X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 24 de mayo y se habla de benidorm elecciones 26M SANT JOAN D'ALACANT SANTA POLA

escenarios en las principales poblaciones para las municipales del 26 de mayo 

Los tripartitos de derechas se impondrían en Alicante si se extrapolase el voto del 28-A

30/04/2019 - 

ALICANTE. La doble cita electoral del 28-A deja a PSPV-PSOE como partido más votado en la mayoría de los municipios de la provincia de Alicante. Si se tiene en cuenta el escrutinio de las generales, los socialistas fueron la primera opción en 97 de los 141 municipios. Como ha contado este diario, el PP, por su parte, es la fuerza preferida en otras 39 poblaciones pero se trata, fundamentalmente, de municipios con un censo demográfico muy reducido, salvo los casos de Orihuela y Pilar de la Horadada

El segundo partido que sale reforzado de la contienda democrática es Ciudadanos (Cs), que consigue un empate técnico con el PP en torno a un 19% de las papeletas emitidas, tanto si se tiene en cuenta el cómputo de las elecciones generales como el de las autonómicas. 

La pregunta que queda por resolver ahora es qué puede suceder en la tercera jornada de votación todavía pendiente de desarrollarse: las municipales del próximo 26 de mayo. Los grandes partidos afrontan esta nueva campaña con la losa o el acicate que supone el escrutinio de este domingo, aunque lo cierto es que el comportamiento de los electores difiere en cada consulta porque se juzga una gestión y una relación de propuestas programáticas distintas.

Con todo, no es menos cierto que, de los resultados del 28-A, sí puede extrapolarse cierta tendencia en las posiciones de voto de la ciudadanía. Así, Alicante Plaza ha analizado cuál podría ser el escenario en los ayuntamientos de las poblaciones de mayor peso demográfico de la provincia a partir de los votos logrados por cada candidatura en las dos convocatorias de este domingo. 

Y no parece que nadie pueda relajarse. Por paradójico que parezca, el PSOE menos todavía, ya que, pese a ser el partido que ha logrado más votos en las dos convocatorias celebradas hasta ahora, podría quedar fuera de los gobiernos de muchos ayuntamientos si se constituyen alianzas entre las tres fuerzas de centro-derecha: PP, Cs y Vox.

Esta sería esa posible radiografía estimativa, elaborada mediante un simulador de reparto de escaños basado en el funcionamiento de la Ley d'Hont, con todas las reservas que requiere un supuesto de política ficción aunque basado en datos y reglas ciertas.

Alicante: 

El PSPV-PSOE se impuso en las dos elecciones con un porcentaje de voto parecido: el 28,10% en las generales y el 24,42% en las autonómicas. Las cifras de Cs fueron: 21,52 y 21,36%. Las de PP: 18,91% y 19,14%. Las de Unidas Podemos: 13,90 y 9,83. Las de Vox: 12,69 y 11,69%. Y las de Compromís: 1,84 y 8,79%.

Si se extrapolasen los votos registrados en las elecciones generales a la hora de conformar la próxima corporación municipal, la lista del PSPV-PSOE que lidera Paco Sanguino obtendría 9 concejales, tres más de los que tiene ahora. Ciudadanos (Cs), mantendría los 6 de los que dispone en la actualidad, con Mari Carmen Sánchez como cabeza de cartel. El PP de Luis Barcala obtendría 6, dos menos que en 2015. Unides Podem, con Xavier López, lograría 4 ediles, con lo que perdería dos respecto a los que obtuvo Guanyar. Vox entraría por primera vez en la corporación con 4 representantes, bajo la dirección de Mario Ortolá. Y Compromís, encabezados por Natxo Bellido, se quedaría fuera, sin representación.

En esa hipótesis, el futuro gobierno podría ser producto de un pacto entre las tres fuerzas conservadoras: PP, Cs y Vox.

Si se computan los votos de las autonómicas el escenario cambia ligeramente. El PSPV-PSOE lograría 8 concejales; Cs, 7; PP, 6; Unides Podem, 3; Vox, 3, y Compromís, 2. 

En cualquier caso, en ese segundo supuesto, el futuro gobierno de la capital también podría ser fruto de una alianza entre las tres derechas: PP, Cs y Vox, pero en este caso, con preponderancia para Cs, con un concejal más que el PP.

