Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

la fortaleza medieval que sirvió para erigir la ciudad declarada en ruinas

'Retazos' de historia: Elda reabrirá en 2022 las puertas de su Castillo después de casi quince años

9/08/2020 - 

ELDA. El patrimonio que 'sustenta' a la ciudad de Elda se ha ido construyendo piedra a piedra, y con mucho mimo. Nunca mejor dicho. La panorámica de la cuna del calzado está a punto de recuperar uno de sus signos emblemáticos, el Castillo. Elda va a volver a 'poner en pie' la que es la segunda fortificación más grande de la provincia, después de Santa Bárbara. Un proyecto que se ha tomado a modo de reto personal el concejal de Patrimonio y Memoria Histórica de la localidad, Amado Navalón, desde que entró al equipo de gobierno en 2015, solo un año antes de que se perfilara la que será la inminente fisionomía del Castillo de Elda a través de un plan director, y que guarda como prioridad dar valor a la infraestructura. 

"Es una satisfacción ver que las cosas que quieres se van haciendo", insiste el edil. Recuerda que hace casi quince años que el castillo no se visita, desde el 2007. "Se declaró en ruina, y solo ha podido acceder desde entonces personal autorizado", apunta. La historia se corresponde con la de un castillo medieval, como otros tantos de la zona, de origen mozárabe. "La familia Coloma, validos al servicio de Carlos I y Felipe II, lo compra. Se convierte en un castillo-palacio para ellos. Cae en desgracia porque se expropia con la Desamortización de Mendizábal. Elda, que tanto lo quiere, lo utiliza de cantera, y de almacén de construcción, saca toda la piedra y las bigas para construir las casas de la ciudad", explica. "La ruina realmente del castillo llegamos a ser los propios ciudadanos. El constructor que lo compra lo usa para vender piedra, madera, y entra en un estado crítico", apunta. 


Unos 'retazos' de historia viva, que se pueden ver casi en cada rincón de Elda, y que quieren volver a su estado original. Pero, ¿de qué fecha data la primera instantánea de la fortificación medieval? El testimonio fotográfico se remonta a 1858. "Cuando se inaugura el trazado férreo entre Madrid y Alicante, la primera línea regular en España con desembocadura en el mar, con el reinado de Isabel II. Hay un fotógrafo que va siguiendo las paradas y retratando cada pueblo", recuerda Navalón. "Hay una imagen desde la estación donde se ve el Castillo de Elda en un estado ya ruinoso, aunque todavía con su torre y su antemural". En el contexto fotográfico, también la antigua iglesia "no quemada" de Santa Ana y el convento franciscano, posterior manicomio provincial, en el barrio de La Cabeza, "todo en alto". Será un poco más tarde, en los años noventa, cuando el Ayuntamiento compre la fortificación, actuando en la torre y la parte superior del fortín. "Desde ese momento, el Castillo cambia de signo". Con el plan director en la primera legislatura del edil, se completan las fases. "Realmente están diseñadas antes del plan, ahora estamos en la fase 1 y parte de la dos. El antemural, la A4, está a punto de acabarse", insiste el concejal de Patrimonio de Elda, justo cuando acaba de aprobarse esta semana el contrato para licitar las obras que reconstruirán la puerta de acceso principal de manera íntegra. 

"Lo único que le falta es darle un tratamiento a la piedra, y que se quede con el mismo material que había en el siglo XV y XVI". No obstante, entre los años noventa y la fecha actual ha habido unos trabajos 'intermitentes'. "En el 2014 la Conselleria da una subvención para hacer ese antemural pero sale por un coste infravalorado y la empresa lo denuncia, diciendo que quiere modificarlo; se soluciona en 2015, aunque queda por acabar, y es en lo que estamos", recuerda Navalón. Tras la finalización del antemural, a la que se acaba de dar luz verde por un importe de 65.000 euros, el tercer paso será el arco de la puerta. "Se hará una delimitación interior, con vallado, para poder visitar el Castillo, queremos adecentar el entorno". De hecho, el Ayuntamiento de Elda está pendiente de recibir el 1% cultural del Ministerio de Cultura, para la restauración de la barbacana y los accesos al mismo. "Si no nos lo dan, hay recursos propios, aunque la idea es que nos den dinero, porque es un gran reto como para que nos apoyen", insiste Navalón.

Dos años para una nueva fisionomía, la original

El objetivo que se marca el Ayuntamiento de Elda para 2021 tiene que ver con la torre albarrana, la avanzada, que supuestamente se encuentra junto al acceso principal del Castillo. "Hay que excavar para descubrirla, sería delimitarla". La antesala para que sea otra vez visitable en 2022, fecha tope fijada por el Consistorio eldense. "Hay un solar propiedad municipal para hacer el proyecto más grande, debajo hay un cementerio árabe, datado. Entre este año y el que viene queremos quitarle la valla y poner una simulación del cementerio, acondicionarlo", avanza Navalón. "La idea es terminar esta legislatura y ver detrás del Ayuntamiento otra cosa distinta a lo que vemos ahora", remarca. 

Poner en valor la calle Espoz y Mina, Virtudes y Castillo, como añadidos. Por otra parte, una cuestión estratégica muy demandada por los ciudadanos desde hace quince años que ha contado con un "esfuerzo" de la Concejalía. "Hemos reservado 140.000 euros, 65.000 para la puerta, además de para el tema de la restauración de los hornos de El Monastil", ha señalado el concejal de Patrimonio. El objetivo final no cambia: devolver al Castillo de Elda al lugar que merece, después de tantos años.

Noticias relacionadas

next
x