X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

terminal específica prevista en el muelle 17

'Pista libre' para la nave de graneles del Puerto: las estibadoras esperan instrucciones de Eiffage

14/02/2020 - 

ALICANTE. Todo listo (o casi) para la construcción de la nueva terminal de graneles en nave cerrada del Puerto de Alicante, adjudicada a Eiffage en julio de 2018. Parte de los trabajos previos para despejar la explanada del muelle 17 en la que se instalará el nuevo edificio de tratamiento ya están concluidos a la espera de que pueda producirse el inicio efectivo de las obras, según precisaron fuentes consultadas por este diario este jueves.

De hecho, las empresas dedicadas a la carga y descarga de graneles (Alicante Port, Bergé Marítima y Cesa Alicante) aguardan instrucciones de la multinacional francesa para poder calendarizar la llegada de buques y programar sus operaciones de carga y descarga. "En estos momentos, nos encontramos en una situación de incertidumbre porque no sabemos cuándo se va a producir el traslado de las medidas de protección", según indicaron sus representantes consultados por Alicante Plaza, en alusión a los muros-pantalla que sirven para evitar la propagación de partículas.

En principio, el traslado de esas protecciones debe paralizar su actividad de modo temporal, por un periodo que no se antoja largo. Al menos, si se tiene en cuenta que se trata de un trabajo menor y que el plazo de ejecución previsto para el conjunto de las obras de la nueva terminal es de doce meses.

Como informó este diario, Eiffage prevé la construcción de un edificio con una ocupación en planta de casi 14.000 m, con una longitud de 300 metros, 46,65 metros de anchura, y una altura, únicamente en su punto más elevado, de 25,80 metros, de acuerdo con la última modificación del proyecto validada por la Autoridad Portuaria hace casi un año, en abril de 2019.

La multinacional justificó la necesidad de introducir esos cambios con el propósito de dar cabida a la maquinaria que hará que la instalación esté automatizada. Con esa modificación, la compañía elevaba la inversión prevista desde los 8 millones iniciales hasta 12. Esa modificación se acometía sin variaciones en el plazo de explotación comercial de las instalaciones por el que se adjudicó la obra: una concesión por 30 años.

Hasta el momento, Eiffage ya ha logrado la autorización de emisiones a la atmósfera por parte de la Conselleria de Transición Ecológica que resulta preceptiva para el ejercicio de su actividad. Dicha autorización sigue a la espera de que se resuelvan las alegaciones presentadas por la Plataforma por un Puerto Sostenible, en las que se alertaba de que el permiso abría la puerta a la carga de graneles a cielo abierto en determinadas situaciones excepcionales que el colectivo no consideraba justificadas

Además, según fuentes consultadas, continúa abierta la disputa sobre la necesidad de que Eiffage disponga de licencia municipal de obra y actividad, lo que conlleva el consiguiente pago de tasas, como informó este diario.             

Noticias relacionadas

next
x