X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

el crédito de la polémica promotora formó parte de uno de sus paquetes

El Sabadell, al margen de la liquidación de Colinas de Benissa: le vendió la deuda a un fondo

23/06/2019 - 

ALICANTE. El Banco Sabadell no se encuentra ya entre los acreedores afectados por la liquidación de la promotora Colinas de Benissa SL, de la que informaba este diario la semana pasada, pese a que en su momento llegó a ser el principal. Según fuentes de la entidad consultadas por Alicante Plaza, el banco se deshizo del crédito con la firma del empresario Juan Ivars Rostoll (conocido como Porsellanes) en una de sus operaciones de 'limpieza' de balance.

Como también ha venido contando este diario, el Sabadell puso en marcha hace ya varios años una estrategia de venta de activos problemáticos (tanto adjudicados, como créditos o impagados) en los denominados 'proyectos', paquetes que incluían todo tipo de activos y que se sacaban al mercado por su valor nominal menos un fuerte descuento (en ocasiones, superior al 50%) para colocarlo, normalmente, a fondos de inversión.

En este sentido, 2018 fue el año en el que la entidad que preside Josep Oliu se deshizo de una mayor cantidad de activos tóxicos. Cabe recordar que colocó 900 millones en fallidos de la CAM a un fondo noruego especializado en impagos, y otros dos paquetes con créditos y activos adjudicados tanto de la extinta caja de ahorros alicantina como del propio banco, en este caso al fondo norteamericano Cerberus, por valor de 9.100 millones (aunque ingresó 3.900). Asimismo, un cuarto 'proyecto' fue a parar a manos de Deutsche Bank.

La promotora Colinas de Benissa SL fue la encargada de levantar la polémica urbanización Beniver, en la citada localidad, con un PAI que luego fue anulado por el TSJCV al considerar nula la adjudicación al agente urbanizador. Esta situación de limbo legal se agravó luego con la anulación del PGOU de 2003, en el que se incardinaba la actuación. Una cuestión procedimental que llegó cuando las casas ya estaban construidas y en muchos casos vendidas, y que ha dejado la zona en un limbo legal desde entonces. 

La promotora, asfixiada por sus acreedores al no poder vender el resto de inmuebles, fue a concurso y pidió la liquidación en 2016, pero el juez reabrió la fase de concurso hace unos meses al aparecer nuevos activos de la sociedad con los que pagar créditos. Finalmente, este mismo mes de junio se ha vuelto a aprobar la fase de liquidación y la extinción de la sociedad.

El PAI de Beniver, emplazado en la zona este del término municipal, y con vistas al litoral de Calp, estaba formado por 240 viviendas, en las que se alternaban unifamiliares y pisos en altura en un único edificio. Su aprobación y comercialización comenzó en 2005, en pleno 'boom' urbanístico. Sin embargo, con el inicio de la crisis, en 2008, muchos clientes que habían apalabrado la adquisición desistieron y gran parte de las viviendas, al menos, las unifamiliares se quedaron sin vender. 

La entonces CAM fue la entidad que financió parte del proyecto. Al cierre del ejercicio de 2009, la sociedad tenía deudas financieras por valor de 17 millones de euros. Desde febrero de 2016, Juan Ivars Rostoll fue relevado de la administración, que fue asumida por Neox Servicios Profesionales SL, y comenzó el plan de liquidación.

Noticias relacionadas

next
x