Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Entrevista. Paco SAnguino, portavoz de pspv-psoe en el ayuntamiento de alicante

Sanguino: "Barcala lleva 20 meses de alcalde y ha hecho menos que Cs en solo seis"

22/12/2019 - 

ALICANTE. Paco Sanguino cumple los primeros seis meses como portavoz del principal partido de la oposición en el Ayuntamiento de Alicante; una plaza a la que llegó como candidato independiente tras dar el salto desde el puesto de director del Teatro Principal. Ahora, después de haberse convertido en socialista de carné, coordina un grupo de 9 concejales -los mismos que el PP, el partido más votado- que trabaja para constituir una alternativa de gobierno en caso de que el escenario político municipal permita un cambio en la Alcaldía. En esta entrevista, analiza lo acontecido desde las municipales del 26 de mayo y valora cuál es a su juicio la situación de la ciudad.   

-Después de seis meses de trayectoria en esta su primera experiencia en primera línea de la política, ¿cree que le ha cogido el pulso a la tarea?

-Es cierto que he tenido una introducción urgente, aunque también he contado con el mismo tiempo que otros concejales igualmente nuevos en el gobierno y en la oposición. Ha sido un reto consolidar un grupo y establecer las estrategias en plazos de lo que queremos. Y también es cierto que me comporto de la misma manera que allá donde he estado. Utilizo la misma metodología y los mismos principios que en el pasado en otros proyectos. Gracias a un equipo fantástico que se ha adaptado a mí como portavoz hemos conseguido consolidar el grupo.

-Prácticamente desde el momento de su elección como candidato a la Alcaldía, se ha especulado con su posible abandono sin que llegase a agotar el mandato. ¿Se irá del Ayuntamiento?

-Desde el principio, desde el momento de la investidura, informé a mis compañeros que me quedaba como portavoz y les confirmé que no había valorado otra cosa. Mientras tanto, que los mentideros sigan hablando.

-¿Se siente arropado por el grupo municipal y por el partido?

-Absolutamente. Por un lado por el partido, desde el primer día por la confianza en la actividad que estamos desarrollando. Y en el grupo de concejales porque somos un grupo cohesionado con espíritu e ilusión por el trabajo, que se ve en todos ellos. Me siento muy satisfecho de formar parte de un grupo humano formado personas a las que no conocía hace ocho meses.

-¿Existe unidad de acción entre los concejales socialistas? Es decir, ¿forman equipo, a diferencia de lo que ha podido suceder en otros mandatos pasados, en los que el grupo socialista se ha caracterizado por la división y hasta el relevo de sus portavoces?

-No soy quién para juzgar lo que ha pasado anteriormente en otros grupos municipales, pero sí puedo asegurar que somos una única pieza con el partido, tenemos una conexión amplia y directa. Consultamos todo aquello que sea preciso y trabajamos por proyectos. Al final, lo que necesita la ciudad es que se materialicen proyectos.

-La labor de oposición que el grupo ha desplegado hasta ahora ha estado muy centrada en asuntos culturales y patrimoniales, ¿es deformación profesional suya o existe alguna razón de fondo?

-No hay ninguna deformación; yo no me dedico a lo patrimonial, me dedico a la producción cultural. Pero nos hemos encontrado ante el desafío de que podamos perder patrimonio tan importante como el cine Ideal. El patrimonio es una de las claves para conseguir el bienestar de una ciudad y como herramienta que puede servir de motor económico para todos. Me parece incomprensible que hasta ahora no se haya hecho un estudio de impacto económico de algunos bienes en actividad que ya tenemos. Como por ejemplo el Principal. También podría serlo el cine Ideal. Tengo la convicción, como productor, como empresario de una empresa creativa, de que los bienes patrimoniales activos redundan en una marca de ciudad.

"en las municipales, Ganamos 7.000 votos y tres concejales, y es la primera vez en 29 años que el PP no tiene más concejales que nosotros"

-En las municipales de mayo, el PSPV-PSOE no logró recuperar la Alcaldía de Alicante conseguida en 2015. Logró 9 concejales, los mismos que el PP, pero con menos votos. Todo pese a que, a priori, el partido tenía el viento de cara, ya que se ganaron las elecciones generales y las autonómicas del 28 de abril. Y hasta se ganaron las europeas, también en mayo. ¿A qué atribuye la diferencia de resultados?

