a la programación prevista no solo en las zonas turísticas sino en todos los barrios de la ciudad". El primer edil ha resaltado finalmente que por todo ello "se ha procedido a reforzar la inspección por parte del Ayuntamiento, que es nuestra obligación, y a exigir el cumplimiento del pliego por parte de la UTE para atender las obligaciones del servicio".

Las críticas del PSPV-PSOE

Por su parte, el portavoz del grupo socialista, Paco Sanguino, ha manifestado, un día después, que durante un año entero el señor Luis Barcala "no se ha cansado de repetir que la ciudad de Alicante estaba más limpia y que con solo unos meses se había hecho más que el tripartito en tres años". "Pues bien, ahora, que ya no estamos en periodo electoral, reconoce el fracaso en la limpieza de Alicante tras el tirón de orejas que le ha dado la Asociación Provincial de Hoteleros de Alicante. Parece que sus campañas de marketing y de imagen eran solo eso, campañas. Eso sí, la culpa es de la contrata de basura, empresa que se quedó con el servicio gracias al PP de Sonia Castedo en 2013. La suciedad se acumula en el centro y zonas de especial interés turístico de la ciudad, ni que decir tiene cómo tienen los barrios, totalmente abandonados", ha añadido.

En esta línea, según ha apuntado a través de un comunicado, "los socialistas nos preguntamos dónde están esas campañas que se han vendido durante un año a bombo y platillo". El concejal socialista, Raúl Ruiz, ha añadido que "solo se ha buscado mejorar la imagen del alcalde, no de la ciudad. El señor Barcala no puede esconderse detrás de un supuesto comportamiento incívico cuando ha sido su falta de diligencia la que ha permitido que la UTE incumpla sistemáticamente con las condiciones técnicas del pliego". Y ha añadido que "cuando el PP llegó al gobierno separó los servicios de Medio Ambiente y de Limpieza, asumiendo la responsabilidad de la educación y divulgación medioambiental cuando la propia empresa adjudicataria era quien debiera impartirla".

Ruiz ha recordado, por lo que significó en su momento, "una campaña de limpieza titulada 'Alicante es mi casa', en la que aparecía el señor alcalde y su entonces edil de Limpieza, en febrero de 2019, en un sofá en la Explanada en una acción puramente electoralista". Según Ruiz, todo el gasto corrió a cargo de la UTE de limpieza, pero no se ha cumplido ni la tercera parte de lo que prometía esa campaña. "En lugar de invertir el dinero público para la formación y divulgación, a la que obliga la contrata, se prefirió invertir en una campaña para mayor gloria personal del alcalde a puertas de unas elecciones pagada con el dinero de todas y todos los alicantinos", ha apuntado. 

Es más, ha recalcado que "Manolo Jiménez en un debate de campaña afeó que durante la gestión del tripartito habían hasta ratas a la vez que se llevaba las manos a la cabeza, mi pregunta ahora es: ¿Y qué hacemos con las ratas de la gestión del bipartito?". Igualmente, ha insistido en que "Ciudadanos, socio preferente del Gobierno municipal -el otro, al que intentan esconder, es Vox-, afirmaba a través del edil Antonio Manresa, ahora miembro del equipo del Gobierno, que 'los ciudadanos pagamos 35 millones de euros al año por este servicio esencial y se merece un cambio de 180 grados en materia de limpieza'. ¿Es que ahora ya no le importa que la ciudad esté sucia porque el concejal Manresa forma parte del Gobierno? La persona que se sienta  a la derecha de Barcala es Mari Carmen Sánchez, que se cansó de repetir durante la campaña que 'Alicante tenía mugre incrustada' y que era de las ciudades más sucias de España", ha concluido.

Noticias relacionadas

next
x