X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 23 de octubre y se habla de FORO AP Ale-Hop alicante urbanismo INMOBILIARIA benidorm jovempa fundesem

el 'efecto sánchez' da 3 concejales más al psoe y unides podem eu se derrumba

Barcala obtiene premio de su año de gestión y tiende la mano a Cs para gobernar sin Vox

27/05/2019 - 

ALICANTE. Luis Barcala supera todas las adversidades que se interponían en su camino y, salvo sorpresa, retendrá la Alcaldía de la ciudad de Alicante tras el escrutinio del 26M como premio a su año de gestión. Lo hará como candidato de la lista más votada entre las seis que logran escaño en el pleno, o mediante un pacto con Ciudadanos (Cs), a quien el propio candidato popular se apresuró a tender la mano en sus primeras valoraciones sobre los resultados de la noche electoral

Su propuesta: una alianza para conformar un gobierno de centro-derecha a imagen y semejanza del surgido de las elecciones andaluzas, el pasado mes de diciembre. Es decir, sin contar con Vox. Al menos no para compartir competencias. Si los ediles del partido de Santiago Abascal están dispuestos a prestarle sus votos en el pleno de investidura, serán bienvenidos. Pero que se olviden de la posibilidad de gestionar porque el líder del PP ya dejó claro pasadas las 23:00 horas del domingo que no iba a ofrecerles esa opción.

Con los cinco representantes obtenidos por Cs, los populares sumarían 14 concejales y se quedarían a uno de la mayoría absoluta. Pero, de confirmarse la supuesta formación de ese bloque, no habría ninguna otra opción que pudiese superarles en votos a la hora de investir a un alcalde alternativo.       

¿Existe otra fórmula de gobierno posible que pudiese alejar a Barcala del poder? Lo cierto es que sobre el papel, sí: un hipotético acuerdo que también tuviese como protagonista a Cs. Se trataría de la constitución de un bloque alternativo formado por PSPV-PSOE y Cs. Ambas fuerzas sumarían, igualmente, 14 votos. Y tampoco tendrían competencia que pudiese reunir más apoyos a la hora de elegir a otro posible candidato de otro signo político. 

La posibilidad de conformar esta segunda alianza la insinuó -aunque sin citar directamente a Cs-, el aspirante socialista, Paco Sanguino, durante su comparecencia para evaluar los resultados cosechados por su candidatura. En esta línea, Sanguino anunció su intención de abrir una ronda de contactos con los partidos de centro-izquierda para formar "un gobierno y un proyecto de ciudad", para lo que necesariamente debería abrazar a Cs.

¿Qué alternativa parece más probable? A tres semanas del pleno de investidura, y con los gobiernos central y autonómico todavía por constituir, resulta ciertamente arriesgado descartar de forma tajante alguna de las dos. No obstante, a priori, todo parece indicar que tendría más posibilidades de éxito un acuerdo entre PP y Cs, antes que un pacto entre PSOE y el partido de Albert Rivera. Pero también podría darse en un escenario en el que cada fuerza se decante a votar a su propio candidato, lo que, en definitiva, seguiría concediendo la Alcaldía a Barcala como aspirante de la lista receptora de más papeletas.

La del PP fue la candidatura ganadora con 39.477 votos, el 29,34% del total y un concejal más de los obtenidos en 2015. Con esos números, el PP sigue todavía muy lejos de los registros que cosechaba hasta el año 2011, con holgadas mayorías absolutas en la ciudad, hasta que emergió una cascada de casos de corrupción, con el presunto amaño del Plan General que se investiga en el caso Brugal como ejemplo paradigmático. Su efecto se puso de manifiesto hace cuatro años, cuando la lista del PP sufrió el castigo de las urnas, pasó de 18 a 8 concejales y quedó abocada a la oposición.

Sin embargo, después de tres años del gobierno del cambio que trato de instaurar el extinto tripartito (PSOE, Guanyar y Compromís), Barcala habría conseguido sacar rédito de su año de gestión para recuperar al menos un edil de los diez perdidos en las municipales precedentes. Sigue sin ser un buen balance electoral para un partido que ha dominado el Ayuntamiento de Alicante durante 20 años consecutivos, hasta el paréntesis que se abrió en 2015.

Así, resulta aventurado concluir que el partido ha pagado ya su peaje y que ha recuperado la confianza de la ciudadanía. Pero, como mínimo, su cosecha electoral supone remontar la amenaza de sorpasso de Cs, a la vista de los resultados de las elecciones generales y autonómicas del pasado 28 de abril, cuando los de Rivera se convirtieron en la segunda fuerza más votada en la capital por detrás del PSOE.

