insiste en la aplicación de la zas de castaños pese a que se recurra la sentencia

Barcala se abre a negociar la regulación de terrazas con toda la oposición tras el 'plante' de Vox

23/05/2024 - 

ALICANTE. Habrá más opciones políticas sobre la mesa para tratar de acordar la actualización de la Ordenanza de Ocupación de Vía Pública de Alicante, en la que se fijan las condiciones para la instalación de las terrazas de la hostelería (veladores). Cuando menos, así lo ha contemplado este jueves el alcalde, Luis Barcala (PP), en una comparecencia pública con motivo de su visita a las obras de remodelación del parque de El Palmeral, al asegurar que el equipo de gobierno está abierto a conversar y abrir el diálogo con el conjunto de fuerzas que conforman la oposición, después de que el grupo municipal de Vox -hasta ahora la formación que ha venido actuando como socio preferente- anticipase su rechazo al texto propuesto por los populares y retirasen sus propias enmiendas

Esa decisión se justificó con el argumento de que no se había tenido en cuenta los acuerdos alcanzados durante su negociación con el PP en lo que respecta a la eliminación de los denominados puntos violeta, después de que tanto el vicealcalde, Manuel Villar, como el mismo Barcala, señalasen que el pacto preveía la retirada de la denominación específica de puntos violeta en el articulado de la ordenanza para dar cabida, también, a otro tipo de puntos informativos sobre cualquier otro delito o campaña concreta, entre las que citaron la prevención del bullying o frente al consumo de alcohol.

Al respecto, el primer edil ha insistido en que, este miércoles, se había abogado por aplazar el debate de la ordenanza con su retirada en el orden del día de la comisión informativa de Presidencia de este jueves, hasta después de las elecciones europeas para que esa regulación no se viese contaminada por las posiciones políticas que, a su juicio, se estarían planteando con motivo de la precampaña y la campaña de esa cita con las urnas. Así, ha subrayado que esa normativa tiene demasiada relevancia y afecta tanto a los empresarios hosteleros y al conjunto de la ciudadanía que no puede verse interferida por cuestiones políticas o electorales cuando de lo que se trata es de hablar de situaciones concretas de Alicante.

"Veremos si los que se parece que se ofrecen ahora a negociar están dispuestos a hacerlo", ha señalado, respecto a una normativa que, entre otros puntos, prevé una reducción en el horario de funcionamiento de las terrazas con el propósito de evitar molestias por ruido. "Lo retomaremos después de elecciones a ver si el ánimo con el que todo el mundo ahora se muestra tan proclive a apoyar la ordenanza, se cumple", ha recalcado. "Entonces demostraremos si había una intencionalidad electoral en que este tema se convirtiera en tema de campaña o no", ha asegurado, con la intención de que la norma pueda ser elevada a debate y aprobación en el pleno ordinario de junio. Todo tras insistir, en cualquier caso, en que la instalación de los puntos violeta, en los que se proporciona información y asesoramiento a las víctimas de agresiones sexuales no está en discusión y "no es negociable".

Sentencia sobre la ZAS

Al tiempo, el primer edil se ha referido a la sentencia que conmina al Ayuntamiento a aplicar una Zona Acústica Saturada (ZAS) en la calle Castaños para señalar que los servicios jurídicos continúan valorando todavía si resulta procedente presentar un recurso de apelación ante el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) con el fin de evitar consecuencias futuras para la administración local -sobre todo, en lo que respecta a la consideración de que se estarían vulnerando derechos fundamentales de los ciudadanos, lo que podría dar pie consecuencias a posteriori, como posibles solicitudes de indemnización- al margen de que ya se haya confirmado la decisión de aplicar las medidas de control previstas en esa ZAS tanto en la calle Castaños "como en las vías adyacentes en las que resulte imprescindible intervenir por la misma razón por la que se interviene en Castaños", ha señalado. Ese posible recurso sobre la sentencia "es una cuestión jurídica, no es una cuestión política; la cuestión política es la decisión de implantar la ZAS, y esa ya está tomada", ha enfatizado.

Los vecinos del Casco Antiguo recuerdan que se declaró Zona de Protección Acústica Especial en 2018 y que ahora se había comprometido una reducción de horarios sobre los pubs 

En este sentido, ha recalcado que "tenemos un problema a resolver, independientemente de los procedimientos" legales que puedan haber en curso y ha señalado que la implantación de esa ZAS es un proceso que se inició en 2019, aunque no ha llegado a detallar cuándo podría culminarse su implantación, a pesar de que la sentencia de primera instancia que estima el recurso presentado por dos residentes del Centro Tradicional confiere un plazo de dos meses para dar cumplimiento a la implantación de esa ZAS.

De igual modo, Barcala se ha referido a la posibilidad de que también se acuerde otra ZAS específica sobre calles del Casco Antiguo, en un perímetro por concretar, en desarrollo de los trabajos de planificación que ya se venían abordado desde hace más de un año hasta el punto de que se constituyó una comisión específica para precisar medidas adicionales frente al problema del ruido en ese barrio concreto. Por lo pronto, lo cierto es que el Casco Antiguo ya dispone del reconocimiento como Zona de Protección Acústica Especial (ZPAE) desde 2018 sin que, según los vecinos, esa figura haya tenido el recorrido suficiente con la incorporación de medidas efectivas para evitar las molestias por ruido. De hecho, por ese motivo elevaron una queja a la Sindicatura de Greuges que recomendó al Ayuntamiento a acordar una ZAS.


En esta línea, el presidente de la Asociación de Vecinos Laderas del Benacantil, ha apuntado que "en nuestro caso, somos ZPAE zona protegida acústica especial desde el 2018" y ha añadido que existen "mediciones en tres calles en las que se corrobora el problema, realizadas en diciembre, y que hace que se tengan que tomar medidas ya". Es más, ha señalado que "se acordó que en esas zonas concretas se aplicaría una reducción de horarios en los pubs, no en hostelería o restaurantes", por lo que ha considerado que "sólo queda la voluntad política de ponerlas en práctica". Por lo pronto, ha apuntado que los responsables de la Concejalía de Medio Ambiente "han sido empáticos y han buscado soluciones... pero queremos que se plasmen en la realidad", ha apostillado.

Noticias relacionadas

next
x