X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Otro fracaso pese a los tres cambios en banquillo

20/05/2018 - 

ALICANTE. El Hércules CF cerró la temporada 2017/18 con un nuevo fracaso, ya que no logró clasificarse para la promoción de ascenso ni la Copa del Rey, a pesar de los tres entrenadores que pasaron por su banquillo para corregir una trayectoria que comenzó desviada desde el principio.

El primer proyecto de Javier Portillo como director deportivo y de Juan Carlos Ramírez como presidente, aunque en febrero dio el relevo en el palco a Quique Hernández, completó una de las peores temporadas del club en su historia moderna, ya que tras partir con la intención de pelear por el campeonato de grupo el Hércules acabó en décima posición tras ganar menos partidos que nunca en la categoría.

Pese a contar con una plantilla repleta de jugadores ilustres y de algunos jóvenes con gran futuro, el equipo alicantino nunca dio la sensación de poder pelear el campeonato y su objetivo quedó reducido a la cuarta plaza, posición en la que solo estuvo dos jornada durante el curso.

Los males del Hércules tuvieron su génesis en la misma pretemporada, ya que el club paralizó cualquier planificación deportiva hasta cerrar un acuerdo de pago con la Agencia Tributaria que, finalmente, nunca llegó a concretarse.

El inmovilismo provocó que primeras opciones, como Paco López, actual entrenador del Levante, acabara por descartar la posibilidad de entrenar al equipo a pesar de tener un acuerdo verbal con la entidad. Algo similar sucedió con varios jugadores, que ante la parálisis de la entidad apostaron por otras opciones.

Finalmente, el Hércules apostó por al argentino Gustavo Siviero para su banquillo y completó la plantilla con jugadores contrastados con pasado en la entidad, como el portero Falcón y el defensa Samuel, además de fichar a otros futbolistas veteranos de prestigio, como Juli, Santamaría y Óscar Díaz, entre otros.

Desde las primeras jornadas el Hércules volvió a pecar de falta de gol, un mal endémico desde su regreso a Segunda B. Además, varios errores defensivos graves le costaron puntos, sobre todo en el tramo decisivo de la competición, algo que fue una constante en el campeonato.

Siviero, pese a ganar 3-2 al Peralada, fue destituido en la novena jornada para intentar rectificar la deriva de un equipo que pareció corregir el rumbo tras el fichaje de Claudio Barragán.

El valenciano logró encadenar varias jornadas sin perder y dos victorias seguidas, lo que permitió al Hércules entrar en zona de promoción durante dos jornadas, poco antes del parón navideño.

El Hércules no perdía, pero solo sumaba empates, lo que le fue distanciando jornada a jornada de la cabeza. En el mercado de invierno el club apostó por José Fran y Candela, dos alicantinos con experiencia en Segunda B, para equilibrar la plantilla, pero el equipo apenas notó mejoría.

Otra vez la falta de gol y varios errores en los finales de los partidos descolgaron al Hércules, que recurrió a Josip Visnjic, ex jugador y ex entrenador, para intentar la remontada a trece jornadas del final.

La ligera mejoría experimentada con el serbio no fue suficiente, porque al Hércules, pese lo asequible de la cuarta plaza, falló en el momento clave, tanto fuera como en casa.

Algunas decisiones arbitrales que no le favorecieron y varias salidas en falso ante los equipos de la cola acabaron por sepultar las opciones del equipo alicantino, que nunca llegó a creerse ni a demostrar ser un firme candidato al ascenso.

Noticias relacionadas

next