-Hubo, por una parte, un descenso de seis puntos en la participación con respecto a las anteriores elecciones generales y autonómicas. También hubo una mayor abstención en distritos que tradicionalmente han confiado en nosotros. Considero que eso no nos hizo ganar las elecciones por 2.000 votos, pero es cierto que no ha habido ningún otro partido que haya sumado más concejales que nosotros, y no se ha hablado de que, con todo lo que desplegó el PP, no alcanzó a ganar más de 1.000 votos [respecto a las municipales d 2015] y nosotros, 7.000. Nosotros ganamos tres concejales. El resto de partidos, salvo el PP, perdieron concejales. Me llama la atención que se mire más esta situación que no todo lo que hemos ganado con un escenario que era en lo local muy negativo. La gente no vota en la misma clave lo nacional, lo autonómico y lo local. Nosotros hemos ganado 7.000 votos y tres concejales y es la primera vez en 29 años que el PP no tiene más concejales que nosotros. Si eso no es un triunfo, si eso no es mejorar ampliamente, que me aspen.

-¿Fue Paco Sanguino el mejor candidato posible?

-No soy yo quien tiene que juzgar eso, lo juzgaron los votantes. Y nosotros hemos conseguido 7.0000 votos más que en las anteriores elecciones.

-En este medio año de mandato, no ha existido una labor de oposición conjunta entre PSPV-PSOE, Unides Podem EU y Compromís pese a ser aliados en el Consell. De hecho, en varios plenos se han dedicado varios reproches significativos. ¿A qué se ha debido?

-Si no fuera así, formaríamos todos parte del mismo partido. Y en cuestiones que van de lo local a lo autonómico, mi partido tiene la convicción de que Alicante es lo primero. Pero lo que ha habido son pequeñas diferencias en un mismo bloque de izquierdas que no considero significativas.

-¿Cómo ve al bipartito compuesto por PP y Cs? ¿Cree que agotarán el mandato juntos?

-Eso habría que preguntárselo a ellos. Yo lo que veo es una canibalización del PP; veo un procedimiento de fagocitar al contrario, una incapacidad de cohabitar. Y a todas las muestras me remito. Todo lo que a Barcala le viene bien es suyo, y lo que le viene mal, lo causan los demás. El PP se ha dedicado a eclipsar día tras día la labor de Cs, cuando se habían pasado un año haciendo menos que lo que ha hecho Cs en seis meses.

Sobre el bipartito: "Veo canibalización del PP e incapacidad de cohabitar; el PP se ha dedicado a eclipsar día tras día la labor de Cs"

-En mayo hubo contactos con Cs en busca de un acuerdo municipal, ¿cómo son ahora las relaciones entre los dos partidos?

-Vemos cada día más un ambiente de diálogo en general mucho mayor que en el PP. Al fin y al cabo, los grupos los componen las persona y las personas tienen estilos y talantes. El PP es más de lo mismo en una versión cada vez peor, respecto a otros alcaldes del PP. Además, hay algo más grave; el PP usa los mismos métodos y todavía no se ha dado cuenta de que ya no tiene mayoría.

-¿Pero contempla la posibilidad de que se alcancen acuerden o pactos puntuales con Cs?

-Cs forma parte del gobierno con el PP. Nosotros somos la oposición, tan fiscalizadora como propositiva. 

-¿Eso es un sí o un no?

-Nosotros no formamos parte del gobierno. Hay un acuerdo entre ellos. Nos dedicamos a lo que debemos hacer. No a especular cuando hay un gobierno pactado y aprobado en una investidura. 

-Insisto, ¿no es posible que se llegue a coincidir en algún aspecto de la gestión municipal?

-En el pleno de investidura, se nos dijo que en el discurso que debíamos elaborar, debíamos proponernos como alcaldes. Es lo que yo hice, proponiendo una alternativa a PP y a Vox. Y no fue solo Cs quienes me la tiraron a la cara. 

-Explíquese.

-Cuando yo propuse una mayoría alternativa a PP y Vox, la propuse no solo en un gobierno con Cs, sino con todo el centro-izquierda. Cs con aquello se situó con la derecha y la extrema derecha. Nosotros brindamos la oportunidad a los demás partidos. Nadie recogió el guante. Me anticipé a lo que ha pasado después del 10 de noviembre, propuse un gobierno de centro-izquierda. Cs eligió irse con la derecha y los ultras. Y el resto de partidos no aceptaron la propuesta. Compromís dijo que no entraba en cambalaches, y Unides Podem, dijo que yo no había sido valiente para postularme cuando ellos mismos me habían propuesto que yo fuese alcalde.

