X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

condenados por alzamiento de bienes en autisa

El juez extingue el 'holding' de los Gregory tras 10 años en concurso por insuficiencia de bienes

Rafael Gregory llega a la Audiencia Provincial en mayo de 2018, al juicio por el 'Caso Autisa'. Foto: EFE
16/04/2019 - 

ALICANTE. Alicantina de Renta y Gestión SL ha dejado legalmente de existir. Si bien la denominación social de la firma es poco conocida, se trata de la sociedad holding de los conocidos empresarios Rafael y José Vicente Gregory, condenados por alzamiento de bienes en una de las ramas del 'Caso Brugal', y con la que dirigían sus participaciones en otras empresas del grupo, con la mercantil Autisa como punta de lanza. La firma llevaba en concurso casi una década, desde febrero de 2010, y en 2014 se abrió la fase de liquidación al no lograr aprobar el convenio de acreedores.

Según el auto del juzgado de lo Mercantil número 2 de Alicante, dictado el pasado 20 de marzo aunque publicado este lunes en el BOE, el juez Salvador Calero ha dado curso a la extinción de la sociedad tras declarar concluido el concurso por insuficiencia de bienes y derechos para atender los créditos rápidos contra la masa. El concurso, al que la mercantil se acogió de forma voluntaria, ya fue calificado culpable en una sentencia precedente. El juez aprueba la rendición de cuentas de la administración concursal, formada por tres administradores (de los que curiosamente uno es la mercantil Hormigones Tizor, de otro de los imputados en Brugal, el constructor Enrique Ortiz), y los cesa en sus funciones.

Los hermanos Gregory son los protagonistas de una de las ramas secundarias del entramado destapado por el 'megacaso' Brugal: un alzamiento de bienes en Autisa, que también se declaró en concurso en 2010, para el cual pidieron ayuda a Ángel Fenoll, presunto cabecilla del entramado junto a Enrique Ortiz y que medió para amañar supuestamente la adjudicación del Plan Zonal de la Vega Baja y la contrata de recogida de residuos en Orihuela, que se está juzgando en estos momentos. Los empresarios fueron condenados el pasado mes de marzo por la Audiencia de Alicante a tres años de prisión, por urdir una trama para dejar sin patrimonio sus mercantiles, que se hallaban en situación de quiebra, y no pagar así a sus acreedores. Fenoll fue absuelto.

Alicantina de Renta y Gestión, administrada por los dos hermanos Gregory, era el socio mayoritario de media docena de mercantiles, y participaba con un porcentaje minoritario en otras tres, según los datos del Registro Mercantil. Así, tenía más del 90% del capital en Murciana de Vehículos Industriales (Muvisa), Comercial Gregory SA, Repuestos Atalayas Alicante y Autisa Servicios Ocasión. Era también el socio mayoritario en Rent-Autisa, y participaba en Autisa Servicios SL, Promociones Velamarino e Inmobiliaria Costa de Alicante. Todas estas mercantiles están extinguidas o en fase de liquidación.

Contra la sociedad holding de los Gregory consta una reclamación de 2,2 millones de la Agencia Tributaria (AEAT), que se cursó en junio de 2018. Antes, tras abrirse la fase de liquidación en septiembre de 2014, se habían realizado tres subastas concursales (entre 2015 y 2017) con bienes valorados en 2,6 millones de euros, 440.000 euros y 60.000 euros, respectivamente. Una vez subastado todo el patrimonio de la empresa, y tras la reclamación de Hacienda, no quedan bienes con los que atender los créditos contra la masa (los generados desde la declaración del concurso), por lo que el juez da curso a la extinción de la sociedad.

Noticias relacionadas

next