Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

asamblea informativa tras la renuncia del tercer mejor postor

Segunda subasta desierta: los aparejadores buscan salidas para su palacete en el centro de Alicante

7/11/2020 - 

ALICANTE. La segunda subasta organizada por el Colegio Oficial de Aparejadores Técnicos e Ingenieros de la Edificación de Alicante (COAATIEA) sobre el céntrico palacete de la calle Rafael Altamira se cierra definitivamente con el mismo resultado que la primera convocatoria: sin ningún comprador. La junta directiva de la entidad colegial ya ha comunicado a sus asociados que el tercer inversor interesado que había pujado por adquirir el edificio también ha retirado su oferta, de modo que la convocatoria se ha declarado desierta.

En este caso, ese tercer interesado había ofrecido una suma de 1.700.000 euros, 600.000 más de los establecidos como precio mínimo para optar a la adquisición. Como viene informando este diario, los dos primeros postores ofrecieron 1.721.000 y 1.705.000 euros, respectivamente. No obstante, ambos desistieron de sus intenciones y renunciaron a ejecutar la compra, tras valorar el riesgo económico que podía conllevar la operación en un momento marcado por la incertidumbre económica. Más, si cabe, dado que su pretensión era rehabilitar y transformar el edificio en un bloque de apartamentos turísticos, según fuentes del sector inmobiliario.

Lo cierto es que en el proceso de venta se admitieron otras dos propuestas consideradas válidas: una por un importe de 1.350.000 euros y otra ajustada al precio de salida de la convocatoria (los ya citados 1.100.000). Sin embargo, los colegiados decidieron en una asamblea celebrada en julio que solo venderían su propiedad a uno de los tres primeros postores.

De ahí que la junta directiva haya convocado ya una nueva asamblea, prevista, en principio, para el próximo15 de diciembre, con el objetivo de informar sobre los detalles del devenir de la subasta y para concretar otras posibles opciones que permitan dar una gestión óptima al inmueble, en defensa de los intereses del colegio. Hasta ahora no se ha concretado qué tipo de soluciones podrían plantearse, aunque, a priori, los escenarios posibles son hasta cierto punto limitados: convocar una tercera subasta por un precio inferior, intentar una venta directa, promover el arrendamiento del inmueble o mantener su titularidad (bien para postergar su venta a la mejora de la coyuntura económica, o bien para darle el uso institucional que se pretendió cuando se produjo su adquisición, hace más de 16 años).

En la subasta se aceptaron otras dos pujas válidas por 1.350.000 y 1.100.000 euros que no se habrían tenido en cuenta

En la asamblea, además, podría plantearse la necesidad de acometer tareas de consolidación en el edificio para garantizar su buen estado de conservación. Por lo pronto, para ese fin se dispondría del aval de 11.000 euros incautado al postor que se impuso en la subasta: Rosemedian Inmobiliaria.

El inmueble se sitúa en pleno centro de Alicante, a menos de 100 metros del Ayuntamiento y en una calle en la que se concentra el Hotel Amérigo, de cinco estrellas, la construcción de un segundo establecimiento de lujo, junto al propio edificio consistorial, y el proyecto de un tercero, promovido por el fondo Vista y la familia Soler en la confluencia entre Altamira y la calle Alberola Romero.

El palacete dispone de 1.435 metros cuadrados sobre una parcela de 506 situada entre las calles Altamira y Mayor. En la parte que conecta con la calle Rafael Altamira, consta de planta baja y dos plantas. La primera de ellas dispone de 467 metros cuadrados, el primer piso ocupa 465; y el segundo, 444. La zona que linda con la calle Mayor consta de una planta baja de casi 40 metros cuadrados y dos alturas más de 42 cada una. 

Noticias relacionadas

next
x