Hoy es 19 de julio

las colecciones con influencers introducen gafas de la fábrica española

Hawkers, cada vez más 'made in Spain': Elche ya produce ocho modelos y arranca con Northweek

1/05/2023 - 

ALICANTE. La fábrica de Hawkers en Elche, la única de gafas de sol que existe en España, crece dos años después de su puesta en marcha. No en volumen de producción, que se mantiene más o menos en torno a las 140.000 unidades mensuales, pero sí en diversificación. De los dos modelos con los que arrancó la producción de las Hawkers 'made in Spain', la fábrica ha alcanzado actualmente los ocho. Lo que, combinando distintos colores de montura y tipos de lente, permite producir unas 200 referencias en el Parque Empresarial de la ciudad de las palmeras.

En estos momentos, la fábrica que dirige Claudio Scagni, donde se producen tanto modelos 'traducidos' de los chinos (que se siguen fabricando) como desarrollos propios creados al alimón entre los equipos de diseño de Elche e Italia, fabrica las Hawkers One, One LS, One Venm (el top seller de la compañía), Warwick, Faster, Core, Audrey (el modelo femenino más exitoso) y One Sport. La diferencia entre estas gafas y las que llegan de China no está solo en el 'made in Spain' de la patilla: la planta de Elche ha logrado mejorar el acabado de aspectos como la tampografía, las patillas o los embellecedores, gracias a su inversión en maquinaria.


Hasta el punto que los tres últimos influencers con los que ha desarrollado colecciones propias la enseña (especialmente conocidas son las colaboraciones periódicas con Paula Echevarría) han optado por desarrollos propios de la fábrica ilicitana frente a la alternativa asiática. "Les dimos a elegir sin decirles de dónde venía cada cual, y todos eligieron al menos para uno de sus modelos desarrollos locales", explica Scagni.

Northweek también es 'made in Spain'

La otra gran novedad de la planta abierta en febrero de 2021 bajo las oficinas centrales de Hawkers en Elche no tiene que ver con la marca, sino con una de sus filiales. Desde hace unos meses, la fábrica española ha comenzado a producir también modelos de Northweek, propiedad de la empresa ilicitana desde 2016. Según explica Scagni, en estos momentos están fabricando los modelos Wall, Bold y Regular de la segunda marca del grupo. Con una curiosa paradoja: la calidad del acabado en Elche ha eliminado las diferencias entre las gafas Hawkers y las Northweek hechas en España, que deberían ser de una gama algo inferior (al ser más económicas), de manera que el ahorro se ha tenido que aplicar en el packaging.

De momento, la fábrica no tiene previsto aumentar la producción en volumen, aunque sigue investigando en nuevos desarrollos. El motivo es que, aunque Hawkers aspira a producir en Elche la mitad de las gafas que vende, "no podemos inundar el mercado con nuestros desarrollos, porque aún se venden muchas gafas importadas de China", según Scagni. La planta, que trabaja en tres turnos, emplea a más de una treintena de personas, cuenta con cuatro cadenas de producción y utiliza cada vez más materiales reciclados, volviendo a introducir en el proceso la poliamida desechada y triturada.

Mejoras de diseño

Una de las mejoras más notables de la fabricación ilicitana (donde, al contrario que en China, las gafas salen del molde terminadas, sin necesidad de pulir o pintar) es que el efecto fibra de carbono se puede aplicar al borde de la montura, cuando antes no se hacía, gracias al nuevo molde. También se ha creado un relieve para el logo de la marca en la patilla en determinados modelos, sobre el que se aplica la tampografía. Varios modelos han incorporado bisagras de cinco barras frente a las de tres, que se van a añadir cada vez a más referencias. O las lentes polarizadas, con un espesor de 1,2 milímetros (1,8 para las no polarizadas) en el caso de Hawkers, y de 1 milímetro para las Northweek.

Con todo, la innovación de la que más orgulloso se muestra Scagni es la mejora fundamental en su modelo top seller: la One Venm es el modelo más solicitado por los clientes, pero también el más devuelto. El motivo, la torsión del uso normal de las gafas (cerrarlas, llevarlas en la cabeza...) hacía que el tornillo que une el material de la lente a la montura saltase a menudo. "Aquí lo hemos corregido gracias a un desarrollo técnico en colaboración con el mismo equipo italiano que diseña para Rayban", explica. No solo han mejorado el tornillo, sino que han añadido rosca al embellecedor, y han conseguido que su torsión vaya en la misma dirección que la lente.

Hawkers incorporó en mayo de 2022 a Pedro Beneyto (ex de Afflelou) como CEO para liderar su crecimiento offline y su introducción en el canal óptica. La firma vende más de 3 millones de gafas de sol al año, opera en más de 80 países a través de su web, tiene tiendas físicas propias en España, Italia y Portugal, y ha incorporado a su oferta la división de óptica Hawkers Eyewear, un proyecto en expansión que a finales del año pasado contaba con casi una veintena de establecimientos. La mitad de las ventas online de la compañía, además, se generan en España.

Noticias relacionadas

next
x