X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

ENTREVISTA. nATXO bELLIDO, CANDIDATO A LA ALCALDÍA DE aLICANTE POR cOMPROMÍS

"Compromís está preparado para liderar un nuevo pacto progresista, pero no basta sumar 15 ediles"

13/05/2019 - 

ALICANTE. Natxo Bellido (València, 1975) vuelve a liderar la candidatura a la Alcaldía de Alicante por Compromís cuatro años después. Es, de hecho, el único aspirante que repite como cabeza de cartel entre los partidos que cuentan con representación en la corporación actual tras uno de los mandatos más convulsos registrados a lo largo de la actual etapa democrática en la ciudad.

Él fue uno de los tres líderes del extinto tripartito compuesto por PSOE, Guanyar y Compromís que se conformó tras los comicios de 2015 y apuesta claramente por una posible reedición de esa alianza progresista tras las elecciones del próximo 26 de mayo sobre la base de la experiencia y del aprendizaje respecto a los errores cometidos. Sostiene que Compromís debe ser la piedra angular de esa posible nueva alianza al ser la formación que tiene "el programa más ajustado a las necesidades de Alicante".

Bellido vaticina que los resultados del 26 de mayo sí permitirán la conformación de ese nuevo gobierno, aunque con una diferencia muy ajustada entre el bloque de centro izquierda y el de centro derecha: 15 a 14. Este es su pronóstico personal sobre los resultados que podría deparar la jornada de votaciones: PSPV-PSOE, 7 concejales; PP, 6; Cs, 5; Compromís, 5; Unides Podem EU, 3; y Vox, 3.   

-Compromís per Alacant logró un resultado histórico en las municipales de 2015, con 13.582 votos y 3 concejales. ¿Cuáles son sus perspectivas 4 años después?

-Después de este mandato, que ha sido muy convulso e inestable, Compromís sale a sumar y a liderar políticamente que haya un gobierno plural progresista en Alicante. Y esperamos mejorar resultados respecto a 2015. Somos una fuerza mucho más conocida, y yo mismo soy un candidato más conocido. Y además hemos demostrado que somos los más preparados para poder gobernar y para garantizar estabilidad y buen gobierno.

-Los resultados de las generales y autonómicas del 28 de abril no fueron especialmente positivos para Compromís. ¿Cómo cree que van a afectar esas elecciones al conjunto de candidaturas en liza y a la de Compromís en concreto?

-Espero que lo que ha pasado en España y en la Comunitat, pase también en Alicante. Por eso nuestro lema es 'Ara Alacant'. Esa mayoría progresista que posibilita que en Madrid pueda formarse ahora un gobierno progresista, que era una de las cuestiones que se estaba planteando para frenar a la extrema derecha, y aquí, garantizar la reedición del Botànic. Y que esa fuera la única suma posible para formar gobierno; que la suma entre PSOE y Ciudadanos no diese. Esos objetivos prioritarios están cumplidos. Ahora queremos que esa ola progresista se repita en Alicante y ser decisivos en esa mayoría. Además, hay una cuestión clave: no se trata solo de sumar 15 concejales, se trata de construir un buen gobierno. En ese sentido, Compromís va a ser muy exigente. No vamos a dejar que cosas que pasaron en este mandato vuelvan a pasar. Nosotros lo hemos demostrado: somos los más capacitados para estos gobiernos plurales, para poder liderarlos y para poder garantizar que esos gobiernos se enfocarán sobre los problemas de los ciudadanos.

-¿Pero cree que puede reproducirse la tendencia que se dio en esas dos convocatorias electorales? Es decir, que PSOE y Cs suban, que el PP baje...

-La dinámica de las elecciones locales es muy diferente. Hay factores, como los candidatos que entran en juego. Además, esa dinámica del voto útil que benefició al PSOE no va a ser tan fuerte. Y también hemos visto que -pese a que todo voto a la extrema derecha nos parece excesivo-, Vox no ha sido lo que se esperaba en esa burbuja que se había creado o que habíamos ayudado a crear entre todos. Por tanto, creo que la mayoría progresista se mantendrá. Y la gente progresista sabe que, si va a votar, ganaremos. Se demostró el 28 de abril. Espero que esa mayoría progresista se mantenga y que Compromís tenga el mayor peso posible y seamos un elemento decisivo e imprescindible.

-En esta ocasión, Compromís llega con la mochila cargada de dos años y medio de gestión en un tripartito que se descompuso por las diferencias internas. ¿Considera que la ciudadanía les hará pagar la factura?

-Debemos explicar a la ciudadanía que en 2015 ese era el único gobierno posible. Lo más lógico era dar la Alcaldía al PSOE. Compromís, en esa situación complicada que se dio en ese gobierno, fue el único que apostó por el diálogo y por el consenso hasta el último minuto. Nosotros pedimos perdón sobre cómo acabó esa situación y asumimos los errores que pudimos cometer. Seguramente otras formaciones políticas también debieron hacerlo porque tenían más responsabilidades que Compromís en que las cosas no salieran bien. A partir de aquí, hay nuevos actores y eso es positivo. Estamos en un escenario nuevo.

