Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

NUEVO ENCUENTRO TECNOLÓGICO VALENCIA PLAZA Y VODAFONE

Salvando vidas a la velocidad del dron 5G

29/06/2020 - 

Una nueva cita de los encuentros tecnológicos motivados por el diario Valencia Plaza y Vodafone ha tenido lugar, en esta ocasión, en el aeródromo de Mutxamel. El director territorial en la Comunitat Valenciana de la compañía de telecomunicaciones, Jesús Suso, ha entrevistado a José Luis Saiz, director de Innovación en Babcock Spain, aeronáutica dedicada a servicios de emergencia aérea y mantenimiento de aeronaves, que ahora pone el punto de mira en la tecnología 5G en el que es su leitmotiv: salvar el máximo número de vidas facilitando un desfibrilador en menos de diez minutos gracias a los UAV –vehículos aéreos no tripulados-, los populares drones, proyecto aprobado por la Xunta de Galicia para el Camino de Santiago.

La ingeniería de servicios que ofrece Babcock prolonga su faceta más humana a diversos ámbitos: trabaja en España para las administraciones públicas, en dos áreas de actividad, la primera centrada en operaciones de emergencia con aeronaves, como lucha contra incendios, salvamento y rescate en el mar, servicios sanitarios, además de tareas de seguridad en la lucha contra el contrabando y narcotráfico. Y la segunda en el mantenimiento de aeronaves propias y de terceros. En España – entre sus bases de mantenimiento y operación, trabajan 1.300 profesionales- se ocupan del mantenimiento de en torno a 160 aeronaves, de las 600 que la compañía internacional tiene en servicio a día de hoy en los 5 continentes, todas ellas tripuladas. Y aquí comienza el cambio. “En emergencias, siempre trabajamos teniendo en cuenta la inmediatez de la información. Mejorar la competitividad de nuestros servicios, consiste en facilitar el trabajo a los directores de emergencias, que han de tomar decisiones prácticamente en tiempo real. Tenemos claro, que nuestra mejora en competitividad, se traduce en una mayor eficiencia de los servicios públicos”, apunta el responsable de Babcock Spain. ‘Volar’ con más eficacia, y con una mayor seguridad.

A corto plazo, salvar vidas y proteger el medio natural es clave para el gigante aeronáutico, con sede en Londres. A la larga, la función del Director de Innovación de Babcock es estar expectante, “observar el ecosistema” del sector. “Todos sabemos que el sector de los UAV es una actividad contenida, motivado fundamentalmente por el freno de la normativa europea, a pesar de que todos sabemos que va a generar una actividad económica exponencial”, insiste el director de Innovación. Babcock sabe que ha de estar preparada en éste sector tan disruptivo y estar bien posicionada cuando se abra la actividad comercial. La evolución hacia los drones camina, a su ritmo. “Somos conscientes de que la transición desde las aeronaves tripuladas a los UAVs empezará en los servicios de vigilancia, inspección, cartografía y transporte de materiales; es una cuestión de economía”, asegura. “En el mundo de las emergencias, todavía tiene más sentido, porque la normativa aeronáutica limita el periodo de vuelo continuado de nuestras tripulaciones, no pueden estar más de dos o cuatro horas de vuelo continuo, según el servicio, mientras que con los UAVs la continuidad está garantizada”, insiste.

 Ojos que cuiden y velen por el bienestar del ser humano y de la naturaleza sin cerrarse ni un solo momento. Esta es la idea. “La continuidad en la inteligencia de la información, nos llevará a un cambio de paradigma en el mundo de la lucha contra incendios forestales”, puntualiza Saiz. ¿Cuáles son los casos de uso donde la tecnología 5G que ofrece Vodafone se aúna con la importante misión de Babcock? Salvar vidas a golpe de dron, evitar o apagar un incendio a la velocidad del rayo. Destacar un proyecto que le ha sido adjudicado por la Xunta de Galicia, y que tendrá sus primeros ensayos en el mes de noviembre. “Se trata de un proyecto demostrador para el servicio de emergencias sanitarias de la Xunta de Galicia, consiste concretamente en el transporte de desfibriladores en el tradicional Camino de Santiago”, señala. 

