XEITO I ESPENTA / OPINIÓN

El espejismo de agosto

Foto: JESÚS HELLÍN/EP

Estamos entregados al frenesí vacacional, como si no hubiera un mañana. Quizás porque esperamos a partir de septiembre una cuesta muy dura de sobrellevar. Más pareciera un oasis con su correspondiente espejismo. Europa nos pide el 7% de recorte energético y el Gobierno sin consultar, ha dispuesto su plan de ahorro. Y aquí llegó el lío

5/08/2022 - 

¿Cogobernanza? Se quejan, no solo Madrid y su presidenta Isabel Díaz Ayuso, de que no les han consultado ni preguntado. El lendakari Iñigo Urkullu explica que en el País Vasco ya existe un plan y que el Ejecutivo no puede llevar sus medidas al extremo. Es decir dirigentes de todo signo, incluidos socialistas ,-la alcaldesa de Toledo-, dicen que no es lo mismo una reducción de gasto lumínico en una gran ciudad, que en una localidad media o un pueblo. O sea volvemos otra vez a las disputas por barrios,-autonomías y municipios-, como ya ocurriera con la pandemia. Se reclama mayor coordinación y diálogo. Todos se barruntan que el bucle electoral al que vamos a estar sometidos en los próximos meses está detrás de las medidas gubernamentales sin apenas consulta con quienes tienen las competencias transferidas. Por no decir las pérdidas que determinados sectores pueden sufrir como en el caso del sector turístico. Otro problema es el gasto que puede suponer para comercios y todo tipo de locales públicos que deberán instalar mecanismos por ejemplo para el cierre y apertura de puertas. En este mes de agosto habrá cierta flexibilidad y en septiembre se tomará más en serio con las correspondientes multas. Ocurre que si se judicializa el asunto podríamos estar en el escenario de que el Tribunal Constitucional diga que las sanciones y multas no son preceptivas. Las normativas del comercio hablan de trabajo a 25 grados y el Gobierno establece 27. Así que los afectados tienen muchas dudas sobre la aplicación del plan gubernamental. En fin, serán los tiempos judiciales los que decidan si finalmente hay recursos ante el TC

Agosto peculiar. Este mes vemos gente, mucha gente por todos los lugares de veraneo. Los españoles se han lanzado al descanso, aunque con menos días que en otros años. Muchos dicen que el otoño será duro y hay que disfrutar porque en los dos últimos años no ha habido ocasión de hacerlo por la pandemia. Vemos que la situación en Ucrania no mejora y Putin poco a poco inicia el corte del gas en los Balcanes y puede atreverse hasta con Alemania que es quien ha auspiciado las medidas de ahorro energético solicitadas por Europa. El resumen es que la situación nos afectará de manera directa. Lo vemos ya en algo tan cotidiano como la cesta de la compra con precios desorbitados. La inflación no da tregua. La Dirección General de Economía y Estadística del Banco de España ha publicado un informe aterrador. Los alimentos se encarecen más en nuestro país que en el resto de la zona euro. Y hablamos de productos como el aceite, los cereales, los lácteos, huevos y carne. Y en cuanto a la energía, pensando en el calor que estamos sufriendo incluso se duplica la dependencia del gas y se dispara el precio de la electricidad en lo que ya es el verano más caro de la historia.

Foto: MICHAEL BURROWS/PEXELS

Efecto óptico. Y no solo con las vacaciones. Las cifras del paro empiezan a dar pistas de que hay que ser prudentes. La EPA ya anunciaba que el segundo trimestre del año se había detectado la ralentización en la creación de empleo. Las cifras del mes de julio ya lo han confirmado. Pueden ser cifras engañosas, pero incluso en el Gobierno ya se estudia un escenario de recesión, aunque de momento el crecimiento del PIB último sea positivo respecto a los países del Euro. Los sindicatos insisten en adecuar los salarios, es decir subirlos y desde la rama del Gobierno de Unidas Podemos se propone la subida del SMI (salario mínimo interprofesional).  Así que el espejismo óptico de un agosto feliz se puede diluir en un duro otoño.

El Tablero

PSOE: Pedro Sánchez y Europa.  El presidente tiene claro que hay que cumplir con Europa hasta el último extremo con las medidas de ahorro energético o lo que sea. Consultando o no haciéndolo, como ya es lo habitual, con los sectores afectados. Quiere quedar bien pensando en el futuro. Como ya hemos dicho aquí se le ve cómodo en sus periplos internacionales. De todos modos, el último recorrido por los Balcanes no ha sido tan plácido, lo de Kosovo no se arregla con una visita y el voluntarismo de apoyar a Albania para entrar en la UE. Mientras, parece haber conjurado y tapado las críticas internas en el PSOE con los último cambios, aunque algunos esperan también movimientos en el Gobierno. Sea como fuere, las nuevas/viejas caras socialistas, Patxi López, Pilar Alegría, y María Jesús Montero están un día y otro también en los medios. Parece que tienen la orden de aparecer y lanzar mensajes en tiempo estival. Era la queja fundamental de Sánchez y del propio partido. En Moncloa se piensa que se han hecho muchas cosas por el país pero no llegan a los ciudadanos. El año electoral con unas encuestas nefastas exigirán un esfuerzo extra y además tendrán que cerrar el flanco Yolanda Díaz, en el propio PSOE como aventuran muchos o liderando o algo así con Unidas Podemos su propuesta. Les necesitan para seguir sumando si quieren gobernar de nuevo.

