Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

esgrimió una oferta de amay, fundada por el ex consejero delegado de san antonio

El 'corredor' de la Iglesia presionó al comprador del suelo de Guardamar con otra constructora

13/01/2021 - 

ALICANTE. El intermediario enviado por el ecónomo de la Diócesis de Orihuela-Alicante para cerrar la venta del terreno de la fundación San José Obrero en Guardamar del Segura esgrimió la supuesta oferta de una segunda constructora interesada para intentar elevar el precio final de la transacción. Dicha constructora, según trasladó el 'corredor' a la promotora MPC Group (que llevaba para entonces un año de negociaciones directas con el ecónomo) era Amay Properties

Como ha contado este diario, MPC Group, del conocido promotor alicantino Manuel Pertusa, empezó a negociar la compra del solar donde la fundación tiene un campamento para menores en riesgo de exclusión a principios de 2020, antes de la pandemia. El pasado diciembre, había cerrado un acuerdo con el ecónomo de la Diócesis (encargado de administrar el patrimonio y las cuentas del Obispado), Francisco Martínez, por algo menos de 2 millones de euros. Pero antes de escriturar, apareció el 'coredor' para aplicar un sobrecoste.

Según relatan fuentes de la promotora, el citado intermediario, José Luis Sánchez Requena, esgrimió una supuesta oferta de otro comprador interesado para ofrecer a MPC Group la posibilidad de igualar el precio. "Está vendido, pero si me igualas el precio ya no está vendido", aseguran que les trasladó. Como ha contado este periódico, la promotora de Pertusa se negó a participar "en una subasta" y rompió las negociaciones. Tras la aparición del intermediario, el ecónomo, con el que habían interlocutado durante un año, no volvió a atenderlos.

La constructora que supuestamente mejoraba el precio en el último momento y a través de un 'corredor' que hasta entonces no había participado en la operación es la oriolana Amay Properties, según las fuentes citadas. Una empresa fundada hace una década por el conocido empresario Carmelo Murcia, socio y consejero delegado en su día del extinto Grupo San Antonio. Esta promotora, una de las más potentes de la Vega Baja, sucumbió a la crisis del ladrillo y fue a concurso de acreedores, y luego a liquidación, con una deuda superior a los 170 millones de euros.

Amay Properties nació un año después de que desapareciese San Antonio, en la que el promotor era socio del también conocido José Antonio Rodríguez. Esta promotora se vio envuelta en la polémica urbanística que sobrevoló Torrevieja a principios de este siglo, con José Manuel Medina como alcalde, cuando el Ayuntamiento de Orihuela le aprobó en 2004 dos planes de actuación integrada (PAI) en la costa del término municipal, en suelo no programado al margen del PGOU oriolano.

La operación, parada

Desde que MPC Group retiró su oferta, la operación se ha quedado parada, según ha podido saber este diario, y la supuesta oferta que esgrimió el 'corredor' del ecónomo no ha llegado a cristalizar. Como viene contado este periódico, la aparición de este 'corredor' y su intento de cambiar unas condiciones ya pactadas por el ecónomo de antemano provocó que la operación se rompiese a finales de diciembre pasado, justo antes de escriturar. El suelo, que alberga el citado campamento, tiene más de 8.000 metros cuadrados y permitiría construir hasta dos alturas junto a la pinada y las dunas de Guardamar.

El ecónomo diocesano de Orihuela-Alicante, Francisco Martínez. Foto: CANAL VEGA TV

En cuanto al 'corredor', se trata de un empresario que se dedica a la recogida de ropa usada en contenedores a través de la la sociedad limitada Mucho Más Que Ayuda, creada en marzo de 2019. La oposición ha denunciado que sus contenedores están colocados en las calles de Alicante "sin permiso municipal". Mucho Más Que Ayuda cuenta con una sede en la calle Churruca de la capital alicantina, y opera bajo el nombre comercial de Proyecto Dona, para fomentar "la inserción sociolaboral de mujeres y familias en riesgo de exclusión social", un proyecto vinculado a la Fundación San José Obrero (la misma que es propietaria del solar cuya venta se frustró con la irrupción del 'corredor').

Pese a que sea esta su operación principal, distintas fuentes del sector inmobiliario confirman que Sánchez Requena no solo ha intentado ejercer como 'corredor' en la venta del suelo de la Fundación San José Obrero en Guardamar, como denuncia MPC Group, sino en otras muchas operaciones inmobiliarias protagonizadas por la Diócesis en los últimos años. Entre ellas, también participó, en este caso con éxito, en la venta del antiguo asilo de Benalúa, según ha podido saber este diario.

Noticias relacionadas

next
x