"LO MÁS IMPORTANTE ES QUE SE DÉ UNA SUMA PROGRESISTA. QUE TODO EL MUNDO EN LOS PARTIDOS DE IZQUIERDA DE ESTA CIUDAD DIGA CLARAMENTE QUE ESTÁ DISPUESTO A SUMAR Y QUE NO QUIERE OTROS INVENTOS"

Hemos aprendido, tenemos experiencia en esa gestión del gobierno plural, y me da la sensación de que los buenos proyectos que se iniciaron en 2015 se paralizaron el día en el que Compromís dejó el gobierno. Estoy hablando del Plan de Inclusión Social, de proyectos como la Capçalera, del Plan de Ciudad, de la transparencia municipal y de una forma de entender la gobernabilidad desde el diálogo, desde el consenso, escuchando... que se paralizó cuando dejamos el gobierno. Ahora estamos más preparados, tenemos más experiencia, y toca reeditar un gobierno progresista porque el año que ha gobernado la derecha en esta ciudad solo nos ha servido para recordar lo peligroso y lo infames que son los gobiernos de derechas.   

-¿Cuál cree que fue el principal error de esa etapa de mandato del tripartito y cuál fue el principal acierto?

-El principal error fue no entender las nuevas formas de gobernabilidad, de los valores del buen gobierno. No entender que la ciudadanía reclama que la política debe ser diálogo, acuerdo y pensar en los problemas de la gente. No alinear el ayuntamiento con los problemas reales sobre su futuro. Y los aciertos son dos básicos: lo primero, hemos borrado de esta ciudad la sombra de la corrupción; y lo segundo, que hemos rescatado de la ruina al ayuntamiento. Ahora tenemos un ayuntamiento más potente para poder iniciar el proceso de transformación urbana que no se ha dado en esta ciudad y que sí se ha dado en otras ciudades de nuestro entorno. Ya no tenemos un ayuntamiento arruinado como el que nos dejó el PP.

-Ya ha dejado claro que Compromís sí estaría dispuesto a participar en un nuevo pacto a dos o tres bandas. En caso de que se diese ese escenario, ¿con quién pactaría y a quién avalaría para asumir la Alcaldía?

-Esperamos que a quien se tenga que avalar como alcalde sea a Natxo Bellido. A partir de ahí, hay una lógica aritmética; veremos cómo vota la ciudadanía y cómo reparte las confianzas. En función de eso habrá que tomar las decisiones que toquen. Lo más importante es que se dé una suma progresista. Que todo el mundo en los partidos de izquierda de esta ciudad diga claramente que está dispuesto a sumar y que no quiere otros inventos. Nosotros lo decimos: lo que queremos es un gobierno progresista alineado con la Generalitat y cómplice del nuevo Gobierno del Botànic, que se reeditará, y esperamos tener la máxima confianza de los alicantinos.

-¿Alguna línea roja concreta para formar esa posible alianza?

-Creemos que en la negociación de un pacto de gobierno, un elemento fundamental, al margen del qué, es el cómo. Cómo va a funcionar ese gobierno, cómo se va a dirigir esa política municipal. Es uno de los aspectos que falló hace cuatro años. El cómo significa políticas progresistas, instrumentos para la evaluación de ese gobierno; significa que lo importante son los problemas de la ciudad y no los líos del ayuntamiento que no ayudan a ningún alicantino a mejorar su vida y unas reglas del juego claras que todos debemos ser capaces de asumir.

-Al abordar las causas de la ruptura del tripartito, fueron muchas las voces que apuntaron que en Alicante falló el modelo de funcionamiento basado en el mestizaje que sí funcionó razonablemente bien en el Consell del Botànic. ¿Cree que eso es un elemento que se debe poner sobre la mesa?

-Claro, el cómo es fundamental. El qué es lo más importante y nosotros tenemos un programa solvente con la hoja de ruta más clara sobre los retos de esta ciudad, los retos de una ciudad en el mundo global: la desigualdad, el desorden urbano, la inmigración, cómo nos va a afectar el Bréxit o la economía digital... Todo eso es importante. Pero en el cómo seremos muy tozudos. Eso impidió que no tuviésemos una traslación del buen gobierno en esta ciudad como sí pasó con el Botànic.    

-Resuma tres pilares básicos de lo que puede aportar su candidatura a Alicante para los próximos cuatro años.

-Un plan para esta ciudad, estabilidad y gobernanza y una mirada reivindicativa a València y a Madrid.

-¿Habla de reivindicar planteando una política de oposición y de frentismo?

-No, nosotros no vamos a usar las instituciones de forma bastarda como ha hecho el PP con la Diputación de Alicante. Ni tampoco vamos a mantener discursos incomprensibles como en algún momento ha tenido el PSOE de esta ciudad respecto al Gobierno del Botànic. Ahora bien, creemos que debemos trazar un pacto por Alicante, que sitúe las prioridades de las inversiones pendientes en esta ciudad, liderado por el ayuntamiento y consensuado con toda la ciudad. Lo primero que haré como alcalde será reunirme con Ximo Puig e irme a Madrid a decir que ya no podemos esperar más, desde la lealtad institucional. Ahora deben llegar a Alicante las inversiones que hace décadas que están pendientes.    

-Al margen de ese punto, ¿cuál será su prioridad si, a partir de junio, ejerce competencias de gobierno?

-Además de solicitar esas inversiones, pensamos que la ciudad debe gobernarse con alianzas institucionales, sociales y cívicas con la Universidad de Alicante, con los sindicatos, con empresarios, con la Euipo... debemos integrarlos en el gobierno. No podemos liderar la ciudad desde los despachos del Ayuntamiento, debemos arrastrar a la sociedad civil y las instituciones de esta ciudad.

Noticias relacionadas

next