X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 26 de marzo y se habla de alicante infraestructuras vox alicante benidorm

Un vaso blanquiazul medio lleno

El Hércules despide un 2018 que empezó mal, continuó peor, pero en su último tercio mejoró invitando a mirar al futuro con optimismo

31/12/2018 - 

ALICANTE. El Hércules CF despide un 2018 en el que tampoco logró salir del pozo de la Segunda B, si bien es cierto que lo hace mirando al futuro inmediato con optimismo. 

El año arrancó mal y continuó peor: los cambios en el banquillo (Gustavo Siviero había iniciado el curso liguero, pero en octubre ya había sido sustituido por un Claudio Barragán que en febrero tuvo que dejar su sitio a Josip Visnjic) y fichajes de enero (una vez más se suspendió la asignatura del gol también en los exámenes de recuperación) no permitieron al club blanquiazul enderezar el rumbo en lo deportivo, quedándose fuera de la disputa del 'play-off' por segundo curso consecutivo, mientras que en los despachos la deuda con la Agencia Tributaria siguió estrangulando el día a día y, por si con ello no fuera bastante, las primeras resoluciones relativas al litigio con la Comisión Europea fueron de todo menos favorables a los intereses de la entidad del Rico Pérez

No obstante, fiel al espíritu de superación de su fundador, 'El Chepa', y gracias al bolsillo de Enrique Ortiz y Juan Carlos Ramírez, todo hay que decirlo, el Hércules se levantó de la lona por enésima vez: Javi Portillo armó en verano el equipo más competitivo en cinco años, poniéndolo en manos de un carismático Lluís Planagumà, con el que los blanquiazules no solo han demostrado en la primera vuelta que pueden competir con solvencia por ocupar una de las cuatro primeras plazas a la finalización de la jornada 38, también pelear el campeonato hasta el último minuto.

Institucionalmente la cosa dista mucho de ser idílica, pero no porque el club lleve trimestre y medio sin presidente. El Hércules cierra el 2018 como uno de los mayores morosos de Hacienda y el desenlace del litigio con Bruselas sigue siendo incierto, si bien los últimos fallos de Luxemburgo han sido sensiblemente favorables a los intereses del club.

El ascenso continúa siendo el camino ideal para encauzar esos problemas y afrontar los que a buen seguro vendrán (la Liga de Fútbol Profesional espera al Hércules con tal lista de exigencias que una vez satisfecha estará más que justificada una segunda fiesta en Luceros). Como casi todos, el equipo de Planagumà tiene carencias, pero hasta la fecha ha demostrado su capacidad para alcanzar ese tan ansiado como necesario objetivo y buena muestra de ello es la afluencia de público al Rico Pérez, significativamente superior a temporadas precedentes. 

Noticias relacionadas

"error material manifiesto"

El Hércules alega contra la expulsión de su delegado

Por  - 

Espera que la Jueza Única de Competición aprecie "error material manifiesto" del árbitro del choque contra el Olot y Quique Sala eluda la sanción de hasta cuatro partidos de suspensión que se contempla en el artículo 127 del Código Disciplinario.

next