Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

La innovación como vector de crecimiento y futuro

30/11/2020 - 

ALICANTE. "Como una oportunidad para innovar", así ven los agentes implicados en esta tarea la actual situación económica y social presidida por la pandemia del coronavirus.

Alicante Plaza, en colaboración con REDIT, la Red de Institutos Tecnológicos de la Comunitat Valenciana, sentaba en una mesa este martes a empresarios y Administración para hablar de innovación y, más concretamente, de esta como vector de crecimiento. Pablo Cañizares, presidente de Instituto Tecnológico de Producto Infantil y Ocio (AIJU) y gerente de Juguetes Picó; José Amat, vicepresidente de Instituto Tecnológico del Calzado (INESCOP) y consejero de Magrit; León Grau, presidente de Instituto Tecnológico del Textil (AITEX) y director general de Hilaturas Miel; César Orgilés, vicepresidente de REDIT y consejero técnico de INESCOP; Perfecto Palacio, presidente de la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana Alicante (CEV Alicante); Olivia Estrella, secretaria general de la Agencia Valenciana de la Innovación (AVI); y Sonia Tirado, directora general de Innovación, debatían sobre el papel que en la actividad económica, empresarial y en una sociedad sacudida por la pandemia tiene la innovación.

Innovar está íntimamente ligado a la actividad empresarial y no consiste solo en digitalizar 

Ni hay empresas sin innovación, ni esta se circunscribe solamente a la digitalización. Así lo entienden los empresarios, como el eldense José Amat, vicepresidente de INESCOP, quien recalcó que "no hay empresas sin innovación" y que "las empresas que no innovan no van a funcionar", al tiempo que insistió en que la innovación no puede circunscribirse al ámbito tecnológico. "Todas las empresas innovan, todos trabajamos para el futuro e innovar no es solo digitalización, también puede ser una manera nueva de vender, es decir, abarca todo el ámbito de la empresa y la actividad, es la manera de vivir nuestras empresas", aseguró el empresario, algo en lo que coincidieron sus compañeros de mesa, hasta el punto de que el presidente del AIJU, Pablo Cañizares, abogó por "aspirar a que las empresas no hablen de innovación, que esta sea algo cotidiano", algo que en el sector del juguete está asentado desde sus orígenes "y gracias a eso ha funcionado", insistió el gerente de Juguetes Picó.

El máximo representante de AITEX, León Grau, precisamente recuerda que para su sector la innovación ha sido clave para sobrevivir en un mercado hiperagresivo, en el que no todos siguen las mismas normas de juego: "solo sobreviven las empresas que innovan, pero no solo que crean nuevos procesos, también las que buscan nuevos mercados, crean nuevos productos y además consiguen que estos tengan impacto en el mismo", señala el director general de la mutxamelera Hilaturas Miel, que incide en algo ya planteado por José Amat: "cuando hablamos de innovar, hablamos de introducir algo nuevo que hace que todo se mueva, pero es fundamental que tenga éxito", dice el también consejero de la enseña de calzado Magrit. 

El vicepresidente de la CEV, el empresario alicantino Perfecto Palacio, pone el acento en el valor añadido que ha de aportar la innovación: "es cambiar la forma de hacer las cosas para hacerlas mejor. Tiene que servir para mejorar. La innovación ha de aportar ventajas competitivas y ser productiva; así se genera empleo, bienestar".

La crisis del Covid-19 y la innovación

La crisis derivada de la pandemia del Covid-19 ha supuesto un antes y un después en todos los ámbitos. En el caso de la provincia de Alicante, dos sectores claves de su economía como son el turismo y los servicios se están viendo seriamente afectados.

Preguntados por el impacto que provocó la llegada de la pandemia y qué medidas entienden que se deberían adoptar para tratar de salir más fortalecidos de esta crisis, los empresarios tienen claro que antes de hablar de medidas es necesario hacer "un ejercicio de supervivencia". Así lo mantiene Perfecto Palacio, quien entiende que noticias como la disponibilidad de las vacunas ayudarán sin duda en la recuperación del turismo, lastrado por factores totalmente externos como "la movilidad", un sector que cree que puede aprovechar el momento para innovar con "nuevas formas de gestionar, de relacionarse con el cliente" insiste el presidente de CEV Alicante que, eso sí, recuerda que antes de la pandemia ya había empresas cuya viabilidad estaba en entredicho, por lo que no se le puede echar toda la culpa al Covid-19 y, al tiempo, pide que se intente salvar "a aquellas que tienen viabilidad; habrá que analizar muy bien dónde destinar las ayudas".

