X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

la entrada del fondo cancela la deuda por el canon con la autoridad portuaria

La subasta del parking del puerto: 2,5 millones de deuda con el fondo y medio millón en obras

4/02/2020 - 

ALICANTE. El administrador concursal de Procoypro, la mercantil que construyó y explota el parking de Poniente del puerto de Alicante, sigue trabajando para adjudicar la concesión a una nueva firma que tome el relevo de la empresa ilicitana, en liquidación tras no lograr un acuerdo de refinanciación en 2018. La concesión vence dentro de dos años, y la empresa que la asuma, si es el caso, tendrá que negociar una ampliación con la Autoridad Portuaria para poder rentabilizar la inversión. En caso contrario, la concesión volvería al puerto con la liquidación de la mercantil, y volvería a salir a concurso con nuevas condiciones para seguir prestando el servicio.

En este sentido, las pujas de las firmas interesadas estarán condicionadas por dos extremos. Por un lado, la existencia de una deuda de 2,5 millones de euros que está calificada como crédito privilegiado. Esta es la deuda que, tal como desveló Alicante Plaza en noviembre, compró un fondo de inversión cuya identidad no ha trascendido, e incluye tanto el crédito de 2 millones con Bankia que compró el fondo como los atrasos en el pago del canon a la Autoridad Portuaria. De esta forma, el puerto ha dejado de reclamar los impagos a Procoypro en el concurso, dado que su posición como acreedor ha sido asumida por el inversor, tal como confirman fuentes de la APA.

Por otro lado, según fuentes conocedoras del proceso, quien se quede la concesión de Procoypro en subasta judicial tendrá que asumir asimismo medio millón de euros en obras pendientes de ejecutar, aunque en este caso podría negociar con la APA un paquete de inversiones que permita ampliar el periodo de concesión, que se puso en marcha hace ya 18 años. Es decir, de partida, la oferta de los interesados en hacerse con la concesión del parking tiene que contar con la devolución del crédito al fondo de inversión y las obras pendientes, lo que pone el contador, de inicio, en 3 millones de euros.

Dado que se ha saldado la deuda con el puerto de Alicante que se había generado por el impago del canon en los últimos tiempos, la Autoridad Portuaria se limitará a participar en el proceso de adjudicación de la concesión a la hora de certificar que la propuesta de la empresa que se proponga como nueva adjudicataria cumple con los requisitos técnicos y jurídicos necesarios. Así, la decisión se sustanciará en el juzgado de lo Mercantil, a propuesta del administrador concursal. La subasta de la concesión ha generado una enorme expectación, y según confirman fuentes conocedoras del proceso se han presentado una decena de ofertas de empresas interesadas en asumir la explotación del aparcamiento.

Procoypro se adjudicó la concesión para construir y explotar el parking en 2002, con Mario Flores como presidente del puerto. En 2010 la Autoridad Portuaria renovó la concesión por 10 años más, de manera que en teoría tenía que haber gestionado el parking hasta 2020. También cabía la posibilidad de ampliar en el tiempo la concesión llevando a cabo una inversión productiva, que probablemente será lo que proponga el nuevo adjudicatario. Sin embargo, dos factores redujeron considerablemente los ingresos de la firma: de un lado, la caída de la actividad en el centro comercial Panoramis, a unos metros de distancia, y de otro que el puerto redujo la vía de ingresos fijos del servicio de grúa.

Procoypro incluso presentó un contencioso contra la Autoridad Portuaria, en el que reclamaba un lucro cesante de 1,7 millones entre 2010 y 2015, periodo en el que según la empresa la Policía Portuaria interpuso menos sanciones de las previstas en la concesión "pese a la existencia de vehículos mal estacionados". Los tribunales, no obstante, fallaron a favor de la Autoridad Portuaria en octubre de 2019, según publicó entonces Expansión

Tras varios años en pérdidas y con una facturación que rondaba los 400.000 euros anuales, la mercantil inició en 2017 una ronda de contactos con los bancos acreedores para refinanciar su deuda, que superaba los 2,4 millones de euros (de los que 2 millones corresponden a Bankia), y en julio de ese año solicitó el preconcurso en busca de un acuerdo. Finalmente, ante la negativa de los acreedores a respaldar su plan de negocio, Procoypro solicitó el concurso de acreedores voluntario con liquidación en diciembre.

Noticias relacionadas

next
x