X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

hasta el 15 de diciembre

Alicante salda su deuda con Vicente Rodes: reabre el Mubag con la mayor exposición sobre el artista

1/11/2019 - 

ALICANTE. Vicente Rodes —que no Rodés, apellido catalanizado durante su etapa en Barcelona, donde murió—, pertenece a la escuela de pintura española del siglo XIX y es uno de los pintores alicantinos más célebres. Es, de hecho, la personalidad con la que el Ayuntamiento de Alicante inauguró, en 1854, su galería de alicantinos ilustres en la Casa Consistorial. Un acto del que se cuenta con crónicas en las que se hace especial hincapié en el éxito del evento, con gran afluencia de público, que además acudió entusiasmado a la cita. Reconocimiento público que tras su muerte, en 1858, pronto se diluyó, dejando un gran vacío que nunca se volvió a llenar. 

Es ahora cuando el Mubag, a través de este proyecto comisariado por Pilar Tébar y Sergio Pascual —iniciado en 2016— y que ha contado con el apoyo del Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana, ha conseguido reunir una parte importante de su obra para rendirle homenaje y redescubrir su trayectoria. Una carrera artística que comienza en la Escuela de Dibujo del Real Consulado de Mar y Tierra de Alicante. Etapa de la que ahora se han descubierto 300 dibujos del autor, diez de los cuales se muestran en esta exposición tras haber sido restaurados. Y es que ese es, precísamente, el punto de partida.

Lo inédito de Vicente Rodes

El descubrimiento de Pilar Tébar fue algo casual. Se produjo mientras consultaba unos documentos en el Instituto Jorge-Juan, el histórico centro público de educación secundaria de Alicante, inaugurado en 1845. Allí, le mostraron una carpeta que contenía bocetos de manos, pies, cabezas... ilustraciones que trataban de buscar la perfección de la técnica de un joven estudiante. En lo que nadie había reparado es en que pertenecían a la desaparecida Escuela de Dibujo del Real Consulado de Mar y Tierra, lugar en el que Vicente Rodes inició sus estudios en bellas artes, llegando incluso a dirigir dicha institución. "Localicé más de 300 dibujos, muchos de los cuales incluían la firma V.R. de Vicente Rodes", afirma Tébar. 

Muchas de esas piezas han sido ahora restauradas por el Instituto Valenciano de Conservación, Restauración e Investigación. Unas piezas que todavía no tienen un destino final definido, ya que deberán permanecer en un lugar favorable para su conservación y puesta en valor, algo que todavía no se ha definido. Un lugar en el que atesorar la obra más alicantina de Vicente Rodes, quien posteriormente se trasladó a València y después a Barcelona, donde conseguiría renombre gracias a su virtuosismo con la técnica del pastel, con la que lograba plasmar el momento con apabullante realismo.

La mayor exposición sobre Rodes

Tras la única muestra monográfica dedicada a Vicente Rodes —que se debió hace 93 años a la iniciativa de su nieto, Fidel de Moragas i Rodes, en 1926 en Valls, provincia de Tarragona—, casi un siglo después se vuelve a reconocer su figura con la mayor exposición de sus obras realizada hasta el momento. Un total de 85 piezas que además no se habían mostrado al público nunca antes, ya que formaban parte de colecciones particulares. "Detrás de este proyecto hay un arduo proceso de localización de obras por diferentes museos, casas de subastas y particulares, así como actualización de su producción e investigación", afirma Tébar. Pero el resultado de todo ese trabajo también se puede ver con detalle en el catálogo elaborado para que el proyecto perdure en el tiempo.

Vicente Rodes Aries. El estudio del natural: De la academia al Romanticismo —que se podrá visitar hasta el 15 de diciembre— incluye dibujos, retratos en pastel o en óleo, miniaturas e incluso fotografías. Una disciplina a la que le dedicó los últimos años de su vida, enamorado por la tecnología de la época que comenzaba a hacer realidad su propia idea de capturar el momento. Un recorrido por sus inicios y por su etapa álgida con obras que, tras este ciclo itinerante, se han llegado a revalorizar, convirtiéndose en algunas de las piezas más deseadas por los coleccionistas y los grandes museos. "El Museo del Romanticismo de Madrid acaba de adquirir dos obras de Rodes, así que ya hay dos allí, donde antes no había ninguna", afirma Tébar.  

El proyecto, para el que ha sido fundamental la colaboración de los familiares y descendientes de Vicente Rodes, surgió como una propuesta de los museos de bellas artes de las tres provincias de la Comunitat, planteada por Joserre Pérez-Gil, directora del Mubag. En ese sentido, José Luis Pérez Pont ha destacado que “esta exposición es fruto de la colaboración entre los tres museos de bellas artes (Castelló, València y Alicante) promovida por el Consorci de Museus hace tres años, un proyecto que nos ha llevado a trabajar junto a otros museos del Estado español, afianzando nuestra colaboración con otras instituciones culturales como el Museu Nacional d’Art de Catalunya, la Reial Acadèmia Catalana de Belles Arts de Sant Jordi, el Museu de Valls, el Museo del Romanticismo o la Real Academia de la Historia, como ejemplo de la calidad de las obras de Rodes”.

En Alicante se cierra una itinerancia de casi un año en el que ha visitado Castellón, Valls y València. Las obras han ido rotando en cada sede. "Es uno de nuestros pintores de mayor calidad, que obtuvo en vida la fama y el reconocimiento, pero que cayó en el olvido por el cambio de gustos o por el propio devenir de la historia", resume Tébar. Alicante salda ahora esa deuda histórica, con el objetivo de mantener viva su memoria.

Noticias relacionadas

next
x