León Grau recuerda que el sector textil fue declarado actividad esencial y que las primeras medidas que adoptaron fueron, además de las dirigidas a proteger a los propios trabajadores, "buscar soluciones dirigidas a preservar la salud" como la fabricación de los EPI: "80 empresas se han dedicado a hacer mascarillas cuando no éramos productores finales e innovamos con la creación de una mascarilla que le cambias el filtro cada ocho horas". En la misma línea se manifiesta Pablo Cañizares, con la adaptación de la producción a las necesidades ("La pandemia nos obligó a ser flexibles o ágiles [...] lo primero que hicimos fue no quedarnos a esperar a que nadie nos dijera lo que teníamos que hacer") y José Amat: "ante la pandemia, la primera innovación que introducimos fue parar la actividad para preservar la salud de los empleados y la segunda, abordar cómo retomar los proyectos que teníamos en marcha. Esto no podía y no puede parar".

César Orgilés, por su parte, pone el acento en que "la Red de Institutos demostró la agilidad que requería la situación dando respuesta a la necesidad de respiradores o los EPI y sacando numerosas soluciones al mercado en tiempo récord. Ello fue posible  gracias al apoyo que desde el IVACE se presta a los centros en el desarrollo de casi 900 proyectos de I+D+i anualmente, y que, en este caso, se concretaron en casi 40 soluciones tecnológicas orientadas a paliar las consecuencias de la pandemia".

Por lo que se refiere a la AVI, la crisis sanitaria obligó a introducir "cambios en la actividad diaria en colaboración con los agentes del sistema valenciano de innovación" entre los que su secretaria general, Olivia Estrella, destaca "la llamada extraordinaria para encontrar soluciones, sistemas de higiene, limpieza, respiradores", iniciativas que luego fueron evaluadas, estando varias de ellas en marcha; "la redefinición de algunas actividades de las conocidas como unidades científicas de innovación empresarial, buscando un sistema de detección de coronavirus"; o la búsqueda de soluciones a medio plazo en el seno de los "comités estratégicos donde están representados Universidades, los Institutos Tecnológicos y las empresas" como, por ejemplo, "en relación a la movilidad en el transporte público".

Sonia Tirado, directora general de Innovación, apunta que "en el momento en que estalla la pandemia la respuesta del Consell fue atender la emergencia sanitaria, también encontrando respuestas específicas e inmediatas a través de la innovación" y recuerda la "llamada a proyectos de innovación" que ha conducido a que "41 proyectos se hayan beneficiado de unos tres millones de euros de financiación". Ahora bien, Tirado insiste en que "la respuesta a la pandemia no puede circunscribirse a esas decisiones aisladas adoptadas durante los momentos más duros" y de ahí "el plan de recuperación en el que trabajamos en coordinación con todos los actores; una estrategia valenciana de recuperación que ha servido para la elaboración de los presupuestos, la RIS3, la Estrategia de Especialización Inteligente en Investigación e Innovación que resulta clave para la obtención de los fondos FEDER".

En ese contexto, "las acciones dirigidas a la digitalización de las empresas y a la extensión de las infraestructuras de conexión a lo largo de todo el territorio, el impulso de los territorios inteligentes sostenibles y una estrategia de digitalización inteligente" serían las tres líneas de trabajo a seguir ahora por parte del Consell.

La innovación para salir de la crisis

Respecto al plan de recuperación, Pablo Cañizares insistió en que "las condiciones del mismo han de ser asumibles por el empresario", mientras que José Amat explicó que es más necesario "un plan de fortalecimiento": "Primero habrá que salvar lo que tenemos, porque el mercado se va a volver a expandir. Nuestra resiliencia está más que demostrada. No necesitamos que nadie nos empuje; necesitamos un plan de fortalecimiento".

Perfecto Palacio, por su parte, advierte del problema que representa que la legislación "esté a años luz de nuestra capacidad de innovar" algo en lo que le secunda Pablo Cañizares, quien muestra su preocupación por que "la burocratización ralentice la recuperación" y, por extensión, "lastre nuestra competencia".

José Amat puso el foco en la falta de incentivos fiscales que, en su opinión, "hace que las empresas no inviertan más", mientras que León Grau abogó por la reforma de impuestos como el IAE o del Estatuto de los Trabajadores, porque "para innovar hace falta caja y el IAE o algunas previsiones del Estatuto de los Trabajadores penalizan el crecimiento; limitan la capacidad económica de las empresas".

Ante esas demandas, Sonia Tirado, la directora General de Innovación, insistió en que, "cuando se habla de cambio de modelo productivo, se refiere a un cambio de la manera de producir, de hacer las cosas de manera diferente", porque "la innovación no es solo tecnológica pues muchas empresas están digitalizadas, es cambiar procesos". Reconoce que "es necesario acelerar la modernización de la Administración" e insiste en que "el 64% de las empresas no hace innovación y son esas precisamente las que están cerrando; las empresas que se adaptan a los tiempos son las resilientes, de ahí que no podamos dejar la innovación para mañana".

Olivia Estrella, por su parte, puso el acento en la Alianza de Tecnologías Innovadoras, Inndromeda, una colaboración público-privada que impulsa la AVI y cuyo papel considera clave en este momento pues está dirigida "a asesorar, formar y promueve acciones de apoyo a la inversión".

Noticias relacionadas

next
x