X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

a falta de que Intervención valore si es eficiente el plan

El Consorcio Vega Baja quiere autorizar en una semana la planta de transferencia de Dolores 

12/10/2018 - 

ORIHUELA. El 18 de octubre parece ser la fecha clave para la aprobación de las obras para la planta de transferencia en Dolores. Así, al menos el Consorcio Vega Baja Sostenible plantea mediados de octubre para plantear la validación de este proyecto. 

En un principio, el presidente del Consorcio Vega Baja Sostenible, Manuel Pineda, planteó septiembre como el mes para recibir todos los vistos buenos, incluido el de Intervención, último escollo para aprobar el proyecto presentado y para empezar a trabajar en él. No obstante, el Consorcio de Residuos de la Vega Baja sigue en estos momentos a la espera de declarar medio propio a Vaersa con el fin de realizar la encomienda de gestión y poder, así, construir la planta de transferencia de Dolores, que lleva a la espera tres años. 

Actualmente, Intervención está valorando si es eficiente o no para el Consorcio de Residuos de la Vega Baja el plan propuesto. El programa ya fue remodelado para que fuera más eficiente que el que se presentó en un primer momento, por lo que se han aplicado mejoras en el papel. 

Los servicios técnicos del Consell ya emitieron informes favorables en febrero de este año, por parte del servicio de gestión de residuos sobre el anteproyecto de gestión de la planta de transferencia. Por otro lado, la espera del documento de conformidad desde la Diputación, que debería haber llegado en septiembre, parece indicar que existen algunas dudas de que Vaersa sea la entidad encargada del futuro servicio. 

Algunos de los temas que aún tiene pendientes el Consorcio Vega Baja Sostenible son las valoraciones de las comisiones técnicas sobre las iniciativas privadas para el centro de tratamiento de residuos en San Miguel y las de podas o la de voluminosos en Callosa de Segura. El proyecto de gestión global de ecoparques también espera ver la luz.

El Consell ya declaró medio propio a Villena en verano para el proyecto de gestión de residuos presentado por su Consorcio, del área A3. Al considerarlo eficiente, ya tuvieron luz verde para comenzar con los trabajos. Del mismo modo, Pineda espera que en octubre llegue la aprobación de la eficiencia de la gestión para la planta de transferencia de Dolores y puedan comenzar a construirla. 

A favor de la obra en la Vega Baja, se cuenta ya con los informes favorables para la ejecución presupuestaria adicional de 800.000 euros a favor del Consorcio de Residuos Vega Baja A6 (Vega Baja Sostenible) para la implementación de obras y adquisición de equipos en materia de ecoparques, transferencia y valorización de residuos urbanos. Con esta ayuda, que permite financiar el 100% de las inversiones que determine el Consorcio, se pretende contribuir a la construcción de plantas de transferencia y la disponibilidad de ecoparques sin coste para los municipios. 

Gestión en cuestión

La gestión de residuos en la Vega Baja ha estado envuelta en la polémica, en anteriores legislaturas e incluso ha estado relacionada con asuntos de corrupción. El Consell se encuentra personada judicialmente contra los propietarios de Proambiente para la recuperación de las inversiones realizadas, un proceso que se lleva adelante en conjunto con la administración murciana. 

Por ello, la Generalitat, a través de Vaersa, asumió la gestión de los residuos. El objetivo a largo plazo es una solución definitiva que incluya al menos dos plantas de tratamiento, una al norte de la comarca y otra al sur. Además, se plantea otra instalación auxiliar para podas y biomasa. Hasta que ese plan llegue, como solución transitoria, se pondrá en marcha las instalaciones de transferencia, algo que lleva en la agenda desde hace tres años. El presupuesto total, por el momento es de unos 80 millones.

Nuevos movimientos

En cuanto a nuevos movimientos, el Consorcio Vega Baja Sostenible adjudicó a finales de septiembre el servicio de ecoparque móvil, que se adquirió con una subvención de la Generalitat por valor de 150.000 euros, y estará en circulación en los próximos meses. Este contrato salió a licitación el pasado verano y ya ha sido adjudicado para que empiece en las próximas semanas a prestar servicio a los municipios de la comarca. 

Noticias relacionadas

next