Hoy es 14 de abril y se habla de

la decisión final recaerá sobre el ayuntamiento ilicitano

El Ministerio autoriza la macroplanta de 70 MW de Balsares en Elche y que conecta con Alicante

31/01/2024 - 

ELCHE. El Ministerio de Transición Ecológica ha autorizado la megaplanta solar de SmartEnergy de 70 MW que ha proyectado en la pedanía ilicitana de Balsares. Una inversión de 35 millones de euros para una instalación que estaría a caballo entre Elche y Alicante, aunque la conexión con la capital se circunscribe a una de las subestaciones. La planta, que supondría un despliegue de 127.000 módulos sobre 158 hectáreas de terreno, se materializaría sobre la pedanía ilicitana.

La Dirección General de Política Energética y Minas ha autorizado la propuesta, después de otorgar a la multinacional suiza la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) el pasado mes de octubre. La iniciativa, impulsada por la firma Energías Renovables Lucinala  —domiciliada en Sevilla, pero filial de la empresa suiza cuya principal estructura en España está en València—, se encontraría junto a las urbanizaciones de El Vincle y Nova Vallverda. Con la carretera de Perleta a Valverde  como límite. Se trata de una superficie superior a las dos pedanías juntas, y que llega casi al tamaño del Clot de Galvany entero. 

Por otra parte, en la autorización ministerial se refiere que sobre el proyecto, "se han recibido contestaciones de las que no se desprende oposición del Ayuntamiento de Elche" —así como de compañías afectadas como Hidraqua o Telefónica—. Un dato importante el de la administración local, ya que con el permiso del Estado, será el Ayuntamiento quien tenga que otorgar la licencia de obra a la mercantil para que pueda empezar la obra. Ello en un momento en el que ahora está suspendida la posibilidad de solicitar licencias de obra para solares, aunque como en el caso de pequeñas plantas en trámite autonómico en Maitino o Torrellano, podrían haber pedido este permiso antes de decisión de paralizar. En este sentido, macroproyectos como este obtienen la autorización estatal que tiene un tiempo limitado para que solicite la licencia de obra. Si expira el plazo, el permiso del ministerio caduca. Cuestión a tener en cuenta por tanto si ese plazo rebasa el periodo de suspensión municipal.

Alegaciones en contra; Ahsa se plantea recurrir

Asimismo, con la envergadura de la planta y las afecciones a entidades y al territorio, no han sido pocas las alegaciones. En primer lugar, ya a la DIA presentó las suyas Amigos de los Humedales del Sur de Alicante (Ahsa), un particular, y la asociación de vecinos de San Gabriel de Alicante, por la afección del tendido eléctrico sobre la Serra del Porquet. Ahora, con esta autorización, desde Ahsa ya avanzan que valoran presentar un recurso de alzada. En ese primer momento solicitaron la exclusión de 98 de las 158 hectáreas del proyecto por ser suelos de 'capacidad agrológica elevada clase B' situados en la cuenca hidrológica y paisajística de la zona húmeda catalogada Els Bassars-Clot de Galvany. Pidieron lo mismo para 56 hectáreas sometidas a peligrosidad geomorfológica de inundación, 31 por ser suelos forestales (reconocido por el plan autonómico Patfor). Otras alegaciones fueron que se evitara el mencionado tendido sobre la Serra del Porquet, que el impacto paisajístico se evaluara conjuntamente con otras siete solares proyectadas en el entorno, y que en ese momento ya se había superado la autorización del objetivo nacional de 59 GW de instalaciones renovables, planteando como alternativa en la zona las cubiertas de polígonos como el Parque Empresarial o Llano del Espartal en Alicante.

Sin embargo, no fueron las únicas alegaciones recibidas por el proyecto. La antigua Conselleria de Política Territorial informó favorablemente la iniciativa, con condiciones, pero en una segunda contestación se presentó informe desfavorable del organismo, por el cruce de tendidos eléctricos con la carretera CV-86 y su zona de protección. La entonces Dirección General de Política Territorial, y en sintonía con las alegaciones de Ahsa, también planteó que la implantación contraria a la ocupación racional y sostenible del suelo, al afectar a suelos de alto valor agrológico. Y de "forma extemporánea", relata el informe, el mismo órgano pedía estudios de inundabilidad por la peligrosidad de inundación de carácter geomorfológico.

También de forma "extemporánea" contestó el Ayuntamiento de Alicante mostrando su oposición a la propuesta, "por considerar incompatible la infraestructura de evacuación con otros proyectos de remodelación y/o mejora relacionados con la vía ferroviaria y con el enlace de las autopistas A-70 y A-31", así como posible afección al catálogo de protecciones, por lo que pidió modificaciones del trazado. El proyecto supone una línea de evacuación soterrada de 16 kilómetros y lleva asociada la construcción de una subestación eléctrica. Y por último, trasladaron sus condiciones para validar el proyecto desde la Confederación Hidrográfica del Júcar, hasta Adif, pasando por Carreteras. El promotor se comprometió a los estudios de inundabilidad, solicitando también las autorizaciones pertinentes para lo relacionado con las infraestructuras y apuntando que se reducirá la ocupación de suelos de alto valor agrológico.

Autorización ministerial con condiciones

A pesar de todo, el Ministerio de Transición Ecológica valida el proyecto. Eso sí, sometido a una larga lista de condiciones a nivel ambiental o urbanístico. Entre otras, que se respeten todos los bancales y ribazos existentes de longitud igual o superior a cinco metros; que la planta se diseñe a modo de islas con una superficie de módulos inferior a 10 hectáreas; elaborar un plan de restauración paisajística con informe favorable autonómico; un estudio previo al inicio de las obras para determinar si el tramo aéreo-subterráneo de alta tensión afecta al patrimonio paleontológico de la Sierra del Colmar; identificar núcleos de población o viviendas situadas a menos de 100 metros; o realizar estudios de modelización de los campos magnéticos generados para valorar las afecciones sobre la salud de la población.

73 hectáreas más en trámite alrededor de Lucinala

Por último, desde Ahsa inciden en que si se suman las diez plantas solares más —de las que ha dado cuenta este medio: 'Elche I, II, III, IV y V', 'Valverde', 'Luis Mora 1, 2 y 3' y 'Bonmatí') de tramitación autonómica en el entorno de esta planta, "se supera ampliamente la superficie del Clot de Galvany". Han alegado a nueve de ellas. "Estas diez suman 73 hectáreas; 231 hectáreas de placas solares en total en el área", indican. Eso sí, aún están en el trámite autonómico, sin que consten por ahora autorizaciones. A día de hoy tan solo hay cuatro pequeñas plantas con licencia para implantarse ya en el suelo rural de Elche.

Noticias relacionadas

next
x