X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

artis loga

Lola Padilla: “Con siete años ya leía a Bécquer”

5/08/2019 - 

ORIHUELA. Tiene un gran futuro en el mundo de la literatura. Cuando todavía rueda su libro Las letras hablan entre líneas, ya piensa en ‘novelarlo’. La oriolana Lola Padilla, alias Artist Loga, goza de una verborrea alimentada desde los 7 años. Con 28, ha preparado 150 relatos cortos, entre diálogo y también poesía, que, leídos tanto del derecho como del revés, numerados incluso al contrario, sugieren un escenario, un sentimiento, una emoción. Un ‘algo’ que nos incumbe a todos, universal, con temas que podrían abrazar incluso la robótica y el Alzheimer. Esa es su grandeza, la que ha querido compartir con el mundo, y sobre la que hablamos hoy en AP.

Tenemos aquí tu libro, que acaba de publicar Círculo Rojo. Imagino que una suerte ir tan bien acompañada, sin soltarse de la mano de esta gran editorial.

Yo llevo escribiendo desde los siete años; después de pasar por diferentes plataformas, a nivel virtual, llega un momento en que la gente te pide que hagas un libro y dejes de publicar cosas por ahí (risas). Y piensas: “Escribir no es solo tener un libro, la destreza es mía”. Yo estaba trabajando en marketing y decidí que quería publicar. Lo que conozco de Alberto Cerezuela, que es el director de Círculo Rojo, por la trayectoria que tiene, cuando hizo un libro y nadie se lo quería poner en las librerías, y él mismo fue quien se encargó de distribuirlo, me gustó. Desde entonces, ayuda a los escritores independientes a cumplir su sueño. Solamente leí la contestación de Círculo Rojo, porque quería publicar con ellos.

¿Cómo se lleva eso de tener un blog dedicado más a la faceta empresarial y otro a la parte más humana?

Yo hice el tema de corrección editorial, con lo que siempre he vinculado el lado profesional con mi pasión. Al final se trata de hacer lo que te gusta y trabajar de ello.

En la literatura de hoy en día, como en la vida, ¿nos tomamos todo muy ‘a golpe de verso’? ¿Demasiado rápido?

El marketing lo que hace es, como la gente no tiene el tiempo exacto para leer un formato extenso, puede ser una experiencia muy chula, un pasatiempos, un paisaje, el leer mucho en muy poco tiempo. Aquí todos los relatos son diferentes entre sí. Creo que es importante hacer formatos que la gente pueda consumir.

Son 150 relatos cortos, hay diálogo, poesía… ¿Qué temas tocas y de dónde salen?

El libro no está pensado para que sea poesía, en realidad. La connotación poética viene de un lenguaje sensual, directo y, sobre todo, un trasfondo filosófico. Es meter al lector en un escenario, para que se involucre con su propia vida. Toda la gente me dice que parece que hablo de ellos. El objetivo es que la gente reflexione sobre ciertas cosas: no tiene un único tema. Puedes hablar de un recuerdo, de un sentimiento, desde el Alzheimer, por ejemplo. ¿Los temas? Surgen de todo. Soy un chispazo de creatividad, miro cualquier cosa y ya tengo algo para decir. Siempre algo diferente que llame la atención en mi cabeza: no me fijo en nada en concreto.

Para ‘parir’ un libro de este calibre, seguro que has de ser una ávida lectora.

Sí. Sobre todo leo biografías y autores, filosofía. Me niego a leer Terror y, Ciencia Ficción, tampoco. Soy de pensamiento crítico, perfeccionista, realista. Kafka y Nietzsche son mis autores de cabecera.

Como correctora editorial… ¿Te echas las manos a la cabeza cuando lees algunos libros autoeditados que andan por ahí? ¿Dónde está el límite en este sentido?