PP: Alberto Núñez Feijóo y España. De vacaciones desde hace días con los lugartenientes veraniegos de Elías Bendodo, Juan Bravo y a ratos Gamarra analizando la actualidad, tiene mucho que reflexionar. Las encuestas pueden ser un espejismo. Todas dicen que ganará las generales y habrá unos muy buenos resultados en autonómicas y municipales. Su mensaje de tranquilidad y moderación parece que ha calado, pero siempre hay algún que otro ruido. Desde el PSOE se lanzan con fruición e inquina a cualquier matiz o discrepancia interna. A propósito del plan de ahorro energético y la salida en tromba de Isabel Díaz Ayuso, hubo inquietud, pero luego se han remansado a las aguas porque se la respalda y sus compañeros presidentes autonómicos son de la misma opinión. Ahora no tocan los problemas internos, si los hubiere.

Alberto Núñez Feijóo. Foto: MARTA FERNÁNDEZ/EP

Vox: Santiago Abascal con problemas.  Tras la salida de Macarena Olona y los malos datos de las encuestas, digamos que la formación atraviesa un momento de turbulencias internas. Necesitan un referente potente, no solo en Andalucía, y algún que otro cortafuego más en Madrid y por supuesto relanzar y buscar un nuevo relato. Así que se han puesto manos a la obra para convocar unas jornadas festivas en espacio por determinar con la presencia de líderes internacionales correligionarios. Habrá conciertos fuegos artificiales, espectáculos y mítines. Las fechas previstas son 8 y 9 de octubre, es decir cerca del 12 de octubre, Fiesta Nacional.  O sea que buscan un nuevo impulso porque las musas les han abandonado. De momento de manera efectista a cuenta de la crisis energética para ha pedido convocar el Consejo de Seguridad Nacional.

Unidas Podemos: Yolanda Díaz y compañía. Lo de Unidas Podemos nos hace pensar en aquella sentencia del crimen de los Marqueses Urquijo “solo o en compañía de otros”. Díaz necesita reflexionar por momentos parece más sola que la una y los otros no quieren estar. Ya confesó que no llegaba con “sumar·”,-suma poco de momento,- a municipales y autonómicas. Ahora tiene que lidiar con Podemos un tanto rebelde que no quiere ir bajo su manto, sino con su propia personalidad. Es decir, alianza electoral que no única candidatura. Tras las cifras del paro, de las que ya avisó se ralentizaba la creación de empleo, no se la ha vuelto a escuchar, tampoco a los podemitas. Estarán rumiando su siguiente paso. Hay mucha desconfianza entre los unos y los otros. Es la eterna batalla de la supervivencia del PCE-IU y los nuevos adalides de la izquierda

Ciudadanos: Inés Arrimadas, en busca de autor.  Y no solo para ella, también para la exigua formación que preside. Tiene pocos peones y ella tiene que encontrar su lugar si es que lo tiene. El caso es que la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, que coordina los trabajos de la refundación de los “·liberales” parece por momentos que trabaja para su futuro político. Es voluntariosa, pero también ambiciosa y siempre que puede blande su coordinación y sintonía con el alcalde popular José Luis Martínez Almeida. Dice Villacís que cambiar el nombre de partido es chapa y pintura y que lo que hay que hacer es debatir, arriesgar y defender el liberalismo, al que no ven en el PP.

Las frases de la semana

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno: “Hay que leer los datos del empleo con lentes distintas. No debe de haber ni catastrofismo ni euforia” ¡Lupa, anteojos, gafas, lentillas,…las cifran son las que son. Que se lo digan a los parados o a ese casi millón de familias que tienen a todos sus componentes en el paro!

Pedro Sánchez. Foto: ISAAC BUJ/EP

Nadia Calviño, vicepresidenta Económica del Gobierno: “Vienen curvas. Son muchos los factores de incertidumbre que hace que sea difícil tratar de anticipar lo que va a suceder” ¡Pues para ser la responsable de economía, vamos bien. Se supone que su trabajo es hacer prospectiva y pronóstico de lo que se nos bien encima!

Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid: “Madrid no se apaga. El plan de Sánchez traerá oscuridad, pobreza y tristeza y generará inseguridad y espantará al turismo” ¡Fue la primera en decirlo con su habitual vehemencia y como siempre hubo respuesta. Pero es que el asunto es de tal calado que otras autonomías y municipios secundan sus críticas!.

Abel Caballero, alcalde socialista de Vigo: “Vamos a hacer la mejor Navidad de este planeta, en calidad, en elementos artísticos, lo que nunca nadie pudo imaginar y además vamos a ahorrar el doble de energía de lo que ha propuesto el presidente del Gobierno” ¡Abel Caballero en su salsa. No renuncia a sus luces que son “muchas”!

Iñigo Urkullu, Lendakari: “El Gobierno podría haber hecho patente la tan proclamada cogobernanza sin excluir la intervención de las comunidades autónomas porque todos somos responsables” ¡La reacción lógica cuando no te consultan y el que sanciona la ley no domina la legislación vigente de quien tiene las competencias transferidas”.

Iñigo Urkullu. Foto: EUROPA PRESS

Santiago Grisolía, científico y presidente del Consell Valencià de Cultura: “A los políticos les falta imaginación, algo que se traduce en la falta de acciones positivas. Les falta pedagogía de la imaginación porque tienen el complejo de a corto plazo enseñar que son muy efectivos” ¡Científico en su pura esencia. Crítico y realista. Homenaje para quien puso a València en el mapa de la ciencia!

Noticias relacionadas

XEITO I ESPENTA

Los lugartenientes

Son esa figura fundamental para el líder carismático. En verano, y este especialmente, porque a partir de septiembre nos vamos al bucle electoral, cumplen un papel esencial. Durante todo el curso hacen de apagafuegos o cortafuegos y muchos adquieren tal relevancia que controlan incluso la gestión política. Cuando uno de ellos es cesado o se va motu proprio suele haber algún que otro terremoto interno

next
x