X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

AGUAS DE ALICANTE CELEBRA SU 121 ANIVERSARIO

Un concierto en beneficio de la cultura: la misión es ampliar la formación musical de la juventud

11/10/2019 - 

ALICANTE. Si existe un elemento que está presente en la vida todos los días -y que nada tiene que ver con el fluir de la naturaleza, como que todas las mañanas salga el sol- es la música. Pregunten a quien quieran y comprobarán que, en la más alta probabilidad, esa persona ha escuchado ese estímulo auditivo en algún momento del día: la radio que sonaba en el coche que le ha dejado cruzar la calle, la canción que introduce esa serie de televisión -ahora vista en Internet- que le acompaña durante la comida o el chorro de música que riega sus oídos al contacto con los auriculares -bien sean los minúsculos inalámbricos blancos o los esponjosos con diadema). La música es esa constante que puede vestir ropa de calle en el día a día y puede enfundarse el traje para asistir a celebraciones. Es por esta última razón que la empresa Aguas de Alicante celebra su 121 aniversario con un concierto solidario de música clásica a cargo del cuarteto de cuerda de la Orquesta Filarmónica de la Universidad de Alicante (OFUA). El evento se presentó el jueves 10 de octubre en una rueda de prensa en el Teatro Principal, en un acto en el que intervinieron la subdirectora del mismo teatro, María Dolores Padilla, el director del Servicio de Cultura de la UA, Faust Ripoll, el director de Comunicación y Relaciones Internacionales de Hidraqua y Aguas de Alicante, Martín Sanz, y el representante de la Sociedad de Conciertos de Alicante, Alfonso Ramón-Borja.

El concierto tendrá lugar el miércoles 23 de octubre en el Teatro Principal, un espacio cultural que "siempre estará al lado de todas las iniciativas que apoyan la promoción de las artes escénicas y del talento, imprescindible para su desarrollo", asegura su subdirectora. Es ella quien también agradece a la Universidad de Alicante "su sensibilidad y promoción de la cultura, en este caso, de las jóvenes promesas de la música" y a Hidraqua y Aguas de Alicante, "que día tras día colaboran en tantas propuestas culturales y patrocinios". Además de estas tres entidades (Aguas de Alicante, Teatro Principal y UA), también está presente en la iniciativa la Sociedad de Conciertos de Alicante, que constituye un colectivo que "demuestra en cada concierto su apuesta por la calidad y la búsqueda de la excelencia", avala Padilla.

Esta colaboración público-privada se aúna en un objetivo común: "La apuesta por el talento y por fomentar la cultura y la educación", responde el director de Comunicación y RRII de Aguas de Alicante, quien tilda la conjunción como "perfecta, ya que no se podía pedir una mejor manera de celebrar los 121 años de una empresa como esta". La ayuda mutua entre estos cuatro protagonistas, sumada también la cooperación de Oftalvist, desemboca en iniciativas "que ponen en valor la colaboración del tejido empresarial de nuestra ciudad en las actividades culturales y en un sector en el que el mecenazgo juega siempre un importante papel", subraya la subdirectora del Principal.

Y si hay alguien que pone la casa y otra persona, el motivo de la celebración, es la UA quien se encarga de la música a través de su cuarteto de cuerda, una formación de cámara que se deriva de la OFUA: "Es un cuarteto reciente, que se presentó de manera pública el 7 de mayo también en el Teatro Principal. A través de la orquesta, del cuarteto o de las aulas culturales de la Universidad ofrecemos el trabajo de los jóvenes y también estamos presentes en la sociedad alicantina, adquiriendo así un compromiso con la ciudad y con la cultura", expresa el director del Servicio de Cultura.

El cuarteto está compuesto por las violines María García y Alba Signes, el viola Carles Soler y el violonchello Javier Masiá e interpretará "un programa de calidad totalmente clásico", apunta Ripoll: la primera parte divide el protagonismo entre El arte de la fuga, de Bach, y Les nations anciens et modernes, de Georg Friedrich Telemann, mientras que la segunda parte la domina el checo Dvorak, con su llamado Cuarteto americano (num. 12, opus 96). La recaudación está destinada a un fin solidario aunque no benéfico, ya que desde Aguas de Alicante se ha decidido "fomentar la educación y la formación, por lo que el dinero conseguido el día 23 repercutirá en el alumnado joven de música del Conservatorio de Alicante, para que puedan tener la oportunidad de acceder a esas magníficas figuras que les acercan a través de la Sociedad de Conciertos", enuncia Sanz.

En palabras del representante de la Sociedad de Conciertos, a través de esta iniciativa se pretende "recaudar fondos para becar a estudiantes de música y a jóvenes de menos de 25 años, quienes gozarán de un gran descuento, ya que tendrán la oportunidad de pagar solamente 13 euros al mes para recibir los 18 conciertos que se van a realizar, los cuales tienen máxima calidad. La Sociedad no puede vender entradas, pero sí convertir a gente en socios, quienes se pueden dar de alta o de baja cuando quieran", interpreta. Es por tanto "el amor a la música por parte de los jóvenes", según sostiene, el motor del concierto, por lo que "cuantas más entradas se vendan, a más estudiantes se podrá becar", traslada Padilla.

La Sociedad de Conciertos de Alicante lleva en funcionamiento casi 50 años con un total de 900 recitales de música organizados y, en la actualidad, se encuentra impulsando "conciertos para la juventud, enfocados a personas de entre 7 y 14 años", además de estar desarrollando una colaboración con la asociación a favor de los discapacitados psíquicos de Alicante (APSA) "para que sus integrantes puedan asistir a los conciertos", cuenta el representante. Por su parte, pone en valor el Teatro Principal, quien asegura ser "la envidia a nivel internacional por la acústica y por su construcción. Y lo dicen todos nuestros proveedores: los músicos que nos visitan".

Además, Ramón-Borja destaca califica a la OFUA como "un milagro, porque se trata de una orquesta muy difícil; cada año rota, como mínimo, el 20% de sus integrantes, lo que significa que esta cantidad de músicos/as nuevos/as tienen que coger el tren y subir al nivel de calidad que se les está demandando. Con un presupuesto bajo, con mucho cariño, mucha presión y mucho trabajo, consiguen un producto de mucha calidad", opina. Una filarmónica que lejos de obtener la calificación de profesional es formativa y amateur, de la cual se pretende que nazcan nuevos conjuntos musicales: "La idea es, en la medida de lo posible y siguiendo la idea del fomento de la cultura, consolidar el cuarteto de cuerda y, en un futuro, poder crear alguna nueva formación musical que derive de la misma OFUA. Es decir, tener una orquesta pero también constelaciones, es decir, cuartetos o agrupaciones que salgan de la misma", trasmite sus intenciones Ripoll.

Noticias relacionadas

next
x