X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

los nuevos propietarios restauran el hotel para reabrir en 2019

Dos inversores holandeses compran el hotel rural en Alcalalí del dianense Ángel Vives

2/12/2018 - 

ALICANTE. El pintoresco hotel Castell de la Solana, uno de los establecimientos rurales más conocidos de la Marina Alta, cambia de manos. Según ha confirmado su anterior propietario, el empresario dianense Ángel Vives, lo han comprado dos inversores holandeses. Los nuevos propietarios, Maarten Van Houten y Bjorn Eusen, figuran ya como administradores solidarios de la sociedad, según se ha publicado en el Boletín Oficial del Registro Mercantil (Borme).

La operación se cerró el pasado mes de septiembre, según confirma Vives, aunque el hotel llevaba tiempo en venta. Finalmente, han sido dos inversores extranjeros los que se han hecho con este caserón reconvertido en hotel con encanto,  que ahora quieren enfocar hacia el turismo europeo. De momento, la web del hotel ya indica que se trata de un establecimiento solo para adultos. El establecimiento está cerrado por reformas en estos momentos, pero los inversores holandeses esperan reabrir en enero de 2019.

A preguntas de este diario, Vives ha explicado que decidió vender el hotel al no poder encargarse directamente de su gestión. El empresario dianense abrió el establecimiento en 2002, pero además de farmacéutico, tiene otros negocios fuera de Alcalalí, por lo que cada vez pasaba más tiempo ausente del establecimiento. "Al principio lo gestionaba yo directamente, pero cada vez estaba menos encima, al tener otros negocios". Vives, además de vicepresidente del Cercle Empresarial de la Marina Alta (Cedma), fue elegido delegado de la Cámara de Comercio en Dénia el pasado mes de mayo.

'Solo adultos' de alto poder adquisitivo

Los nuevos propietarios del establecimiento lo han reconvertido en un modelo de 'adults only', buscando al turista de alto poder adquisitivo del centro y el norte de Europa (en el interior de la Marina Alta, donde está ubicado, es abundante la colonia europea). El hotel cuenta con solo siete habitaciones de distinta tipología, cada una con una decoración propia, Wifi y acceso directo al jardín o, en el caso de la primera planta, balcón. Los precios que maneja el hotel para su reapertura están en torno a los 140 euros por noche, según distintas plataformas de reserva.

En mitad de un paraje rural, a los pies de la montaña y en una finca de olivos singular en la Vall del Pop, el hotel Castell de la Solana ocupa una lujosa y reformada casa de campo, dotada con piscina al aire libre y un tranquilo jardín con vistas al valle. A un kilómetro de Alcalalí y bien conectado con Dénia, sus nuevos propietarios tienen previsto implantar además el sistema de desarrollo personal Home of Innergy, importado de su país de origen, y basado en la nutrición, el relax y el contacto con el entorno natural.

Noticias relacionadas

next