X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

el juzgado vuelve a cerrar el concurso por inexistencia de bienes

Oaktree se queda el PAI de Colinas de Benissa tras comprar la deuda al Sabadell: fin a la liquidación

17/03/2020 - 

ALICANTE. El juzgado de lo Mercantil número 1 de Alicante ha dado carpetazo por segunda vez al concurso de acreedores de la promotora Las Colinas de Benissa SL, que llevó a cabo el polémico PAI de Beniver, antes de que el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) anulase el PGOU en base al cual se construyó y la crisis de 2008 se llevase por delante la empresa de Juan Ivars Rostoll (conocido como Porsellanes).

El auto del juzgado, que reabrió el concurso de la promotora a finales de 2018 tras dar por terminada la liquidación en 2016, declara que no hay más bienes a nombre de la empresa con los que hacer frente a los créditos pendientes, tal como explicó el administador concursal en su última rendición de cuentas. Una decisión que afecta especialmente al máximo acreedor de la desaparecida promotora, la gestora de fondos norteamericana Oaktree Capital Management. El fondo adquirió la deuda en el concurso del Banco Sabadell, que la había 'heredado' de la extinta Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM).

Como ha contado este periódico, la Caja de Ahorros del Mediterráneo (actualmente diluida en el Banco Sabadell) fue la entidad que financió parte del proyecto. Al cierre del ejercicio de 2009, la sociedad tenía deudas financieras por valor de 17 millones de euros. Sin embargo, como ya desveló este diario, el banco le vendió la deuda del promotor a un fondo de inversión incluida en uno de sus proyectos institucionales. Concretamente, tal como han confirmado fuentes financieras, a Oaktree.

La operación se llevó a cabo a principios de 2017, y el proyecto se bautizó como Normandy. Incluía créditos promotor morosos valorados en cerca de 1.000 millones, que Oaktree se quedó por 300 millones (al ganar su puja a Blackstone y Goldman Sachs). Dentro de esos créditos se incluía el de Colinas de Benissa, que como el resto tenía como colateral la promoción financiada y fallida. En este sentido, hay que tener en cuenta que muchas de las viviendas del PAI se vendieron antes de la quiebra de la promotora, pero otras muchas (especialmente las viviendas unifamiliares) se quedaron sin vender y en una especie de 'limbo' con la anulación del PGOU.

Finalizada la liquidación y sin más bienes que realizar para afrontar el crédito con Oaktree, todo apunta a que el fondo podrá adjudicarse por vía judicial (ya fuera del concurso, con acciones particulares, tal como establece el auto) los inmuebles que garantizaban el crédito. Más lejos parece la solución administrativa para devolver a la legalidad estos activos, aunque presumiblemente el Ayuntamiento de Benissa regularizará la urbanización con el nuevo PGOU.

El PAI de Beniver, emplazado en la zona este del término municipal de Benissa y con vistas al litoral de Calp, estaba formado por 240 viviendas, en las que se alternaban unifamiliares y pisos en altura en un único edificio. Su aprobación y comercialización comenzó en 2005, en pleno 'boom'. Sin embargo, con el inicio de la crisis muchos clientes que habían apalabrado la adquisición desistieron y gran parte de las viviendas unifamiliares se quedaron sin vender.

El PAI estaba recogido en el Plan General de Ordenación Urbana de 2003, que posteriormente fue anulado por el Tribunal Supremo. Desde entonces, pese a haber concluido todos los procesos de reparcelación, pago de cargas urbanísticas e inscripción de parcelas, el suelo tiene la condición de rústico por no tener amparo legal, conforme al PGOU de 1982, que es el vigente.

Noticias relacionadas

next
x