Hoy es 15 de julio

inicia la fase de pruebas de su red de control

Alicante acelera la Zona de Bajas Emisiones con la fase de consultas para activarla tras el verano

18/03/2024 - 

ALICANTE. El proceso para la implantación de la Zona de Bajas Emisiones (ZBE) de Alicante entra en su fase final con la previsión de que pueda quedar activada tras el verano. El equipo de gobierno, del Partido Popular (PP), prevé poner en marcha la consulta pública que resulta preceptiva para perfilar la redacción de su ordenanza reguladora justo después de Semana Santa para recopilar aportaciones y sugerencias que puedan quedar incorporadas a sus normas de funcionamiento.

Fuentes municipales consultadas precisaron que ese texto regulador en el que se delimitará la operativa del sistema de control de la movilidad en los dos anillos en los que queda configurada la ZBE está prácticamente finalizado, en coordinación con la empresa adjudicataria de su desarrollo (Tecnologías Viales Aplicadas, TEVA), a la espera de que pueda complementarse con propuestas de mejora viables desde el punto de vista técnico que no se hayan considerado hasta ahora. 

La superación de ese trámite consultivo permitirá que la propuesta de ordenanza se eleve a aprobación a la Junta de Gobierno para que inicie su recorrido de tramitación política, con la presentación de enmiendas por parte de los grupos de la oposición (PSOE, Vox, Compromís y Esquerra Unida Podem), y pueda elevarse a debate y aprobación en pleno. Con ese calendario, todo parece indicar que la ordenanza podría quedar aprobada de forma inicial entre los meses de junio y julio, lo que abrirá otro plazo adicional para la presentación de alegaciones antes de su aprobación definitiva. 

De este modo, siempre que la propuesta prospere con la mayoría de votos necesaria, la nueva regulación podría entrar en funcionamiento entre el tercer y el cuarto trimestre del año. Es decir, antes de que venza el plazo previsto para su aplicación, a cierre de diciembre de este año, en función de la última prorroga concedida para ello por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

Por el momento, se desconocen las condiciones concretas que quedarán reflejadas en esa regulación, aunque sí se ha reiterado el compromiso de que, por el momento, no incluirá restricciones de acceso a ningún tipo de vehículo, ni la imposición de sanciones en caso de incumplimientos. Básicamente, porque se considera que no existe un marco regulatorio concreto que obligue a aplicarlas en la actualidad, según las conclusiones recogidas en dos informes internos elaborados por el departamento de Medio Ambiente y por la Secretaría General del Ayuntamiento. En esos dictámenes, se apuntaría que la Unión Europea habría marcado distintos plazos que se extenderían incluso hasta 2040 para la implantación de esas restricciones. 

Las conclusiones de esos informes propiciaron, de hecho, que el PP pudiese alcanzar un pacto con el grupo municipal de Vox por el que se garantizaba la aprobación de los presupuestos municipales de 2024 ligado al descarte de límites a la movilidad en la regulación de la ZBE.


Eso sí, en la ordenanza sí deberá recogerse necesariamente los supuestos en los que, a futuro, sí se contemplará la activación de restricciones con su correspondiente régimen sancionador en los momentos en los que se detecten episodios de contaminación superiores a los permitidos en la legislación sobre calidad del aire, ya que existe la obligación legal de regularlos, aunque pueda aplazarse su eficacia a un horizonte temporal concreto (como se ha anunciado en el caso de la regulación aprobada en Elche), o que se decida acordar expresamente una moratoria

Ensayos de funcionamiento

Lo cierto es que, en realidad, el sistema de control de esa ZBE ya está operativo en fase de pruebas, una vez que ya se han instalado la mayor parte de las cámaras y estaciones de medición que conforman su red, sin que se haya consumido la prórroga de seis meses para su despliegue que se concedió a TEVA el pasado mes de diciembre

Esas cámaras y estaciones de muestreo quedan situados en torno a los dos anillos ya citados: uno exterior, en torno al borde de la Gran Vía, en el que se instalarán 51 puntos de control de entrada y salida en el arco comprendido entre la calle México, la avenida de Dénia y el frente litoral; y otro interior, en torno a Doctor Gadea y Alfonso el Sabio, con otros 24 puntos de rastreo y monitorización, que no solo realizarán un seguimiento de los flujos de tráfico, sino que también medirán la calidad del aire

Según fuentes municipales, esos ensayos se extenderán, en breve, también a la aplicación para teléfonos inteligentes desarrollada en el marco del proyecto 'Alicante Se Mueve Being Smart' que permitirá a los usuarios conocer el estado del tráfico y su evolución en tiempo real para elegir la ruta más favorable en cada caso que permita evitar atascos o puntos de aglomeraciones. El desarrollo de esa APP estaría ya prácticamente finalizado tras haber compatibilizado los datos obtenidos por las cerca de 300 cámaras que conforman los dos proyectos: Alicante Se Mueve y la ZBE

Noticias relacionadas

next
x