Hoy es 7 de febrero y se habla de

la semana que viene presentarán firmas en protesta

Vecinos de Elche, hastiados por la peatonalización en Carrús: nueve meses de obras, sin aparcamiento ni vados 

9/11/2022 - 

ELCHE. Monumental cabreo en la obra de Olegario Domarco Seller en Carrús. Los vecinos están hartos después de al menos nueve meses de actuaciones, desde que Aigües d'Elx iniciara en febrero-marzo primero la renovación del suministro de agua, y después la adjudicataria empezara con la propia peatonalización, dejando la calle levantada todo este tiempo y sin plazos claros para su finalización. Un acumulado de factores que ha hecho que hayan reunido centenares de firmas contra la iniciativa, quejándose por la eliminación de alrededor de 120 plazas de aparcamiento en una zona donde este no sobra (serán 200, según el PP), y que ha supuesto también la eliminación de vados o en el peor de los casos, que un taller mecánico haya tenido que bajar la persiana.

Este miércoles el portavoz del Partido Popular Pablo Ruz incidía en el "cómo" de esta peatonalización, de la que asevera que el equipo de gobierno ha mostrado falta de sensibilidad. "Primero por las obras porque la presión mediática es más fuerte y se han puesto las pilas",, y después por "la afección a los vecinos y a un taller que ha tenido que cerrar". Explica el concejal que el diseño de la nueva calle no permite acceder al vado de otro taller que sigue en marcha, cargando contra el diseño de la misma, "una obra innecesaria en este entorno de Carrús Este, así no se pueden hacer las cosas con este estilo de ordeno y mando, eliminando 200 aparcamientos desde un despacho y no pisar la calle. Es un error", declara. 

Vecinos contrarios a peatonalizar Olegario Domarco por el retraso, la forma y el estacionamento

Por su parte, vecinos y propietarios de la zona adhieren que explicaron al alcalde en la reunión que mantuvieron hace unas semanas que "la calle no cumple los requisitos para la semipeatonalización", señala Jesús Serrano, dueño de uno de los talleres de la calle. Apunta a que "no tiene tiendas, no hay comercio, quedamos cuatro, y si ya cuesta aparcar en este barrio, porque los edificios son antiguos y no tienen cochera, entonces nos quitas el aparcamiento de toda la calle, nos vamos a volver locos para estacionar". Y se muestra escéptico con que la actuación atraiga a comercios, que es precisamente lo que busca el bipartito, "dinamizar" y lograr una suerte de 'efecto Corredora' además de la pacificación del tráfico. El informe de justificación de la obra apuntaba a que en esta zona de ensanche las calles son estrechas y las manzanas pequeñas "poco eficientes", por lo que dada la densidad del barrio se vio suficiente como para generar 'espacios dinámicos y vivos', de cara a revalorizar la  zona.

También apunta a que se les dijo que se iba a hacer primero un  tramo en la escuela (Francisco Giner de los Ríos) y el último en el  siguiente en el que hay cinco vados de distintos establecimientos. Sin  embargo, se están haciendo a la vez debido a la demora y las quejas vecinales. En ese sentido, tras la reunión con el alcalde, la edil de Urbanismo Ana Arabid aseguró que se habían comprometido con los vecinos en que la compañía adjudicataria (P. Selva) aceleraría las obras para acabar cuanto antes. Serrano  recuerda que se tendría que haber finalizado en noviembre por las obras y aún está a mitad porque ahora se han abordado los tramos más largos. 

El problema con el tiempo viene porque la obra tenía un plazo de ejecución de seis meses, y empezó en verano, toda vez que previamente la obra de renovación de alcantarillado duró también varios meses. Aún queda levantar aceras, plantar arbolado... "No sé si faltan  cuadrillas de albañiles, pero van atrasados". Lamenta que no han  recibido soluciones por parte del Ayuntamiento con las obras, "a ver qué  hago si me cierran la puerta, estoy ahora sin vado después de que el  taller lleve en marcha desde 1986, pagando mis impuestos como todos", y añade que ha bajado la clientela de la peluquería que tiene enfrente, ya que las usuarias acudían en coche y a veces utilizaban su vado de forma  temporal. 

Hay un par de cocheras sin vado ahora, también dos locales  indepentientes y el taller que ha cerrado por las obras. "Un año  cerrado no se puede aguantar. También ha subido otro problema para un   negocio de puertas automáticas, ahora no pueden cargar las persianas  sin  poder aparcar en la puerta. No tiene sentido esta obra". El  propietario  del taller apunta a que lo único que ha ofrecido el  Consistorio es  acelerar la actuación. Otros vecinos indican que no les  ha gustado la  forma de actuar del bipartito, ya que se podría haber  consensuado la peatonalización para evitar problemas a los vecinos.

El aparcamiento en Patilla, insatisfactorio para vecinos de la zona

Por otra parte, sobre la compensación que intentó hacer el equipo de   gobierno asfaltando un solar junto al barrio Patilla para generar   alrededor de un centenar de nuevas plazas de aparcamiento, señalan que "allí ya cuesta aparcar, muchos aparcan en el puente de Cáritas. Si  allí ya es difícil, cómo me voy a ir hacia allá, si antes estábamos  media  hora dando vueltas, ahora qué, ¿estamos una hora dando vueltas o  vamos  al polígono y bajamos a pie?". Así pues, hartazgo de unos vecinos  que  llevan soportando obras durante casi un año, primero de la empresa  mixta  de aguas, que ya duró varios meses, y ahora con la ejecución del   proyecto, del que insisten en la lentitud del mismo. Un cúmulo de   factores que se suma a que empezaron las obras sin una alternativa de aparcamiento en una zona donde no sobra. De momento, la próxima semana tienen previsto entregar las firmas al Ayuntamiento. 

Noticias relacionadas

next
x