Hoy es 18 de julio

Comienza el 24 de mayo y durará un año

Altea anuncia el inicio de las obras del Frente Litoral y evita afectar en pleno verano a las empresas

12/05/2021 - 

ALTEA. El Ayuntamiento de Altea ya tiene fecha para el inicio de las obras de renovación del frente litoral: el 24 de mayo, aunque al principio se anunció para el 17 de mayo. Los trabajos los realizará finalmente la concesionaria con mejor puntuación en el concurso público: Torrescámara. Se trata de una obra con una duración de un año, por lo que el propio alcalde, Jaume Llinares, afirmó que tratarán de afectar lo menos posible a los negocios del paseo marítimo durante el verano. Así, una de las condiciones es que las obras, en la zona de las terrazas, empiecen pasada la temporada estival.

Hay que tener en cuenta que ahora la hostelería y el comercio están tratando de levantarse después de un año de pandemia que ha dañado a la economía local y a sus empresas. En una carta abierta a la ciudadanía firmada por el primer edil, éste reconoce que en el Ayuntamiento son "conscientes que las obras provocarán molestias y ruidos", por lo que apela a "tener paciencia" y estar "convencidos que el resultado valdrá la pena".

Además, relata que afrontan una temporada turística "complicada por la situación sanitaria" y dicen hacerse "cargo que los comercios y vecinos de la zona sufrirán directamente los efectos de la obra, pero como compensación ellos serán los beneficiarios más directos de la inversión hecha y tendrán el retorno más inmediato". Así, reseñó que para el próximo verano se podrá disfrutar del resultado.

El presupuesto base para la licitación era de 5.328.831 euros (IVA incluido), pero la mercantil ganadora lo hará por 3.376.982,12 euros, un 23% del precio a la baja. Por orden de puntuación, a Torrescámara le seguía la Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por Napal-Eiffage, Copcisa, la UTE Mab-Lic, Ferrovial, San José, Acciona Const y Mant, la UTE Rover-Tyosa, Pavasal, las UTE Extraco-Ecisa, Avance-CRC, Vilor-Ogensa, Vias-Becsa, Dragados y Sato.

El proyecto inicial contempla la cofinanciación: el Ministerio ingresará 2,3 millones de euros que servirán para la parte marítima, mientras que el resto se pagará con las arcas municipales, que se sufragará en tres plazos anuales.

Para Llinares, "este es el segundo acontecimiento más importante de la reciente historia de Altea, después de que a principios de los 80 se decidiera la rehabilitación integral del casco antiguo", unas palabras que suscribe del que fuera alcalde de Altea en 2005, el popular Miguel Ortiz Zaragoza, quien también en los noventa del siglo pasado encargó el concurso para decidir el proyecto del Frente Litoral.

"Ha pasado demasiado tiempo y muchos desengaños, proyectos y presupuestos que se han demostrado inviables, ruedas de prensa y visitas de altos cargos, inicios de obra frustrados, gobiernos de todos los colores... Han sido casi treinta años de perseverar", manifiesta el primer edil en su carta abierta. Asimismo, indicó que "ha costado muchos años y esfuerzo –humano y económico- pero finalmente nuestro pueblo recuperará su playa y disfrutará de un nuevo paseo pensado para las personas, residentes y turistas".

La pandemia además, es una de las argumentación de la corporación local –junto al "complicado sistema de licitación"– para haber retrasado las obras. Es más, no ha sido hasta la semana pasada cuando se han firmado los contratos que faltaban para poner fecha al inicio de las obras. Cabe recordar que las previsiones del Ayuntamiento el año pasado era iniciar los trabajos en diciembre de 2020.

Sobre el proyecto

Como ha venido contando este diario, el proyecto busca la regeneración medioambiental de la fachada marítima y la urbanización de un nuevo espacio público que garantizará la existencia de un corredor visual y paisajístico. Además, ganará en accesibilidad con la creación de una entrada a la playa donde ahora hay un parking. Una decisión que generó polémica en su momento pero que, defienden, permitirá recuperar un gran espacio del arenal que perdió con la ubicación de este aparcamiento hace dos décadas. Al mismo tiempo, se eliminará el tráfico rodado y se optará por la reducción de las emisiones de dióxido de carbono (CO2).

Además, la obra prevé remodelar el paseo con nuevo mobiliario urbano, zonas verdes con vegetación autóctona, áreas recreativas y nuevos espacios lúdicos. En concreto, los trabajos se centrarán en el tramo comprendido entre el Carreró del Astillero y la Travessera de Sant Pere. 


Noticias relacionadas

next
x