Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

NUEVO LIBRO 'NADA ES TAN TERRIBLE'

Rafael Santandreu: "Todos podemos convertirnos en nuestro propio psicólogo"

13/12/2019 - 

BENIDORM. "¡Mala noticia: nadie cambia por el hecho de leer un libro, ¡ni de ir al psicólogo! ¡Buena noticia!: pero se puede lograr, de manera sorprendentemente radical, con un poco de esfuerzo diario". Con esta especie de instrucciones previas gritando desde la primera página del libro, Rafael Santandreu, psicólogo y escritor, avisa a los lectores y lectoras que vayan a adentrarse en su manual de que entre sus páginas no encontrarán soluciones a corto plazo. Con motivo de su nueva obra, Nada es tan terrible. La filosofía de los más fuertes y felices (editorial Grijalbo), el barcelonés dio ayer, jueves 12 de diciembre, una charla en el Club de Opinión Benidorm y, posteriormente, pronunció un discurso en el Ayuntamiento del municipio. "En el coloquio repasamos los principios de la psicología cognitiva, que es el tipo de terapia más eficaz, según más de 2.000 estudios publicados en revistas científicas. Esta manera de ver el mundo te puede cambiar la vida, como mucha gente ya ha comprobado", anuncia el profesional.

Es, precisamente, la psicología cognitiva la base que sustenta su nuevo libro de autoayuda, que representa "la escuela de psicología más científica y eficaz. Pero eso no quita que beba de tradiciones de miles de años de antigüedad. Quizá el primer aporte lo vertió Lao Tsé, quinientos años antes del nacimiento de Cristo, en una China ancestral", explica unas pinceladas en su obra. A través de citar a diferentes profesionales de la psicología, Santandreu pretende ofrecer herramientas para dejar de preocuparse, disfrutar de la vida o no tener complejos, pero aclara que "solo con saber la teoría una persona no cambiará, sino que se tiene que fijar estos principios en la mente con mucha profundidad".

Para ejemplificar con un caso real, el psicólogo habla de su propia situación en el pasado, cuando tenía miedo a hablar en público y lo perdió, según cuenta, porque se convenció "de que hacer esa tarea bien no era importante. Si a la gente le gusta mi charla, genial. En caso contrario, la vida no cambia en absoluto. Es algo que me metido en la cabeza como grabado a fuego. Mi valía no está en ser eficaz, sino en mi capacidad de amar", proclama. Y, siguiendo este hilo de autoterapia, sostiene que "todos podemos convertirnos en nuestro propio psicólogo. La persona solo tiene que aprender a revisar su diálogo interno y cambiarlo con argumentos, pruebas y demostraciones. No se trata de repetirse como un lorito que todo va bien". 

Una idea que puede resultar paradójica pronunciada por un psicólogo, ya que parece estar alentando a los consumidores y consumidoras de su libro a ser sus propios profesionales de la salud mental, prescindiendo de intermediarios como el propio Santandreu. Compara la situación con "estudiar inglés yendo a clase o por cuenta propia; se puede aprender de ambas formas. Sin embargo, resulta más fácil con un profesor porque te obliga a hacer deberes y te lo da más mascado. Pero si aprendes a hacerlo por tu cuenta, podrás llegar tan lejos como quieras", anima.

El libro, dividido en tres apartados -Todo lo que debes saber, Todo lo que debes hacer y Psicología conductual y mindfulness-, proporciona herramientas para, por ejemplo, "combatir la necesititis, la enfermedad del siglo XXI, la creencia de que necesitamos mucho para estar bien: pensamos que nos hace falta tener un buen trabajo, un piso en propiedad, pareja, hijos, ser extrovertidos, muchos amigos, ser delgados, estar en forma y mil cosas más... Y si fallamos en alguno de estos atributos somos un fracaso, ¡un gusano!", muestra el miedo de la sociedad a quedarse corta, a no ser suficiente.

Tras el éxito de otras obras escritas bajo su misma firma como El arte de no amargarse la vida, Ser feliz en Alaska o Las gafas de la felicidad (libro de autoayuda más vendido en 2014 y 2015), llega esta especie de tutorial guiado desde la distancia, el cual pretende colaborar en esa suma de más de un millón de ejemplares vendidos en todo el mundo entre todas sus creaciones literarias. Nada es tan terrible lleva como apellido La filosofía de los más fuertes y felices, debido a que "la fortaleza emocional se basa en una serie de valores y creencias que apuntalan tu vida. Por ejemplo, que necesitamos muy poco para ser felices, solo el agua y la comida del día; no un gran trabajo ni mucha seguridad ni siquiera salud. Pero has de meterte esos principios a fuego en la mente", reitera el método.

Garantiza, además, que "la gente más fuerte y feliz no terribiliza jamás. Es decir, está convencida de que suceda lo que suceda, podrá hacer cosas valiosas por sí misma y por los demás. Así pensaba Stephen Hawking, el científico en silla de ruedas que, ese a no poderse mover, fue un gran físico y una persona muy feliz", ejemplifica. Son las "exigencias hacia uno mismo y hacia los demás, las obligaciones y las tensiones del mundo loco que creamos los humanos" -considera el autor- las que han provocado un aumento en la cifra de personas que padecen ansiedad, la que se ha llegado a catalogar como la epidemia silenciosa del siglo XXI. "Nos quejamos de lo que presuntamente nos falta en lugar de disfrutar de las comodidades infinitas que nos ofrece la vida moderna", exalta la sensación constante de querer más.

Y es que el libro también proporciona herramientas para tratar de reducir los ataques de ansiedad: "Tenemos que aprender a dialogar con nuestra mente, convencerla de que no nos mande mensajes erróneos porque no ocurre nada grave; no hay ningún tigre ahí afuera. La mente a veces se equivoca y envía ansiedad para que te protejas de un peligro que no existe", acusa. Y argumenta en favor del cuidado de la salud mental y de las visitas a terapia -lo que resulta un tema tabú- que "asociamos la ansiedad o la depresión a la esquizofrenia, es decir, a la locura. Y no tienen nada que ver. Todos tenemos episodios de nervios o tristeza y aprender inteligencia emocional no tiene relación con la locura, sino con ser más feliz y amar más la vida", sentencia Santandreu.

Noticias relacionadas

next
x