Hoy es 16 de julio

apuntan que se planteó conservar fachadas por un error de interpretación

Vecinos de Parque del Mar piden revisar la reforma del barrio de Miguel Hernández de Alicante

13/09/2023 - 

ALICANTE. La Asociación de Vecinos Parque del Mar de Alicante ha denunciado este miércoles la existencia de "un error" de interpretación que habría multiplicado los costes en el proyecto de regeneración arquitectónica de los primeros edificios del barrio de Miguel Hernández, lo que habría propiciado el "fiasco" de la intervención. 

En concreto, portavoces del colectivo de residentes explican, a través de un comunicado, que "en el mes de octubre de 2021 comenzaron las obras de rehabilitación integral de un conjunto de 20 viviendas pertenecientes a los bloques con los números 5 y 6 de la Plaza de Yolanda Escrich, de Alicante, promovidas por la Conselleria de Vivienda y adjudicadas a la constructora Ecisa, a la que se le adjudicaron las obras por un presupuesto de 2.838.000 €".

La asociación señala que "dichas obras consistían en el vaciado completo del edificio, manteniendo únicamente la fachada, para una posterior reconstrucción completa del interior, debido a que al estar incluido en el catálogo de protecciones, supuestamente, la fachada debía respetarse, pese a la gran complejidad técnica que ello suponía, por estar realizada con materiales de dudosa calidad,  y el consiguiente encarecimiento de costes, que a fecha de hoy, y debido a la parada prolongada y renuncia de la empresa constructora adjudicataria, todavía serán más elevados".

Así, el colectivo apunta que "podemos comprobar en la ficha del catálogo de protecciones que se trata de un elemento catalogado con protección general tipológica, que es aquella, según la memoria del catálogo general de protecciones, cuando lo que se pretende conservar, de manera análoga a la protección general ambiental, son algunas características tipológicas del elemento o conjunto, y no tiene ningún componente de interés de carácter material, en cuyo caso sería protección general parcial, que sería el grado de protección con el que debería estar catalogado, en caso de haberse valorado la protección de la fachada, según indica la LOTUP".

Por tanto, según interpreta la asociación, "hablamos de protección de tipología de un determinado edificio o de una morfología, es decir, que en ningún caso es necesario u obligatorio mantener una fachada, sino más bien se trata de respetar su tipología, lo cual es perfectamente compatible con un edificio de obra nueva que recree y respete dicha tipología o morfología".

"Los hechos y los cálculos, según una estimación presupuestaria que adjuntamos a este nota de prensa, basada en el módulo de edificación actualizado del IVE, donde comparamos el coste de la obra nueva frente a la solución adoptada, demuestran de forma contundente, que la solución adoptada no es nada eficiente, y además de cara, con un coste muy superior a la obra nueva, su complejidad y peligrosidad, hace que los plazos de ejecución sean mucho más dilatados e imprevisibles que los de la obra nueva, y además, comprometen seriamente el resultado y la solución constructiva".

"Estamos hablando de que estos sobrecostes, por una mala solución adoptada, suponen una merma de recursos públicos para afrontar nuevas inversiones en el parque de viviendas de la zona, muy necesitada por cierto, y que con un planificación más eficiente, podría tener un mejor resultado y unos plazos mucho menores para su reforma completa", según sostiene la asociación vecinal, en la misma nota pública.

Además, añade que "los retrasos en la ejecución de estos trabajos están suponiendo serias molestias a los residentes de esas viviendas, que, a fecha de hoy, deberían estar de vuelta en sus viviendas terminadas hace ya seis meses, dado que el plazo estimado para la totalidad de los trabajos era de 18 meses. La nueva fecha de entrega ni se sabe, ni se la espera, y mientras tanto a seguir pagando todo el andamiaje de esa fachada ruinosa y los alquileres de esas pobres familias realojadas", insiste el comunicado.

"Por todo lo indicado y justificado anteriormente, y que su urgencia se hace evidente con una simple visita a la zona, donde se puede comprobar la situación de abandono y deterioro galopante del parque de viviendas de la Generalitat en el barrio Miguel Hernández y calles que conforman el barrio, creemos que lo adecuado sería hacer proyectos de obra nueva conforme  los parámetros de protección que marca la ficha del catálogo de protecciones, pero demoliendo la totalidad del edificio para rehacerlo completamente nuevo, según se vaya procediendo por fases a cada actuación".

Así mismo, el colectivo de residentes incide en que "creemos conveniente que se aborde un plan integral de rehabilitación de las plazas y calles que conforman el barrio, pues su estado es absolutamente lamentable, y que, además, se dote al barrio de dotaciones culturales y deportivas dignas, de las que carece por completo, y son muy necesarias en un barrio con un porcentaje de personas muy importante en situación de vulnerabilidad".

Noticias relacionadas

next
x