Ahora bien, también cabe una lectura inversa. Si el PP tiene serias opciones de mantener el poder es gracias al retroceso de uno de los pilares que dio lugar al tripartito hace cuatro años: Unides Podem EU. En 2015, la confluencia precedente que lideraba EU con apoyo externo de Podemos, logró 6 concejales. Esta vez, la coalición encabezada por Xavier López se derrumba: pierde 15.931 votos y 4 representantes (obtuvo el 9,09% de las papeletas frente al 18,72% de hace cuatro años). Sobre el análisis de causas, podrían contemplarse varias: un posible contagio del efecto general de caída de Podemos y EU en el escenario nacional; el castigo al trabajo desempeñado en Alicante en estos últimos cuatro años; o bien simplemente que la candidatura presentada en esta ocasión no habría conseguido ilusionar ni movilizar al electorado.

Lo cierto es que, con datos numéricos objetivos, los socialistas son los que mejor parados salen de la contienda electoral. Suman 37.174 votos, 6.648 más que hace cuatro años, lo que se traduce en una renta de 3 concejales más. Además, repiten un porcentaje de respaldo similar al registrado en las generales y en las autonómicas: un 27,63% en esta ocasión, y un 28,10% y un 24% en las autonómicas. Todo, en un contexto en el que la participación ha sido sensiblemente más baja que la que se dio el 28 de abril, de solo un 56,03%, frente al 73,73% de las generales.

El PSOE crece pero continúa sin poder ganar las elecciones en la capital pese a controlar La Moncloa y el Palau de la Generalitat

No obstante, de esos datos también se puede desprender una lectura negativa: el PSOE sigue sin ganar unas elecciones en la capital pese a controlar La Moncloa y el Palau de la Generalitat. Su alcaldable, Paco Sanguino, no hizo alusión a esa circunstancia ni reparó en posibles causas, después de felicitar al PP de Luis Barcala por su triunfo numérico en las urnas. 

Respecto a Cs, su resultado no cumple las expectativas que el propio partido manejaba: se deja un concejal respecto a los registros de 2015 y pierde casi 6.000 papeletas y dos puntos en porcentaje de voto, cuando se confiaba en adelantar al PP e incluso se auspiciaba la posibilidad de conseguir la Alcaldía. Sin embargo, lo cierto es que con sus cinco representantes se convierten en la pareja de baile a la que PP y PSOE ya han comenzado a cortejar. Y ahora se enfrenta a la compleja duda de tener que definirse, con el riesgo que la tesitura entraña. Quizá nadie vuelva a entender que Cs no dé el paso en una u otra dirección.

Compromís, por su parte, también retrocede y se queda sin parte del voto que había robado al PSPV-PSOE en 2015. Baja de 3 concejales a 2 y se queda prácticamente sin opciones de volver a ejercer competencias de gobierno, salvo que se produzca una improbable alianza a tres bandas con PSPV y Unides Podem que no obtenga un posible veto de Cs.

Por último, Vox entra con sus dos primeros representantes en la corporación, tras recabar 8.578 votos, pese a no haberse prodigado ante el escenario público a lo largo de los 15 días de la campaña electoral. Eso sí, parece abocado a permanecer en la oposición tras el portazo del PP.

Ninguna de las otras 13 candidaturas que optaban al Ayuntamiento de Alicante logra las papeletas necesarias para ocupar un escaño en la futura corporación municipal. Tras Vox, la siguiente lista más votada es la del Partido Animalista PACMA, con 1.652 papeletas.

Estos son los 29 concejales electos que formarán parte de la próxima corporación. 

Por el PP: Luis Barcala Sierra; Carlos Mazón Guixot; Julia Llopis Noheda; María del Carmen de España Menárquez; Manuel Jiménez Ortiz; Antonio Peral Villar; Manuel Villar Sola; José Ramón González González y Lidia López Rodríguez.

Por el PSOE: Paco Sanguino Oliva; Trinidad Amorós Fillol; Miguel Millana Sansaturio; Lara López Pérez; Raúl Ruiz Corchero; Dolores Vílchez López; Manuel Marín Bernal; Llanos del Mar Cano Ochando; y Manuel Martínez Martínez.

Por Cs: Mari Carmen Sánchez Zamora; José Luis Berenguer Serrano; Antonio Manresa Balboa; Adrián Santos Pérez Navarro y María Vicenta Conejero Requena.

Por Unides Podem EU: Xavier López Díez y Vanessa Romero Algaba.

Por Compromís: Natxo Bellido Suay y Sonia Tirado González.

Y por Vox: Mario Ortolá Martínez y José Juan Bonet Durá.

Noticias relacionadas

next
x