X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 9 de diciembre y se habla de Vox alicante hoteles inteligencia articial ANDRÉS PEDREÑO benidorm

CAMBIO PRESUPUESTARIO, REPROBACIÓN A COMPROMÍS Y COMISIÓN SOBRE PAGOS AL ASESOR DEL PP

Todo en el aire: el PP busca al menos a Guanyar para desbloquear sus obras por 12 millones

27/11/2018 - 

ALICANTE. Últimas horas para la negociación. El Gobierno del PP en el Ayuntamiento de Alicante, compuesto por 8 concejales en una corporación de 29 ediles, trata de buscar los apoyos políticos necesarios para que, como mínimo, pueda prosperar su paquete de inversiones municipales por un importe global de 12 millones: una de las iniciativas de mayor alcance sobre las que pivota gran parte de la gestión de su atípico mandato, de solo un año de duración.

Esas obras dependen de que, este jueves, el pleno de la corporación dé validez al cambio presupuestario aprobado de manera inicial el pasado 15 de octubre. Para ello, los populares deben sumar más votos a favor que en contra en el rechazo a las alegaciones presentadas frente a esa modificación de crédito. Y, a dos días de esa sesión, sigue sin tener garantizado que eso vaya a suceder, después de que todos los grupos políticos de la oposición (PSOE, Guanyar, Compromís y Ciudadanos, que se abstuvo) le negasen su apoyo en la comisión de Hacienda del pasado viernes

Así, todo parece indicar que el recorrido que pueda tener esa propuesta está condicionado a un encuentro que debería desarrollarse este mismo martes entre el concejal de Hacienda, Carlos Castillo, con representantes de Guanyar: el único grupo político que respaldó el acuerdo promovido por el PP, tras considerar que la mayor parte de las 22 obras previstas fueron diseñadas desde las concejalías en las que manejaron competencias de gobierno hasta noviembre de 2017.

Por el momento, sólo ha trascendido la convocatoria de ese único encuentro. Ni PSOE, ni Ciudadanos (Cs), ni Compromís recibieron petición de entrevista alguna por parte de Castillo a lo largo de este lunes. Y, en principio, Guanyar tampoco lo pondrá fácil: su portavoz municipal, Miguel Ángel Pavón, ya adelantó el viernes que no respaldaría la aprobación definitiva del acuerdo si no se tenían en consideración las alegaciones presentadas por grupos políticos y colectivos vecinales. En concreto, el planteamiento formulado por Guanyar (también por Compromís) consistía en que se ampliase el importe del préstamo bancario previsto por el PP (por un importe de 8 millones) con el propósito de que se pudiese impulsar otras inversiones que, según el grupo político, también resultan necesarias para la ciudad. En principio, la intención del PP es tratar de convencer al menos a Guanyar de que algunas de esas obras podrían incluirse en el presupuesto municipal de 2019. Pero está por ver si esa promesa resulta suficiente.

La estrategia del PP: siempre podrá argumentar que si no se ejecutan las inversiones es porque la oposición no lo permite

Como viene informando este diario, al PP le valdría con una hipotética abstención de Guanyar, a la que debería sumarse la de la edil no adscrita, Nerea Belmonte, ya que Cs anticipó en la comisión de Hacienda que se mantendría precisamente en esa posición política (como ya hizo en el pleno de octubre). Con ese reparto de votos, el PP sumaría 9 votos a favor (los suyos más el del exconcejal de Cs, Fernando Sepulcre, ya confirmado) y, previsiblemente, 9 en contra (los de PSOE y Compromís). El alcalde, Luis Barcala, tendría a su alcance la posibilidad de ejercer su voto de calidad para deshacer el desempate.

Eso sí, en el caso de que el PP no logre convencer a ningún grupo de la oposición de la conveniencia de favorecer su plan de inversiones, siempre podrá argumentar que la responsabilidad de que esas obras no puedan ejecutarse es del resto de los partidos, que estarían bloqueando su puesta en marcha. De hecho, la amenaza de ese argumento es el que trata de hacer valer para acabar sumando los apoyos que necesita: a ningún grupo municipal podría convenirle desde el punto de vista electoral que se le culpase de que no se ejecuten ese paquete de 22 obras.

Lo cierto es que los populares se encuentran en la misma posición de incertidumbre por lo que respecta a la mayor parte de puntos incorporados al orden del día de la sesión. Sucede, por ejemplo, con las dos declaraciones institucionales presentadas para reprobar a los ediles de Compromís, Natxo Bellido y María José Espuch, por los acuerdos alcanzados de manera directa (sin proceso abierto a la pública concurrencia) con la Fundación Escola Valenciana (en la que trabaja la pareja de Espuch y vicesecretario general de Compromís, Ismael Vicedo) durante la etapa en la que ejercieron responsabilidades de gobierno. Ningún grupo político de la oposición ha desvelado todavía cuál será su posición de voto al respecto.

Por lo pronto, el portavoz municipal de la coalición valencianista, Bellido, confirmó en la Junta de Portavoces de este lunes que aceptaría la petición de comparecencia presentada por Cs para explicar el contenido de esos acuerdos, como ya había publicado este diario.


Esa situación de incertidumbre se repite por lo que respecta a la moción registrada por Compromís para que se constituya una comisión de investigación sobre los pagos acordados por el Gobierno del PP a las empresas o profesionales vinculados a uno de sus asesores municipales y miembro de su ejecutiva local, Jorge Crespo (ya cesado precisamente por un supuesto de incompatibilidad). A priori, PSOE y Guanyar votarán a favor de esa iniciativa, pero sigue siendo una incógnita la posición que pueda adoptar Cs. La propuesta, en todo caso, deberá superar una votación previa para que se dilucide si puede ser debatida por el trámite de urgencia, al haberse planteado fuera del plazo oficial para el registro de mociones.

En el pleno también se debatirá la propuesta conjunta presentada por PSOE, Guanyar y Compromís para que se aborde la reversión de la propiedad del Monasterio de Santa Faz al Ayuntamiento; la iniciativa de Guanyar para que se derribe el recinto de la partida del Moralet en el que se celebra la suelta de vaquillas; o la propuesta del PP en defensa del trasvase Tajo-Segura, entre otros acuerdos que no guardan ninguna relación con la ciudad de Alicante.         

Noticias relacionadas

next