X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

sainete de las entradas de paterna

Esto es lo que denuncia el Hércules ante la Generalitat y a la Comisión Antiviolencia

16/11/2018 - 

ALICANTE. Desde el artículo 14 de la Constitución para abajo. 

El Hércules considera que el Valencia discriminó a los alicantinos que el pasado 14 de octubre querían asistir al partido de su filial con el conjunto blanquiazul, al no venderles entradas por razón de su procedencia. Es decir, contravino el citado artículo 14 de la Constitución y con ello desde la normativa estatal para la prevención de la violencia en el deporte, a la autonómica reguladora de esa actividad y la que rige en la celebración de espectáculo públicos. Así lo pone de manifiesto en un escrito de denuncia que, como el miércoles adelantaba Alicante Plaza, ha motivado la apertura de un expediente por parte de la Consellería de Cultura y Deporte que, a su vez, ha dado parte del mismo a Presidencia, concretamente a la Agencia de Seguridad y Respuesta a las Emergencias para que instruya un segundo y, en su caso, sancione al club che.

En su denuncia el Hércules alude, por ejemplo, al artículo 10.1 del Decreto 2/2018 del Consell por el que se regulan las entidades deportivas de la Comunitat Valenciana, que viene a reproducir en artículo 14 de la Carta Magna vinculándolo con la actividad de las entidades deportivas de la Comunitat y a los artículos artículo 109, 112, 113 y 115 de la Ley 2/2011 del Deporte y la Actividad Física de la Comunitat Valenciana, en los que se recoge como infracción la citada conducta y el régimen sancionador aplicable: estamos hablando desde multas que pueden llegar (acumulativamente) a los 600.000 euros, a la clausura de la instalación o la pérdida de la autorización administrativa, además de la obligación de indemnizar a los perjudicados.

El Consell Valencià de l'Esport es el órgano encargado de instruir este primer expediente que se encuentra ya en fase de alegaciones. Pero habrá un segundo porque como el Hércules apunta también en su denuncia, el artículo 102.2 de la citada Ley del Deporte y la Actividad Física de la Comunitat Valenciana remite, para todo lo no regulado en la misma, a la legislación de la Generalitat en materia de espectáculos públicos, actividades recreativas y establecimientos públicos, un ámbito que es competencia de Dirección General para la Agencia de Seguridad y Respuesta a las Emergencias y viene reglado en la Ley 14/2010 de Espectáculos Públicos, Actividades Recreativas y Establecimientos Públicos. Y precisamente el artículo 51.9 de esta ley califica como infracción grave "el ejercicio del derecho de admisión de forma arbitraria, discriminatoria o abusiva o cuando se vulnere lo previsto en el artículo 14 de la Constitución". Y sí, en este caso también encontramos un régimen sancionar con multas de hasta 300.000 euros, clausuras temporales y cierres definitivos de los recintos, por ejemplo.

Comisión Antiviolencia

Además de a la conselleria de Cultura y Deportes, el Hércules remitió por correo certificado el citado escrito de denuncia a la Real Federación Española de Fútbol y Síndic de Greuges que, como ha contado este medio, se han declarado incompetentes, a diferencia de la Oficina Nacional de Deportes: el club blanquiazul también puso los hechos del pasado 14 de octubre en conocimiento de este organismo dependiente de la Comisaría General de Seguridad Ciudadana del Cuerpo Nacional de Policía, cuya función es la prevención de la violencia en los espectáculos deportivos y que, en consecuencia, se encarga de dar traslado a la Comisión Estatal contra la Violencia, el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia en el Deporte de aquellas conductas (normalmente recogidas en las diferentes actas policiales que se levantan con motivo de un acontecimiento deportivo, pero también denuncias de personas físicas y jurídicas) que entienda que son merecedoras de análisis por si cabe proponer al Ministerio del Interior alguna sanción para los autores, de acuerdo con la Ley 19/2007 contra la Violencia, el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia en el Deporte. 

Para el Hércules el Valencia incumplió sus obligaciones como responsable del partido, concretamente no adoptó las medidas necesarias para evitar actos violentos, racistas, xenófobos o intolerantes (artículo 3.2), haciendo referencia el club blanquiazul a la figura del coordinador de seguridad del Antonio Puchades (artículo 14).

Además de este escrito de denuncia, a Antiviolencia también llegó días atrás desde la Subdelegación del Gobierno en Alicante una denuncia de dos de los aficionados afectados por la peculiar decisión adoptada por el Valencia de no vender entradas a residentes en la provincia de Alicante. Se trata de dos vecinos de Monforte del Cid que previamente interpusieron ante la Fiscalía de la Audiencia de Valencia otra denuncia contra el club che, esta por la presunta comisión de un delito de odio.

Noticias relacionadas

next