Elche: 

Los socialistas también ganaron en la capital del Baix Vinalopó en las dos contiendas, con un 29% en las generales y un 26%, en las autonómicas. Cs fue la segunda fuerza con un 20% y un 19,75% (en este caso por detrás de PP). El PP obtuvo un 19,50 y un 19,85%. Unides Podem recogió el 13,18 y 8,79%. Vox sumó el 13,03 y 11,48%. Y Compromís, 2,15 y 8,98%.

En función de los votos de las generales, la lista municipal del PSPV-PSOE que lidera Carlos González obtendría 10 concejales, dos más de los que tiene ahora. Ciudadanos (Cs), lograría 6, 3 más de los que dispone en la actualidad, con García Ontiveros como cabeza de cartel. El PP de Pablo Ruz obtendría 5, cuatro menos que en 2015. Unides Podem, lograría 3 ediles. Vox también entraría por primera vez en la corporación con 3 representantes. Y Compromís, encabezados por Mireia Mollá, se quedaría fuera, sin escaño.

En esa hipótesis, el futuro gobierno ilicitano podría ser producto de un pacto entre las tres fuerzas conservadoras: PP, Cs y Vox.

Si se computan los votos de las autonómicas. El PSPV-PSOE lograría 9 concejales; Cs, 6; PP, 5; Unides Podem, 2; Vox, 3, y Compromís, 2. 

En ese supuesto, el futuro gobierno también podría ser fruto de una alianza entre las tres derechas: PP, Cs y Vox.

Torrevieja:

El PSPV-PSOE también fue el partido más votado en las dos citas electorales del 28-A, con el 27,63 y el 25,12%. Le siguió el PP, con el 22,50 y el 24,86%. Cs fue tercera con 17,09 y 16,30%. Vox logró el 14,04 y el 12,33%. Unides Podemos, 13,96 y 10,76%. Y Compromís, 1,19 y 5,39%.

En función de la distribución de votos de las generales, la lista municipal del PSPV-PSOE que lidera Andrés Navarro obtendría 7 concejales, tres más de los que tiene ahora. El PP de Eduardo Dolón obtendría 6, cinco menos que en 2015. Ciudadanos (Cs), lograría 4, el doble de los que dispone en la actualidad, con Pilar Gómez como cabeza de cartel. Unides Podem, lograría 4 ediles. Vox también entraría por primera vez en la corporación con 4 representantes. Y Compromís, encabezados por José Manuel Dolón, se quedaría fuera, sin concejal.

En ese escenario, la formación de un posible gobierno quedaría en manos de las tres fuerzas conservadoras: PP, Cs y Vox, con 14 concejales.

Si se computan los votos de las autonómicas se produciría un empate entre PSPV-PSOE y PP con 7 concejales; Cs, 5; Unides Podem, 3 y Vox también 3. Compromís tampoco lograría representación. De nuevo, el único escenario posible para conformar mayorías sería un pacto a tres bandas entre las tres fuerzas conservadoras.

Orihuela:

El PP fue el partido más votado en las generales y en las autonómicas con el 26% de las papeletas. El PSOE fue la segunda fuerza con el 24 y 22%. 

Si se extrapolasen los datos del escrutinio de las generales al escenario municipal, la lista del PP que lidera Emilio Bascuñana obtendría 7 concejales, con lo que perdería cuatro. El PSOE, con Carolina Gracia, lograría las misma cifra, 7 ediles, uno menos que ahora. Ciudadanos (Cs) se consolidaría como tercer partido con 5 concejales, por lo que crecería en dos más. Vox irrumpiría con 4 ediles y Unides Podem, obtendría 2. Compromís no lograría representación.

En ese escenario, el gobierno local también podría quedar en manos de un tripartito conservador. 

Si se computan los datos de las autonómicas, la situación sufriría ligeros cambios. El PP ganaría con 7 ediles; el PSOE lograría 6; Cs, 5; Vox, 4; Podem, 2 y Compromís lograría uno. En todo caso, la gobernabilidad volvería a quedar en manos de un alianza entre los tres partidos de derechas.