Veo, por una parte, un porcentaje negativo, que todo el mundo pueda tener un libro. Por otra, veo la posibilidad de gente que realmente hace algo diferente, con estilo propio, que lo hace gramaticalmente bien, me refiero. No obstante, hay personas que escriben como hablan, y eso tampoco es.

Artist Loga es, además, ‘coach’.

Es positivo porque, antes, si escribías un libro, sin las redes sociales era muy difícil conocerte. Yo creé, a raíz del libro, un Instagram (@artistloga.w) y, a partir de ahí, la gente empezó a pedirme libros. Es un ‘algo’, un potencial enorme que tenemos. No tenemos por qué ser como nadie: me gusta leer un libro y ver frases del autor, no de otros, copiadas. Es muy importante para mí. En el caso de mi libro, está todo escrito por mí, desde el prólogo hasta los títulos, los enlaces. Nunca uso frases de nadie.

Has estudiado PNL (Programación Neurolingüística). Lo que te cuentas en el día a día, ¿es lo que vives?

Al final es cómo configura tu cerebro la realidad. Parece muy complejo de explicar pero luego, en una frase, está resumido. Eso ayuda a la hora de plasmar estos relatos y que la gente los entienda sin darse cuenta.

Trayectoria profesional.

Yo hice Derecho. También hice formación en Marketing, además de ser coach personal, ejecutiva de la empresa. He hecho docencias para formación del empleo, entre otras. Estoy muy ligada al tema de la comunicación y de la formación.

Cómo concebimos, a día de hoy, la comunicación oral y escrita.

La comunicación, siendo prudente, teniendo creatividad y siendo tú mismo, son las tres claves. Lo permitido y lo no permitido lo marcas tú dentro de lo establecido.

También eres conocedora de otro tipo de comunicación no verbal: el teatro.

Creo que no puedes enseñar nada que no hayas aprendido primero. Con el teatro, desarrollas tu expresión corporal a tope y practicas con otras personas.

La poesía. Cuáles son las formas de aproximarse a ella y cómo se empieza a escribir un libro.

En mi caso, como te decía, a muy temprana edad. En mi casa había un montón de libros. Un día entré a la biblioteca del colegio, y pensé: “¡Estos libros son gigantes!” Acabas recurriendo al más finito, algo ‘masticable’. Me acerqué a la sección de poesía… ¡Madre mía lo que me encontré! Bécquer, Neruda… Ese día fue un antes y un después. Estaba leyendo huesos duros con muy poca edad. Tenía inquietudes que no eran acordes a los años que tenía.

¿Cuánto se ha movido el libro?

A parte de presentarme a los premios ‘Sois Cultura’, he estado en Barcelona, en un congreso de escritores, en Valencia también; en octubre iremos a Murcia, con la casa, con el Círculo Rojo.

Orihuela, cuna de artistas. El mejor ejemplo, Miguel Hernández. ¿Se conserva esa tradición a día de hoy?

La verdad es que hay gente muy creativa, en cuanto a fotografía, escritura, danza, deportes…Aunque nadie es profeta en su tierra, has de irte fuera, y regresar, para que te reconozcan. Al final somos pequeños puntos de cultura. Ya, la ciudad de Orihuela, de por sí, te inspira, tiene mucha cultura intrínseca.

Proyectos de futuro. ¿Ya?

Estoy terminando el segundo libro. Es una novela que saldrá en enero o febrero. Se llamará, si no pasa nada, 563. Es la vuelta de 365 días, como sacar un relato de mi libro de ahora y hacerlo novela.

¿Dónde se puede conseguir el libro?

En muchos sitios: la Casa del Libro, Fnac, El Corté Inglés, Amazon, entre otros.

Algunos de los relatos cortos

Bienaventurados los locos

Que nuestra locura sea tan irrefrenable, que nuestra razón no se alimente de beneplácito.

Los que te dan sentido

(…) “A ti, que no confías en los principios si no sabes el final. ¿Por qué deberías cuestionarte por dónde, cuándo y cómo, empezar?”

 

next
x