X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

GEMA BELTRÁN, ARTISTA

'Detalles', una exposición de objetos escondidos que salen a "sonreír" en las fotografías

29/10/2019 - 

ALICANTE. De objetos cotidianos están hechos los días -y sus respectivas noches-, los paisajes y la vida y son las personas curiosas quienes cuentan las diferentes versiones de una misma realidad. Es por ello que cada historia precisa de un/a narrador/a que aporte su foco sobre un tema, un personaje o una figura, debido a que existen tantas miradas como ojos, tantos puntos de vista como habitantes en el globo y tantas perspectivas como intereses. Para contar el relato de su propia percepción del mundo, la ilicitana Gema Beltrán enfoca el objetivo de su cámara hacia "lo que está ahí pero pasa desapercibido", con motivo de "huir de lo que la gente suele fotografiar", se presenta a través de su web. Siguiendo esta línea, la artista inauguró el jueves 10 de octubre una exposición en El Taller Tumbao, con el fin de "compartir con los demás lo que hago y lo que me hace feliz, de darles la oportunidad de ver las cosas como yo las veo, tal vez desde una perspectiva diferente", sostiene.

Detalles, que así se titula la muestra fotográfica, se centra en esos elementos quizá no escondidos pero que sí requieren más de un vistazo para ser descubiertos. Es la mirada de Beltrán la que caza esas partes de un todo, esos "objetos con algún misterioso encanto que a veces pasan desapercibidos, como la cámara de vigilancia que graba un callejón en Ámsterdam, un colchón abandonado delante de un edificio en Bruselas o simplemente los colores del mar en la Costa Azul", ejemplifica la fotógrafa.

Cada paisaje es, en cierto modo, de la persona que lo observa, ya que aunque de manera conjunta pueda parecer la misma realidad, cada una de ellas probablemente destacará un aspecto distinto al enfatizado por el resto. "Si te fijas habrá muchísimos elementos que la mayoría de la gente no invertiría tiempo en descubrir", apunta. "A mí no me interesa, por ejemplo, hacer un foto de la fachada del Duomo de Milán, porque hay mil en Internet y seguramente sean mejores. Es por ello que los protagonistas de Detalles no son ni los paisajes ni los hitos arquitectónicos".

"Es algo muy personal", admite la artista con respecto a las particularidades que plasma en sus fotografías. "Muchas veces son cosas con las que me encuentro y de repente llaman mi atención; otras, son detalles que aparecen tras pasar un rato observando". Elementos que se necesitan mirar para saber que están ahí, pero que no todas las personas pueden tildar de importantes: "Entiendo que no todo el mundo pueda encontrar interesante o bella la textura de una pared, pero yo podría dedicarle un buen rato solo porque me gusta la luz que recibe", explica con un ejemplo concreto.

Aunque las 17 piezas que componen la muestra fotográfica no siguen una temática en concreto -"los objetos o la gama cromática no guardan una relación en común", apunta Beltrán-, son los propios detalles los que actúan como hilo conductor en el espacio expositivo: "Hay una manera de mirar y representar la realidad con un componente personal muy importante que le da un sentido a esta exposición. Entiendo que se trata de algo propio e íntimo que puede no ser fácil de ver. Pero está", garantiza. Las fotografías que la ilicitana ha tomado durante los últimos años en sus viajes podrán contemplarse hasta el jueves 21 de noviembre, teniendo las piezas diferentes formatos y soportes, "con materiales que van del lienzo al aluminio, pasando por metacrilato o el papel de acuarela", enumera. Y destaca que una de las que más ha llamado la atención "es una fotografía retroiluminada".

Poner en la misma línea de visión "la cabeza, los ojos y el corazón" es un ejercicio constante para Beltrán, quien se apodera de estas palabras de Henri Cartier-Bresson para describir el modus operandi que acostumbra al congelar las imágenes a través de su cámara. "Eso se consigue con pasión", avala la fotógrafa, "aunque conocer la técnica y las reglas es también importante. Resulta fundamental poner el corazón en lo que se hace y, en mi caso, mis fotografías pasan siempre por este eje", promete.

Además, en un tiempo en que parece haber un boom de la fotografía desde que "se democratizó el acceso a los equipos fotográficos (primero las réflex, ahora los móviles con 3 cámaras, HD, 4k, 8k, apps con filtros, etc.) hacer una fotografía de calidad está al alcance de cualquiera", manifiesta. Y la facilidad no se presenta únicamente en el momento de capturarla, sino también en su distribución, ya que debido a "las apps y las redes sociales ya no se necesita un mecenas o una revista que te publique. Ahí es donde entran en juego, una vez más, la pasión, el conocimiento y el disfrute. Y se nota cuando algo ha pasado por el eje de cabeza, ojo y corazón", respalda Beltrán.

Noticias relacionadas

next
x