X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

El primer año como accionista del Hércules ya le salió a pagar a Zassh Tecnológica

29/10/2019 - 

ALICANTE. Con pérdidas de 78.000 euros cerró Zassh Tecnológica el ejercicio 2018, el primero en el que por entero era accionista del Hércules, tras adquirirle al Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) su paquete de acciones del club blanquiazul (que entonces representaba el 15,07% del capital social) y la deuda de más 15 millones que mantenía la Fundación del Hércules con el banco del Consell.

El 18 de diciembre de 2017 se formalizó ante notario el traspaso de la titularidad de ese paquete de acciones y del derecho de crédito que mantenía el IVF contra su Fundación, cuyo principal ascendía a más de 15,4 millones de euros. Zassh abonó 508.150 euros, más la totalidad de los gastos vinculados al procedimiento 582/2014 de ejecución de títulos no judiciales que se sigue en el Juzgado de Primera Instancia nº 7 de Alicante y que ascendían a unos 100.000 euros

Una análisis de la cuentas de esta sociedad en el ejercicio que arrancaba 13 días después (cuentas depositadas la semana pasada en el Registro Mercantil), permite concluir que Zassh cuenta con un activo de 4,3 millones de euros, de los que 3,5 son inversiones financieras a largo plazo (valora las acciones del Hércules en 3,65 millones) y cerró ese ejercicio 2018 con un patrimonio neto negativo de 80.000 euros.

A nadie le escapa a estas alturas que lo de Zassh fue una jugada cocinada por Enrique Ortiz y Juan Carlos Ramírez (que se sirvieron de Quique Hernández y Javier Portillo como intermediarios) para que su oferta al IVF (que tras dos subastas fallidas insistía en deshacerse de los activos ligados al club blanquiazul) fuera vista de otra manera y, por extensión, lograr alejar de manera definitiva el Hércules de las garras del Consell. Es decir, el que aquella sociedad perdiera dinero en su primer ejercicio completo como accionista del club del Rico Pérez y máxima acreedora de su Fundación no puede sorprender porque se trataba de una inversión ligada a una entidad sumida en las catacumbas del fútbol español y a la que tanto Ortiz como Ramírez le inyectan una media de dos millones de euros por ejercicio para cubrir pérdidas (y en ese año 2018, además, aceptaron canjear 3.138.897 euros que les debía el club por acciones que es lo mismo que decir que perdonaron deuda). Ahora bien, un repaso a la hemeroteca permite también concluir que, además de seguir el Hércules en Segunda B (vivo gracias a la respiración asistida de Ortiz y Ramírez), en Zassh sí hubo cambios pero no el más importante. 

No todo cambia en Zashh

Zashh era una sociedad zombi de Enrique Ortiz. Creada a finales de 2005, domiciliada en las oficinas que el Grupo Cívica y con el "alquiler de bienes inmobiliarios por cuenta propia como objeto social", cuando en 2018 se hizo con las acciones del Hércules hacía cinco años que no presentaba cuentas y tenía a Virgilio Ortiz, el hermano de Enrique, como administrador y al cuñado de este, Enrique Carratalá, como apoderado. 

Meses después, Portillo y Ramírez sustituyeron a Virgilio como administradores (administración mancomunada); el domicilio social cambió a las oficinas de Medimotors Gestión en la carretera de Ocaña; y el objeto de la mercantil pasó a ser "la compraventa, adquisición, tenencia y enajenación de valores mobiliarios y de participaciones sociales o acciones en el capital social de cualquier tipo de sociedades y la promoción, organización, explotación, realización y explotación comercial, por cuenta propia o ajena, del negocio". También cambió en 2018, los derechos de crédito en los que Zashh es acreedora y es que antes del citado canje de deuda por acciones de junio de ese año, un mes antes para ser exactos, las mercantiles Enrique Ortiz e Hijos, Medimotors, Grupo Cívica y Obras Asfálticas le cedieron a Zashh (de ahí su activo) la deuda de 3,1 millones que posteriormente fue capitalizada, tal y como reveló Alicante Plaza.

Lo que no cambió y tampoco parece que vaya a producirse a medio plazo, es la condición de la Fundación del Hércules como deudora de Zassh. No estamos hablando de que aquella vaya a pagar su deuda (eso sí sería un cambio), más bien que la mercantil de Ramírez y Portillo ejecute el embargo que subyace tras ese impago y Zassh pase a ser la dueña del Hércules: se convierta en titular del paquete de acciones de la Fundación que, tras el canje de deuda por acciones de 1,7 millones llevado a cambo del pasado junio, representa el 68% del capital social del club blanquiazul.

Noticias relacionadas

next
x