Hoy es 15 de julio

Datos al cierre de 2020; la menor llegada de turistas afectó a sus tiendas

La covid-19 da un susto a Ale-Hop: factura la mitad, 70 millones, y cae su beneficio

14/12/2021 - 

ALICANTE. La empresa alicantina Clave Denia, es la que sostiene la firma Ale-Hop, una de las empresas que más destacan en la provincia por sus datos de facturación y crecimiento y que se encuentran a la cabeza de los ránkings de compañías más rentables. No obstante, el año 2020 supuso un revés llamativo en sus cuentas. La compañía de la familia Grimalt, con sede en Ondara y con base de operaciones en Bellreguard, en la provincia de València, ha facturado unos 70 millones de euros -la mitad de la cifra de 2019, que se situó en 140 millones de euros- y su beneficio ha caído de forma abrupta. Mientras que en 2019 tuvo un resultado de más de 30 millones de euros después de impuestos, los datos de 2020 les da un 1,7 millones de euros de beneficios. 

Estos nuevos datos muestran cómo la pandemia de la covid-19 fue dura para la compañía, que ya en su memoria de impacto anterior reflejaba que el cierre de actividad de sus tiendas físicas durante la pandemia del coronavirus afectó a su actividad. En estos momentos ya se puede cifrar cuál fue ese impacto. Durante el cierre de tiendas en 2020, la firma recurrió a un ERTE en marzo y, de forma parcial fueron reabriendo paulatinamente a partir de junio de ese año. 

Los datos se extraen de las cuentas anuales consolidadas del grupo Clave Denia, que está formado por la firma principal y una filial en Canarias, para el ejercicio 2020, depositadas en el Registro Mercantil y consultadas por Alicante Plaza. Mientras que en estos últmos datos el grupo de Ale-Hop reduce su factura a la mitad y su beneficio cae de 30 a 1,7 millones de euros, la bonanza fue la tónica de 2019, cuando elevaba sus ventas un 16% en un año. Los nuevos datos hacen viajar hasta 2016 para situarse en una cifra similar, cuando el grupo de Ondara facturó unos 79 millones de euros, 9 millones más que el último ejercicio presentado.

A pesar de estos datos, la tendencia en 2021 hasta el momento deja el propósito de seguir creciendo en número de tiendas y un inicio de ejercicio positivo y una facturación mayor. 

La situación del grupo en 2020 y giro en 2021

Con la llegada de la pandemia, según expone la empresa en su más reciente memoria de impacto, las tiendas de Ale-Hop cerraron por completo desde el anuncio del Estado de Alarma en marzo hasta mayo de 2020. 

En este sentido, ahondan en que las restricciones adoptadas a nivel nacional e internacional como el cierre de fronteras y la suspensión del tráfico aéreo, junto a las recomendaciones de no viajar a España en diversos momentos por parte de países emisores de turistas, "han causado un fuerte impacto en el número de visitantes de nuestras tiendas, tendencia que se ha prolongado durante todo el año", según expresan desde Clave Denia en relación al año más duro de la pandemia.


Más adelante en el año, a partir de verano, cuando se levantaron algunas de las medidas de restricciones, hubo un "ligero aumento" de actividad en las tiendas y, hacia final de 2020, la llegada de nuevos brotes de coronavirus supuso que también volvieran contratiempos para el funcionamiento habitual de la compañía con algunos cierres perimetrales, limitaciones de aforo o restricciones horarias. 

Con respecto al ERTE implantado por fuerza mayor, que afectó a casi la plena totalidad de la plantilla, tuvo como consecuencia una exoneración en Seguridad Social por sus trabajadores de 768.000 de euros. A partir de mediados de mayo se reabrieron 46 tiendas y se rescataron 169 trabajadores; tras sucesivas reaperturas, el de la empresa principal acabó el 15 de julio de 2020, cuando se reincorporaron las 150 personas que quedaban afectadas. Por otra parte, el ERTE de la sociedad dependiente acabó en diciembre de 2020, cuando se reincorporaron las 13 personas que quedaban afectadas. 

Además, las ventas en tiendas también cayeron de forma significativa y a final de 2020 el grupo contaba con 206 tiendas, de las cuales, 155 eran en propiedad y el resto, 51 eran en cesión de marca. Además, todas las inversiones se siguen afrontando con recursos propios, sin financiación externa.

En 2021, no obstante, la recuperación de la pandemia también se refleja en Ale-Hop. Entre sus planes están los de seguir creciendo en número de tiendas, y, de hecho, es una realidad. La cadena consolida su crecimiento en la capital alicantina y reabrió en primavera su flagship de La Rambla tras una profunda reforma. Asimismo, abrió dos nuevos establecimientos en la Playa de San Juan y la avenida de Maisonnave, con nueva imagen. Ale-Hop apuesta por locales en propiedad, aunque también recurre al alquiler.

Asimismo, la facturación, según la compañía, se incrementa y aseguran que, el hecho de no depender de entidades de crédito les "permite crecer con cierta libertad y afrontar las inversiones sin depender del mercado crediticio, siempre y cuando no haya nuevo estado de alarma".

Noticias relacionadas

next
x