-¿Alberga expectativas de que el PSPV-PSOE llegue a formar gobierno antes de 2023?

-(Ríe) No voy a negar que mi obligación, ante una situación política muy volátil, es preparar un equipo que ejerza de manera fiscalizadora y propositiva. La parte propositiva tiene como fin la posibilidad de gobernar.

-¿Por dónde pasarían esas posibilidades de formar gobierno?

-Por que Barcala dimita.

-¿Cree que tiene motivos para hacerlo?

-Los demás creemos que tiene todos los motivos, él cree que ninguno.

-Explíquelo.

-Barcala no lleva seis meses como alcalde; lleva 20 meses gobernando y en esos meses 14 meses previos ha hecho menos de lo que Cs ha hecho en medio año. Y ahora quiere que le juzguemos solo por seis meses en los que se ha dedicado a pasearse, cuando lleva de alcalde un periodo equivalente a la mitad de un mandato, en un periodo en el que estamos paralizados y se cometen errores garrafales. Además ha cesado y apartado a tres funcionarios en un ejemplo más de su cultura autoritaria de fondo, transmitida por lustros en el PP. 

"Mi obligación, ante una situación política muy volátil, es preparar un equipo que ejerza de manera fiscalizadora y propositiva. La parte propositiva tiene como fin la posibilidad de gobernar"

-Se acaba de celebrar el debate del estado de la ciudad. ¿Cree que se trató de los problemas reales de Alicante que afectan a los vecinos?

-Creo que hemos atomizado demasiado el discurso hablando de detalles. Esto es síntoma de que no se soluciona el día a día y se van acumulando los problemas. Hay una parte en la que la administración tiene que cumplir, pero gobernar no es solo gestionar, es tener un proyecto de ciudad. El PP se contenta con solucionar problemas, si es que lo hacen, en cuestiones de perfil bajo de la administración y siguen sin tener un modelo de ciudad.

-¿Contempla un posible apoyo del PSPV-PSOE a los presupuestos del bipartito?

-¿Quién puede confiar en un alcalde que en marzo engañó a todos los grupos municipales salvo a nosotros que votamos en contra? El problema no está tanto en qué presupuestos son, sino en la nula confianza de que se cumpla lo que se pacte. Barcala ha demostrado que no ha cumplido con lo que pactó. Quien quiera confianza, antes debe ganársela. ¿Qué garantías tenemos ahora de que vaya a cumplir cualquier pacto?

-¿En todo caso, piensa plantear propuestas en la negociación de las cuentas? Y, en ese supuesto, ¿cuáles son los límites del PSPV-PSOE?

-Todo presupuesto debe pasar por ser un presupuesto equilibrado con todos los distritos de Alicante, porque el PP se encarga de hacer crecer la ciudad allá donde le conviene. Los presupuestos deben cubrir verdaderamente todas las necesidades. Me cuesta creer que Barcala vaya a cumplir con nada aunque diga que sí. En todo caso, creo que debe ser valiente, reconocer su minoría y presentar su propia propuesta para dejarse evaluar por los demás. Siempre tiene la opción de someterse a una cuestión de confianza.

-El bipartito, y fundamentalmente el alcalde, Luis Barcala, aluden constantemente a la falta de inversiones del Gobierno central y de la Generalitat en Alicante. ¿Existe ese agravio? ¿Está dispuesto a apoyar esa reivindicación para que se construyan infraestructuras pendientes?

-Existe lo que ha hecho Barcala desde el primer momento; acusar a la Generalitat de su inoperencia. No nos interesa otra cosa que no sea la obligación del alcalde de entenderse con la Generalitat y con el Gobierno del Estado. No es una cuestión de administraciones, sino de estilos. El estilo de Barcala no es precisamente cooperar. 

-¿Y cómo se soluciona entonces ese problema de falta de infraestructuras?

-Estamos en un escenario en España en el que se debe pensar la ciudad y eso pasa por la necesaria cooperación. Se necesita una persona capaz de hacerlo y no una persona que piensa que está jugando partidas y que piensa que siempre tiene que ganar.

Noticias relacionadas

next
x