Un camino “cardioprotegido” que va a mejorar sustancialmente la atención de cualquier peregrino. “Desfibriladores disponibles en menos de diez minutos. Ya contamos con UAV que son capaces de volar a 120 kilómetros por hora”, avanza. “Aquí también entrará en juego la red 5G, que nos permitirá el control de la aeronave haciendo uso de la red de Vodafone, cuando nuestro UAV pierda el radio enlace en su descenso para depositar el desfibrilador”. Otro aspecto de suma importancia es la latencia que ofrece la tecnología 5G, ni más ni menos que un milisengundo, factor clave cuando hablamos de vuelos más allá de línea de vista. “Cualquier maniobra de un helicóptero UAV realizada en remoto, depende de la latencia, es decir, el tiempo transcurrido entre la maniobra transmitida por el piloto del UAV y el movimiento real resultante de la aeronave, no debe ser mayor de escasos milisengundos para garantizar el adecuado control de la navegación, por lo que el 5G en este sentido es esencial, es una tecnología habilitadora de los UAV en servicios a largas distancias”, explica. Tampoco debemos olvidar las excelentes prestaciones de la tecnología 5G en cuanto al el ancho de banda y la cobertura de las comunicaciones. Uno de los temas más delicados es la falta de normativa para navegar por el espacio aéreo de baja cota, no controlado por ENAIRE, insiste el director de Innovación de Babcock Spain en la entrevista con Vodafone. “La tecnología ya está apunto, solo falta solventar los flecos normativos que faciliten la integración de los UAVS en el espacio aéreo no controlado”, recuerda. “Ahora mismo nos estamos acreditando para poder certificarnos en operaciones de ese tipo, como es el transporte de desfibriladores a 20 kilómetros de distancia”, detalla.

Veinticuatro horas contra el fuego

“La extinción de incendios con drones también llegará, aunque sea más a largo plazo”. Otro de los asuntos en el punto de mira. “A corto plazo, campaña 2021, queremos comenzar las tareas de monitorización de los incendios  –caracterizando la evolución del incendio y las zonas de intervención-, y facilitar la coordinación del tráfico aéreo, gracias al empleo de  los UAV”, avanza. La actividad de extinción de incendios puede generar un tráfico de hasta a 25 aeronaves lanzando agua a baja cota, donde se requiere una alta dosis de seguridad y optimización de recursos. Estos escenarios de trabajo requieren una presencia permanente, sin interrupciones, para garantizar el control y la seguridad de las operaciones. A día de hoy, las aeronaves tripuladas no pueden garantizar una vigilancia permanente 24H a un coste razonable, pero si los UAVs. Sin la fatiga del tripulante y veinticuatro horas, siete días a la semana, de vigilancia sin descanso. “Va a ser extraordinario. Además, la tecnología 5G maximizará la información procedente del teatro de operaciones gracias a la internet de las cosas, IoT. 

La capacidad de capturar información de múltiples sensores, nos permitirá caracterizar con detalle el escenario de intervención. Entre otros datos, podremos saber, por ejemplo, la temperatura a la que trabajan brigadistas forestales, o incluso los niveles de toxicidad del aire al que se exponen”, relata. Las comunicaciones son clave a la hora de hablar de salvar vidas y proteger el medio natural. “Son la piedra angular de cualquier tecnología a desarrollar, las limitaciones o prestaciones de las comunicaciones de cada momento (2G, 3G, 4G y ahora 5G), han ido transformado las tecnologías para la gestión de emergencias”, confiesa Saiz. Ese es el futuro, es la capacidad de extraer ingente cantidad de información crítica gracias a la combinación de las tecnologías UAVs y 5G, en actividades donde cada segundo cuenta, la conclusión de este encuentro tecnológico con Vodafone y Valencia Plaza en el aeródromo de Mutxamel, en el camino hacia la inteligencia artificial que convierta a estas pequeñas naves ‘salvavidas’ en autómatas. Y no, no es ciencia ficción.

Noticias relacionadas

next
x