Hoy es 15 de junio y se habla de

El informe dilucidará qué ocurrió y qué medidas tomar

Elche licita la segunda fase de las exhumaciones del Cementerio y ultima el expediente tras el no contrato

10/03/2022 - 

ELCHE. Tras la polémica generada por el no contrato de las exhumaciones del Cementerio Viejo, en las que no se formalizó la relación contractual, ahora sí, el equipo de gobierno ha publicado la licitación de la segunda fase de los trabajos, que consisten en un estudio antropológico, análisis genético y dignificación de las víctimas de la Guerra Civil en la fosa del aljibe del camposanto. Se realizarán por un importe máximo de 34.449,72 euros y en un plazo de ejecución de ocho semanas. Al tiempo, el expediente informativo que se abrió al arqueólogo para conocer qué ocurrió en la polémica actuación se encuentra en su trámite final, según el edil de Recursos Humanos, Ramón Abad.

A este respecto, el principal error cometido con el no contrato es que se catalogó como un servicio de obras, por lo que por el montante económico, podía considerarse como un contrato menor y no salir a concurso público. Sin embargo, la realidad es que estas tareas eran un contrato de servicio, que tiene un tope monetario más bajo, por lo que debió salir a licitación. Cosa que advirtió el vicesecretario cuando la intervención en el Cementerio ya había empezado. Junto a ello, aunque el equipo de gobierno arguye que todo se debió a una consecución de errores en el trámite. Lo cual está comprobado, así como que hay otros puntos que no se entienden, como el haber iniciado las obras sin firmar ningún contrato, que empezasen antes de que se cumpliera el periodo de exposición pública, o que miembros de la empresa adjudicataria (Drakkar Consultores), figuraran en el informe previo al contrato, además de ofrecer un precio coincidente con el presupuesto  para las obras; el máximo subvencionable por la Generalitat. 

Esta última fue la cuestión que puso en alerta al equipo de gobierno y por lo que se decidió abrir un expediente informativo al arqueólogo municipal —una posición que rechazaron en el PP al considerar que la responsabilidad última es del Ejecutivo—, responsable del contrato. En este sentido, se designó a un Instructor y a una Secretaria, ambos del cuerpo funcionarial municipal, para abrir un expediente de información reservada para dilucidar qué ocurrió. Se han entrevistado con el arqueólogo un par de veces, "y ahora tienen que emitir un informe en el que se pueden hacer recomendaciones pertinentes o solicitar acciones posteriores", explica Abad. Este es el paso previo a cualquier expediente disciplinario, que por otra parte no tiene por qué ser el resultado final. El departamento está a la espera de que resuelvan y se cierre esa información reservada. En cualquier caso, en el informe realizado por el Secretario a solicitud municipal, indicaba que tanto el técnico como el TAG de Cultura habían cometido el error en el trámite al dar por hechos algunos pasos del mismo.

Segunda fase: estudio genético para comprobar si son los represaliados que se buscan

Sea como fuere, y mientras se resuelve este asunto, el Ayuntamiento ya ha activado el trámite para, ahora sí, licitar la segunda parte de la intervención. Además de finalizar las exhumaciones, en un lugar peculiar, como es el fondo de un aljibe, este fue utilizado como osario tras la rehabilitación del patio donde se ubica. En él se ubicaron los inhumados del patio que no fueron reclamados por familiares ni reubicados. Es por ello que en el interior del aljibe se localiza un número indeterminado de individuos desarticulados, y que, según fuentes orales, se encuentran cubriendo a los represaliados por el franquismo. No obstante, junto a información oficial y de los familiares con detalles individuales sobre rasgos, enfermedades o posibles pertenencias, se espera que se puedan compatibilizar dichos datos con los hallazgos de campo y del estudio osteológico para ir filtrando y elaborar una lista de identidades compatibles. Para ello deberán confirmarse con un estudio genético de los restos y de los familiares presentes, lo que depende del estado del ADN y de disponer de familiares con los que cruzar la información.

"Se tiene previsto localizar, exhumar, custodiar e identificar los restos de catorce personas que, vistos los estudios y datos históricos, presumiblemente, se encuentran enterradas en la fosa-aljibe. No obstante, no se puede asegurar la certeza de esta hipótesis", señala el informe de actuación. En cualquier caso, de lograr identificarlos, se entregarán a los familiares, que es el fin último, además del conocimiento de estos hechos históricos. Una intervención que a nivel administrativo ya se está gestionando de forma ordinaria, con el arqueólogo como coordinador de la calidad en los trabajos, con la rúbrica de la edil de Cultura Marga Antón del pliego y este ya en licitación. A diferencia de la primera fase, que se tenía que ejecutar con celeridad para poder justificar la subvención autonómica —otra situación que explica la polémica— en este caso ha sido la Federación Española de Municipios y Provincias (Femp) quien ha aportado 12.000 euros con el propósito de contribuir en los trabajos de exhumaciones de represaliados y víctimas de la Guerra Civil.

Noticias relacionadas

next
x