Hoy es 15 de julio

David Giner, coordinador de proyectos del Invat·tur, explica el modelo DTI 

Destinos turísticos inteligentes (DTI) de la Comunitat: ¿Qué retos y dificultades tienen?

11/12/2023 - 

VALÈNCIA. La red DTICV —Destinos Turísticos Inteligentes de la Comunitat Valenciana— es un referente a nivel nacional por lo que a la gestión estratégica e inteligente en destinos turísticos se refiere. Una red que trata de ayudar a los destinos a avanzar en la transformación digital de la gestión turística, acceder a información y conocimiento sobre cómo aplicar la tecnología y optar a ayudas públicas específicas. Un modelo de turismo transversal basado en el respecto a la sostenibilidad, accesibilidad, movilidad… y en el que se busca la gestión eficiente del municipio, para lo que se ponen en marcha pilotos de innovadoras herramientas tecnológicas. 

Una red que comienza a fraguarse en 2014, en un momento en el que se estaba en revisión hacia dónde debía avanzar la Comunitat Valenciana en materia de turismo y se quiso buscar “un elemento que garantizara que a medio y largo plazo la Comunitat tuviera herramientas para convertirse en un territorio competitivo, más allá del precio, y que la Comunitat Valenciana marcara la diferencia con respecto a otros destinos”. Lo explica David Giner, coordinador de proyectos de Invat·tur. Para ello, se trasladó el modelo de ciudad inteligente que ya existía en otras ciudades —aunque centrado en la tecnología— a los destinos maduros de sol y playa: “Fuimos la primera Comunitat en poner en marcha (2014-2015) la red y somos la primera comunidad autónoma que cuenta con un modelo de destino turístico inteligente”.

De este modo, se trabaja para que los destinos cuenten con herramientas, tanto tecnológicas como metodológicas de planificación, para ir “hacia un territorio más sostenible, más accesible, innovador, con un marketing online más inteligente, con mayores recursos para compartir, generar conocimiento y, sobre todo, desde un punto de vista basado en una gestión o gobernanza asentada en la colaboración público-privada más avanzada”.

Por tanto, se pone el foco en la gestión: “Antes los destinos se preocupaban por la promoción turística y ahora, dada esa competencia, se aboga por avanzar en un modelo basado en la gobernanza, entendida como la necesidad de unir relaciones internas de las distintas partes que pertenecen a la gestión del municipio”. Por ende, la tecnología no es la base de la que gira la estrategia sino que es la herramienta que ayudará a los destinos a alcanzar esos retos una vez tengan una gestión interna clara. Tanto es así que la herramienta que se comparte es la gestión, “una metodología de planificación que debe seguir un destino para avanzar hacia una gestión inteligente, en esa línea de mejora en la que se debe trabajar siempre”. De este modo, los destinos trabajan una serie de indicadores (accesibilidad, sostenibilidad, gobernanza…) que son distintos según la tipología de cada municipio y que, realizado el diagnóstico, obtienen una líneas de desarrollo específicas. 

Sin embargo, ello no quiere decir que la tecnología no se ponga al servicio del destino pues la red DTICV pone a disposición de los municipios herramientas de reputación online, herramientas de redes sociales o próximamente el Sistema de Inteligencia Turística de la Comunitat Valenciana, una herramienta que permitirá una mayor eficacia en la planificación, las estrategias y el análisis, tanto presente como futuro de los mercados turísticos. El objetivo es obtener un sistema combinado de servicios en la nube de big data, machine learning y business intelligence para procesar y analizar cualquier fuente de datos, que propicie una acertada toma de decisiones.

“Una herramienta que va a permitir la confluencia de fuentes de información para que de una manera descriptiva y predictiva pueda conocer la evolución de los mercados emisores, como evoluciona la demanda, la competencia… para que los destinos en 2024 empleen esa herramienta para que ajusten su promoción o planificación de su destino”, explica Giner enfatizando que el gran reto va a ser “la gestión del dato”.  

Asimismo, también se ponen en marcha pilotos que aportan empresas privadas a la red, como el realizado en Dénia con la empresa ESRI, en el que se ha creado un piloto de un gemelo digital; es decir se ha llevado al entorno digital la oferta turística de Dénia para que los técnicos puedan hacer pruebas. También se ha virtualizado el castillo de Cullera y parte del patrimonio de Sagunto; se han desarrollado herramientas de gestión de proyectos en ciudades como Elche o Finestrat que permiten definir roles y acompañan en el desarrollo de planes estratégicos; en la Nucía la se ha realizado la sensorización de los parkings cuando hay grandes eventos; en Tabarca, Benicàssim y Gandia han hecho un pilotaje de variables medioambientales…Ejemplos de “cómo la tecnología se pone al servicio de la gestión y la planificación”.

El papel de la Red DTI-CV 

De este modo, la Red DTI-CV, creada en 2019, actualmente está formada por 103 destinos (municipales y supramunicipales), veinte empresas así como organismos nacionales e internacionales. Una Red DTI-CV que se plantea como un entorno en el que compartir conocimiento y “está sirviendo para vertebrar el territorio, despertar el interés de gestionar de otra manera y como respaldo a todos esos técnicos que han decidido pasar hacia un modo de gestión más integral”. 

Uno de los principios del DTI es garantizar la calidad de vida de la ciudad, premisa que se une a la sostenibilidad entendida en su vertiente social. Por ello, “la sostenibilidad está en la base del DTI”, que según explica David Giner, se trabaja a través de un grupo de destinos que cuentan con indicadores que se traducen en medidas concretas para dar respuesta a esa necesidad. “Nuestra función es tratar de trasladar los retos que afronta el sector y materializarlos en medidas puntuales para que poco a poco vayan recorriendo el camino”. Una manera similar a la que también se trabaja la accesibilidad pues “tradicionalmente se ha entendido como las barreras arquitectónicas, pero nosotros en la red hemos trabajado en la parte digital y online”. 

Impacto del DTI en playas y espacios naturales

Según explica David Giner, en 2018 se vio la importancia de adaptar el modelo DTI a las playas porque "había inquietud de posicionar a la Comunitat Valenciana como referente en este ámbito". Para ello y a partir de una gestión que estuviera integrada en el destino se pensó en qué tecnologías habían para avanzar, lo que "nos sirvió para que los destinos que querían implantar esa tecnología tuvieran de referencia las principales aplicaciones y qué podían poner en marcha". Y bajo esas premisas se dieron con soluciones como el uso de drones para el rescate, instalar cámaras de control térmico,… Una manera de aplicar la tecnología a la gestión del destino que también se trasladó a los espacios naturales, pues hoy el Puig Campana implementa tecnología para mejorar la cobertura de los móviles, el control de la policía local, un control de la trazabilidad del turista…  

Donde la tecnología todavía no se ha desarrollado mucho es en el ámbito cultural y en los festivales, donde el modelo de festivales inteligentes de la Comunitat Valenciana es muy reciente y "hemos puesto el foco en accesibilidad, así como en sostenibilidad". 

Noticias relacionadas

next
x