Benidorm:

Los socialistas se impusieron en las generales y en las autonómicas, con el 30 y el 27%. El PP, por su parte, fue segunda fuerza con el 21% en las dos citas. Cs logró el 18% de las papeletas en las dos convocatorias.

En función de los votos de las generales, el PSPV-PSOE de Rubén Martínez conseguiría 8 concejales (ganaría uno), frente a los 6 del PP de Toni Pérez (perdería dos). Ciudadanos obtendría 5 (ganaría dos). Vox entraría con 3 ediles y Unidas Podem lograría otros tres representantes. Compromís se quedaría fuera.   

En ese escenario, el posible gobierno también podría ser tricolor, compuesto por PP, Cs y Vox.

Si se considera el voto de las autonómicas, el PSPV-PSOE lograría 7 concejales; el PP, 6; Cs, 5; Vox, 3; Unides Podem, 2 y, esta vez, Compromís sí lograría dos representantes. Sin embargo, la alianza que seguiría sumando mayoría absoluta sería la formada por las tres siglas conservadoras.

Alcoy:

Los socialistas también se impusieron en las dos citas electorales, con el 34 y el 29,93% respectivamente. Le siguió Podemos, con 18 y 11%, aunque en las autonómicas la segunda fuerza fue Compromís, con un 16,27% (logró un 4,85% en las generales).

En función de los resultados de las elecciones al Congreso, la lista socialista encabezada por Toni Francés sumaría 10 concejales (uno más de los actuales). Podemos, encabezado por Naiara Davó, sería la segunda fuerza política con 5 ediles. Cs obtendría 4 y el PP caería hasta 3 (tiene 4). Compromís lograría solo un representante (ahora tiene 3) y Vox entraría con 2.

En ese escenario, Alcoy sería una posible excepción a la tónica general: la izquierda sí podría formar una alianza que lograse mayoría absoluta con la suma de los ediles de PSPV-PSOE, Podemos y Compromís. De hecho, la coalición valencianista no sería estrictamente necesaria.

Si se computan los votos de las autonómicas, el PSOE lograría 8 ediles; Compromís, 4; Cs otros 4; PP, 4, Podemos, 3 y Vox, 2. En ese supuesto, los números también serían suficientes para conformar un tripartito de progreso, en el que, esta vez, sí sería indispensable Compromís.

San Vicente:

Los socialistas también vencieron con el 29 y el 25% de los votos en las dos convocatorias del domingo, seguidos de Cs, que sumó el 21% de las papeletas en las dos citas.

A partir de los votos de las generales, el PSPV lograría 8 ediles (tres más que ahora). Cs daría el salto y lograría 6 (el doble que ahora). Unidas Podemos conseguiría 4. El PP, otros 4 (perdería 3) y Vox sumaría 3. Compromís no obtendría representación, pese a que ahora dispone de 3 ediles.

Con ese reparto, la derecha tendría opciones de gobernar mediante la formación de un pacto a tres bandas liderado por Cs junto a PP y Vox.

Si se consideran los votos de las autonómicas, el PSPV sumaría 7 concejales; Cs, 6; PP, 4, Unidas Podemos, 3; Vox, 3 y Compromís, 2. En esta segunda hipótesis, la correlación de fuerzas no cambiaría: seguiría siendo posible el tripartito conservador. 

Elda:

El PSOE también fue la primera opción política al sumar el 30 y el 29% de los votos introducidos en las dos urnas. Le siguió CS con el 21 y el 20%.

En función de los votos recabados en las generales, la candidatura del PSOE lograría 8 ediles (perdería uno). Cs crecería hasta conseguir 6 (tiene 3). El PP descendería de 7 a 4, los mismos que obtendría Unidas Podemos. Vox lograría 3 y Compromís se quedaría sin representación. 

Con ese reparto de concejales, el bloque conservador tendría opciones de formar un tripartito encabezado por Cs.

Si se consideran los votos de las autonómicas, el PSOE conseguiría los mismos 8 concejales; Cs también mantendría esos 6; el PP, 4; Unidos Podemos, 3; Vox, 2 y entraría Compromís con otros 2. 

En este segundo supuesto sí habría una opción alternativa: que se configurase un tripartito de corte progresista con la suma de los representantes de PSOE, Unidos Podemos y Compromís.

Noticias relacionadas

next